Tipos de ganadería



¿Qué es la ganadería?

La ganadería es aquella actividad dedicada a la cría y al domesticado de animales con el objetivo de ser consumidos por un determinado grupo de personas. Actualmente, esta labor ya no suele ser para la subsistencia sino que se trata de una de las actividades económicas realizadas a gran escala dentro del sector primario, a fin de obtener ganancias.

La ganadería es practicada por el hombre prácticamente desde sus comienzos y a partir de ella es que los seres humanos pueden obtener numerosos elementos básicos para satisfacer sus necesidades, como la carne y la leche, para alimentarse; el cuero, para hacer abrigos u otros elementos o los huesos, para la fabricación de utensilios y herramientas de todo tipo. Existen varios criterios para clasificar a la ganadería, algunos de ellos son los siguientes:

Según el espacio que ocupa, existen los siguientes tipos de ganadería:

Extensiva: esta forma de practicar la ganadería tiene la particularidad de llevarse a cabo en lugares naturales, pero que han sido modificados por la mano de obra del hombre. La base de este sistema es crear un ecosistema agrario con el objetivo de que el suelo y sus nutrientes duren el mayor tiempo posible. En estos casos, la actividad depende y está condicionada por el ciclo natural e intenta mantener, e incluso mejorar, las condiciones en las que se encontraba el terreno en el que se la practica. Algunos beneficios de esta variante de la ganadería es que han logrado evitar incendios gracias a la cantidad de arbustos y plantas de baja estatura que se hacen presentes en sus predios. Además de ello, ayudan a reducir los efectos erosivos del los fuertes vientos y ráfagas gracias a la presencia de plantación que esta actividad requiere. Sumado a esto, la ganadería puede ser ventajosa porque obliga al ser humano a proteger y a preservar el medioambiente, siendo esto un requisito básico para poder criar a los animales correctamente. Por último, por tratarse de una actividad que requiere poco consumo de energía, no contribuye a la contaminación del medio ambiente ya que no requiere de químicos o fármacos para su desempeño. De todas formas, ciertos rasgos de esta actividad económica hacen que no sea del todo conveniente ni rentable. Entre otras cosas, se trata de una variante que, por sus propias características, no ofrece productos semejantes entre sí, como exige la economía a gran escala. Sino que, los productos suelen ser variados, justamente por la cría con poca intervención por parte del hombre. Además, no resulta ser del todo eficiente a nivel económico, sino que existen otras variantes que pueden producir en el mismo tiempo e igual superficie, una cantidad superadora y con mayor rentabilidad. Por último, como el ser humano no puede modificar variables naturales básicas, como lo son el agua, la fertilidad del suelo o el clima, esto queda supeditado a las condiciones naturales, lo que en ciertos casos puede atentar contra la producción.

Intensiva: a diferencia de la ganadería extensiva, en esta forma de llevar adelante la cría de animales las variables básicas como la luz, el agua y la temperatura son modificadas por la mano de obra del hombre. De esta manera, los productores logran criar un mayor número de animales en menor tiempo de lo que lleva la extensiva. De todas formas, lograr este incremento productivo requiere el consumo de grandes cantidades de energía, lo que trae como consecuencia una mayor contaminación ambiental. Por lo general, las instalaciones para llevar adelante esta actividad se encuentran próximas a las ciudades a las que se venden los productos. Sumado a esto, suelen ser muy comunes la cría de conejos, cerdos y aves como pollos por medio de este mecanismo. Además, debido al avance tecnológico que requiere la ganadería intensiva, así como también las importantes inversiones que son necesarias, suele practicarse en países desarrollados como los Estados Unidos, China, Canadá y Europa Occidental y suelen estar en manos de empresarios instruidos en la materia. La cría de aves requiere, por ejemplo, la utilización de naves en donde se colocan los animales, que terminan viviendo amontonados. En ellas, los criadores pueden regular variantes como la humedad, el calor o la luz, para que de esta manera crezcan y se alimenten con mayor, rapidez, lo que incrementa el volumen de producción de forma significativa.

Esta forma de ganadería precisa una mayor y constante atención por parte de los productores, ya que deben estar pendientes de los efectos que pueden generar las modificaciones de las variables. Además de esto, la forma en que se utilizan los recursos naturales donde se crían las especies hace que se agoten rápidamente, llevándolo a una situación en la que dejan de ser fértiles, por lo que se requieren nuevos suelos para seguir produciendo. Otra desventaja que puede encontrarse dentro de esta producción industrial es que, debido a los insumos que utiliza, como es el caso de los fármacos, es sumamente contaminante. Las aguas, el suelo y el aire con el que entran en contacto se ven sumamente afectados. Además, se debe tener en cuenta que los residuos que contienen sustancias como fosfato no pueden ser reciclados. Sumado a esto, se debe tener en cuenta las importantes cantidades de energía que se requieren para el desempeño de esta ganadería.



De todas formas, se puede rescatar que la ganadería intensiva permite la satisfacción de las demandas y necesidades de los mercados actuales, en donde se requieren productos con cualidades prácticamente iguales. Sumado a esto, la ganadería intensiva es sumamente rentable ya que requiere menor tiempo y espacio para la producción ganadera, lo que lo vuelve mucho más rentable que la ganadería extensiva.

Móvil: también conocida bajo el nombre de trashumante, esta variante dentro de la ganadería se caracteriza por el constante traslado de la actividad, según el estado en el que se encuentre el suelo luego de su explotación. De todas formas, este traslado se realiza por estaciones. Es decir que los productores llevan adelante sus tareas durante tres meses en el mismo territorio, para luego desplazarse hacia otros terrenos. Gracias a esta forma de producción, los animales se alimentan de suelos con importantes nutrientes y que se encuentran en buenas condiciones, gracias a que no se agotan sus cualidades básicas. Esta forma de ganadería se diferencia de la nómada puesto que en este caso el lapso del tiempo en el que los animales se instalan en un terreno es mucho menor.

Según la especie que se críe, se identifican las siguientes formas de ganadería:

Porcino: los cerdos son otros de los animales que se suelen criar con fines económicos. Gracias a sus características, estos animales tienen la capacidad de adaptarse a diversos climas, tanto fríos como calurosos. Algunos de los países que crían cerdos son Francia, Alemania, Argentina, Estados Unidos y España, entre otros.

Caprino: la cabra es un animal que ha sido domesticado por diversas sociedades no sólo por su carne, sino también para la producción de quesos y cueros. Algunos de los países que se dedican a la ganadería caprina son, por ejemplo, Somalia, Pakistán, China, India o incluso Nigeria.

Ovina: la cría de oveja fue una de las primeras que el hombre llevó a cabo, por tratarse de un animal de pequeño tamaño y muy fácil de domesticar. Esta actividad se caracteriza por poder realizarse en lugares inhóspitos y montañosos. Algunos de los lugares donde se realiza con mayor frecuencia la ganadería ovina son Nueva Zelanda, Argentina, Rusia, Australia o China, entre otros países.

Equino: crianza de caballos fue históricamente realizada con el objeto de utilizarlos como medio de transporte o bien, como animal de carga. De todas formas, gracias a los avances en la tecnología, sobre todo luego de la revolución industrial, la crianza de caballos para estos fines ha disminuido de forma significativa, gracias a la llegada de medios de transporte como los barcos, trenes o camiones. Este animal es también utilizado para la competición de distintos deportes o para ser presentados en exposiciones. Algunos de los países donde más presencia tiene la ganadería equina es en México, Argentina, Brasil o Estados Unidos, entre otros.

Avicultura: esta es la agricultura que se dedica a la crianza de aves tales como gallinas, pavos, gansos, patos y palomas, entre otras. Debido a la gran variedad de aves y a los pocos costos que pueden ser destinados para obtener carne o huevos permite que se desarrolle en prácticamente cualquier parte del mundo e incluso en las sociedades más humildes.

Bovina: la cría de vacas es una actividad que se repite en diversas partes del mundo y es una de las actividades más necesarias dentro de cualquier tipo de sociedad. Se debe tener en cuenta que de ella se obtiene leche, carne y cuero. La calidad de estos productos varía de acuerdo a las razas, por lo que según las necesidades que cada productor busque satisfacer, elegirá la correspondiente. Algunos de los países que se destacan en esta actividad son la India, Brasil, Argentina, Australia, China y Estados Unidos, siendo éste último el mayor productor de carne y leche a nivel mundial.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.