Tipos de materia



¿Qué es la materia?

Se denomina materia a todo objeto, elemento o cosa que tiene una localización en el espacio-tiempo, el cual posee una determinada cantidad de energía y se encuentra sujeto a los cambios que puede producir el tiempo y a interaccionar con los aparatos que se encuentran en su entorno.

En física y en filosofía se utiliza el término materia para referirse a la parte sensible de los objetos tangibles y perceptibles, todo lo que puede ser tocado, sentido, medido y ocupa un espacio. El concepto físico mantiene la relación que tiene el objeto o materia con el universo observable, el cual contiene una energía asociada y le es posible interactuar con el medio en el que se encuentra, por lo que puede ser medio y contiene una localización especifica atado a las leyes de la naturaleza.

Puede resumirse las características de la materia en tres propiedades fundamentales: ocupa un lugar en el espacio, tiene masa, es decir, puede ser sentido, y mantiene una duración en el tiempo.

Las formas materia en física

Según la física moderna puede entenderse por materia a cualquier entidad perceptible la cual se propaga  por el espacio-tiempo a una velocidad inferior o igual a la de la luz y contiene energía propia.

De esta manera se puede clasificar la materia en dos grandes grupos que se diferencian enormemente, las que tienen masa y las que no, ya que una materia para ser definida como tal no es estrictamente necesario que mantenga una forma o que tenga una masa.

Materia másica:

Está organizada en varios niveles y subniveles y puede ser vista de dos maneras diferentes: desde el punto de vista macroscópico o desde el punto de vista microscópico.

La materia másica puede ser descripta bajo las siguientes cualidades: si presenta dimensiones, esto quiere decir, ocupar un lugar en el espacio-tiempo; inercia y si causa gravedad o gravitación

1. Nivel microscópico: se entiende como un agregado de moléculas, las cuales se agrupan en átomos los cuales representan una parte del nivel microscópico. Al mismo tiempo, pueden encontrarse niveles que permiten descomponer los átomos de manera más elemental. Por un lado, los electrones, que son partículas leptónicas que contienen carga eléctrica negativa. Por otro lado, los protones, es decir, partículas bariónicas con carga eléctrica positiva. Y por último, los neutrones, que contienen partículas bariónicas sin carga eléctrica.

2. Nivel macroscópico: de manera macroscópica, la materia está presentada en condiciones dominadas por el Sistema Solar, por cualquier estado de agregación molecular: sólido, gaseoso, plasma o líquido.



Según la Teoría cinética molecular, la materia esta formada por moléculas que se encuentran en continuo movimiento, que cambia de dirección y velocidad al chocar entre ellas, o bajo la influencia de interacciones físicas. Por este movimiento la energía cinética tiende a separa las moléculas mientras que la energía potencial que poseen tienden a juntarlas. Por lo que una sustancia, dependiendo de su estado físico, puede ser: sólida, es decir que cuenta con una energía cinética menor que la energía potencial. Líquida: la energía potencia y la energía cinética se encuentran en igual medida. Gaseoso: la energía cinética es muy elevada con respecto a la energía potencial. Y plasma, que se produce si la energía cinética es tal que los electrones generan una energía total positiva.

Materia no-másica: 

Corresponde a una gran parte de los elementos que forman el universo, los cuales pueden ser encontrados en cualquier lugar y parte. Esta materia se encuentra formada por partículas o campos que no presentan masa alguna, es el caso de la luz o la radiación electromagnética, las cuales se encuentran formadas por fotones sin masa aparente. Las partículas amorfas que contribuyen con la energía total de universo son el gravitón, el gravitinio y el fotino.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.