Tipos de arrendamiento



¿Qué significa arrendamiento?

El arrendamiento es un acuerdo que se materializa a través de un contrato de  entre el arrendador, que sería el propietario, y el arrendatario, que sería el inquilino, ambos se sujetan a derechos y obligaciones. En el caso del arrendatario, este se compromete a mantener el bien en buen estado, usarlo de forma correcta, pagar lo pactado. Mientras que el arrendador debe entregarlo en condiciones óptimas y garantizar que podrá utilizarlo sin ser molestado.

(Arrendar. Ilustración)

(Arrendar. Ilustración)

Se debe tener en cuenta siempre que el primero otorgue uso y goce del bien mueble o inmueble por un tiempo determinado a cambio de un pago convenido, que puede ser en dinero el cual mayormente se abona de forma mensual, u otras formas de pago en especie tales como los frutos del alquiler, hospedaje.

De esta forma el arrendatario tiene la tenencia del lugar que alquila. Esto quiere decir que, si bien se encuentra ocupándolo físicamente, reconoce en el propietario la posesión, el dominio que es un derecho mejor sobre la cosa  de la que el sí es dueño.

Formas de arrendamiento

Existen diferentes tipos de arrendamiento que se definirán a continuación:

Arrendamiento financiero:

Este modo de arrendamiento es  también conocido como “contrato de leasing” y “arrendamiento capitalizable”. En este caso el arrendador, tiene un bien y concede el uso y goce del mismo al arrendatario, como así también el derecho de utilizar el activo tangible, que estaría conformado por materias primas y maquinarias, por un periodo de tiempo largo (dos años como mínimo en el caso de muebles y diez en el de inmuebles), determinado y obligatorio por lo cual no se puede cancelar. Y éste tiene la obligación de pagarle el monto pactado de alquiler más los impuestos, intereses y todos los gastos de mantenimiento del lugar.

Aun así, usualmente termina siendo más caros que los créditos bancarios y se corre con la desventaja de que no se es propietario del activo hasta que no finalice el contrato de alquiler. Tiene como ventaja que no se está condicionado a un pago inicial sino que se puede financiar todo el activo a adquirir y en la mayoría de países el monto de las cuotas correspondientes al arrendamiento se toman como gastos por lo que disminuye el monto de los impuestos.



Una vez finalizado ese periodo convenido pueden pactar extender el tiempo de alquiler, pero por una renta más económica, el derecho de usar el activo a un precio menor u obtener los beneficios conjuntamente con el arrendador de la venta del activo a algún tercero (persona o compañía).

Arrendamiento puro:

Llamado también como “arrendamiento operativo”, es similar al anterior, pero, el pago inicial es bajo. En cuanto a los gastos, en el caso de los impuestos al activo, una de las ventajas es que no debe pagarlos ya que no son de su propiedad por lo cual corresponde a los balances de la arrendadora. En el caso de las rentas son deducibles, por otro lado es de menos tiempo (entre seis a treinta y seis meses).

La diferencia radica en que al terminar el contrato ni el arrendatario puede adquirir la propiedad, ni el arrendador transmitírsela, es decir, que no existe obligación ni de comprar ni deber de vender, es por esto que si finalmente se pacta la venta esto deberá ajustarse al valor de mercado.

Sale and lease back:

De esta forma el arrendatario vende previamente un bien mueble o inmueble al arrendador para luego justamente alquilárselo y al finalizar el periodo pactado retomar el señorío sobre la cosa por medio de la venta. Es viable esta modalidad en periodos de pérdidas y crisis económicas para obtener liquidez y recobrar la capacidad financiera que le permita salir adelante.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.