Tipos de textos literarios



Los tipos de textos literarios son aquellos que se redactan, en principio, con fines estéticos o sea, que buscan expresar la visión real o artificial que su autor tiene del mundo, dándole gran importancia a la forma en que se lo pone en palabras. En estos textos, el cómo es tan importante o incluso más importante que el qué y lo que ellos contienen no necesariamente debe asemejarse a la realidad. Dentro de los textos literarios se identifican tres grandes géneros, que son: el narrativo, el dramático y el lírico.

Algunos de los textos que se identifican como literarios son las siguientes clases:

Dentro del género narrativo se identifican, entre otros, las novelas, los cuentos, las leyendas y la fábula:

Novelas: se trata de la clase de textos literarios que se caracteriza por tener cierta extensión y por narrar una o varias acciones a lo largo del tiempo. Además de esto, contienen numerosos personajes, algunos protagonistas y otros secundarios, que son los que llevan adelante la acción en un determinado espacio. En relación a su estructura, las novelas suelen tener tres partes, que son: introducción, nudo y desenlace. Además, puede ocurrir que la novela esté dividida por capítulos, que, debido a la extensión, es posible de hacerlo, no como ocurre con los cuentos.

Cuentos: estos textos, en cambio, son mucho más cortos que las novelas, lo que trae como consecuencia que el número de acciones y de personajes sea mucho más reducido. Además de esto, no están divididos en capítulos pero sí suelen presentar la estructura compuesta por introducción, nudo y desenlace. Además, mientras que las novelas suelen contar con numerosos diálogos o descripciones, los autores de cuento sólo incluyen estos elementos cuando sumamente necesarios en la trama y se los coloca de manera mucho más concisa.

Fábulas: las fábulas son aquellos textos literarios que se caracterizan por tener una extensión bastante resumida y que, por medio de su prosa o verso, intenta transmitir un mensaje que resulte didáctico para su receptor, por lo que incluye una moraleja, que puede estar en cualquier parte del texto aunque, lo más común, es que se ubique al final. Estos textos didácticos suelen ser confeccionados para darles ciertas enseñanzas morales a los niños, por lo que sus personajes pueden ser animales con rasgos humanos.

Leyendas: textos literarios como estos se caracterizan por narrar un suceso de forma tal que se combinen elementos de la realidad con otros ficcionales. Estos textos tienen la cualidad de haberse transmitido de forma oral, de una generación a otra, hasta que alguien finalmente los pone por escrito. Esto hace que existan numerosas versiones en torno a una misma leyenda e incluso pueden variar los contextos en los que se desarrollan. Los objetivos con los que suelen crearse las leyendas tienen que ver con el intento de darle alguna explicación fantástica a hechos o fenómenos reales, provenientes de la naturaleza, de los cuales no se sabe cómo se originan.

En el género lírico, algunos de los textos literarios que pueden identificarse son odas, elegías y sonetos:

Odas: los textos líricos conocidos bajo este nombre son aquellas composiciones poéticas que se crean a partir de distintas formas y versos y los temas que abordan también suelen ser muy variados. Las odas más representativas son aquellas que se conforman de tres partes, que son por un lado, la estrofa, por otro la anteestrofa y, por último, el epodo. Si bien las odas, como se dijo anteriormente pueden ser de cualquier tema, suele expresar un homenaje o exaltación de una persona a la cual se admira. O bien, en el caso de las odas griegas la exaltación a los dioses o a sentimientos como el amor solían ser muy comunes como temas a abordar.



Elegías: estos textos líricos se caracterizan por estar escritos en tercetos o en versos libres. Estas composiciones intentan generar tristeza puesto que expresan el lamento por el fallecimiento de alguien o por algún hecho doloroso. De todas formas, aquellas elegías que fueron compuestas por los griegos y romanos en la antigüedad podían incluir algún tema más placentero.

Sonetos: estos textos líricos se caracterizan por estar compuestos por 14 versos endecasílabos, los cuales son colocados a lo largo de cuatro estrofas, de las cuales, la mitad posee tres versos y, la otra mitad, cuatro versos. Por lo general, estos textos poéticos abordan temas vinculados al amor.

Dentro del género dramático se identifican los siguientes tipos de textos: el drama, la comedia y la tragedia.

Drama: los textos como estos están compuestos de diálogos que mantienen los distintos personajes que integran la obra. Ésta es escrita por un dramaturgo a fin de ser representada ante un público y el tema que se aborda tiene que ver con un conflicto que padece alguno de sus personajes, los cuales quedan plasmados en su accionar y sus palabras.

Tragedia: estas obras, que también son desarrolladas para ser representadas ante un público por un dramaturgo, suelen poner en escena hechos o acciones que resulten fatales y que por lo tanto despierten la compasión o el espanto de los espectadores. Algo que caracteriza a las tragedias es que su personaje principal siempre muere o bien, su moral queda absolutamente destruida. De todas formas, existen algunas representaciones en las que el protagonista logra superar todos los obstáculos y transformarse así en el héroe de la historia. A estas últimas obras se las denomina tragedias de sublimación. Por lo general, las tragedias se dividen en tres partes, que son: prólogo, episodio y, finalmente, éxodo. Es en ésta última parte en la que el protagonista toma conciencia del error cometido y por tanto es en este momento en el que recibe el castigo de algún dios.

Comedia: al igual que los dos textos anteriores, las comedias también son escritas por dramaturgos que intentan llevar su obra al teatro, para que sea representada en público. En las comedias también existen numerosos personajes que, por medio de acciones y diálogos, padecen ciertos conflictos o problemáticas que intentan resolver. La particularidad de las comedias es que estos intentos son de tal forma que hacen reír a la audiencia, cosa que no ocurre en los casos anteriores. Además de esto, las comedias siempre tienen un final feliz.

 

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.