Tipos de emprendedores



¿Qué significa “emprendedor”?

Un emprendedor es una persona que inicia una obra, un negocio o un empeño, en materia de apuesta, asumiendo los riesgos correspondientes y con un objetivo en particular. En materia de negocios y finanzas es un individuo que asume lo riesgos económicos a los que lo puede dejar librado el mercado financiero.

(Emprendedor. Ilustración)

(Emprendedor. Ilustración)

 Algunos ejemplos de emprendedores

Si bien cada emprendedor constituye un estilo en sí mismo, se pueden diferenciar en distintos tipos:

-Emprendedor oportunista: Es aquel que tiene la capacidad para advertir una oportunidad, y que sabe aprovecharla para obtener un resultado positivo. Es racional, analítico, calculador y detallista. Su permanente estado de alerta para detectar una chance salvadora suele alejarlo de la consideración del resto, que ve en el emprendedor oportunista una persona fría e interesada.

-Emprendedor necesitado: Es el que por falta de conformismo con su relación actual busca variantes asumiendo riesgos. Es tenaz, y en la mayoría de los casos no tiene mucho para perder. En contra tiene que no se suma al mercado por elección, si no por obligación, lo que lo obliga a aprender las armas del universo empresarial en poco tiempo, y es más permeable a las frustraciones por los fracasos que puedan llegar a suscitarse.

-Emprendedor afortunado: Es una rara avis en el mundo de los negocios. Si bien son muchos los que reconocen que la suerte o la fortuna constituyeron un factor clave en el ascenso social, son muy pocos los que se acercan de casualidad a las oportunidades claves.

-Emprendedor visionario: Es versátil, vocacional y pasional, tiene la capacidad de comprender hechos que podrían suceder en el futuro y se adelanta, apostando por ellos. No le huyen al riesgo, sino todo lo contrario. El éxito y el fracaso en el caso del emprendedor visionario se torna maniqueo, y cuando se trata de términos económicos, puede generar muchas ganancias o pérdidas irrecuperables.

-Emprendedor especialista: son aquellos que detectan el error que lleva al fracaso de otros proyectos similares e intentan corregirlo en pos del éxito del emprendimiento propio. En el mundo de los negocios los detalles hacen la diferencia, y la capacidad de descubrirlo marca la diferencia entre un emprendedor especialista y uno mediocre. En contra tiene que muchas veces encuentra un nicho inexplotado en el mercado que se cierra en tiempos de crisis.



-Emprendedor intuitivo: Es inteligente y es capaz de seguir un impulso propio hasta las últimas consecuencias, sobre todo si en el pasado ese mismo modus operando le rindió frutos. Asume riesgos y es abierto a las críticas y a los consejos, pero siempre con el principio de su propia idea como bandera. En contra tiene que puede llegar a extralimitarse en pos de seguir irracionalmente una intuición que está condenada al fracaso.

-Emprendedor inversionista: Es la elite del micro-mundo financiero. Suele salir indemne de las crisis económicas, y va a lo seguro, con la experiencia o el conocimiento que le da el tiempo en el ambiente. Es el que tiene un capital y forma una firma, por lo que busca la ganancia por encima de cualquier cosa.

-Emprendedor persuasivo: Es uno de los puntos clave para entender el crecimiento de una pequeña y mediana empresa. El emprendedor persuasivo se hace desde la humildad, confiando en sí mismo y estimulando a los de su alrededor a sumarse al proyecto. Trazando un paralelismo con el espectro social, sería una persona de clase media que pugna permanentemente por ser de clase media-alta y lucha hasta conseguirlo sin dejar de valorar sus capacidades y condiciones.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.