Tipos de inflación



¿Qué es la inflación?

Cuando dentro de un país se detecta un incremento de los precios de todos los productos y servicios, en forma sostenida y generalizada, se habla de inflación. Este fenómeno económico se contrapone a la deflación, que es cuando se percibe una baja generalizada de los precios de bienes y servicios.

Para identificar si un país padece alguna de estas problemáticas, los ministerios de Economía suelen diseñar una canasta de productos y servicios básicos, cuyos precios se miden mes a mes para luego compararlos con períodos anteriores y detectar su hubo incrementos de precios. Y, si es así, en qué porcentaje fue.

(La inflación es el crecimiento sostenido y generalizado de precios)

(La inflación es el crecimiento sostenido y generalizado de precios)

Para frenar la inflación, uno de los recursos más utilizados es el de incrementar lo que se conoce como tasa de interés de la deuda pública. Esto trae como consecuencia que el consumo se reduzca, ya que implica que aumenten las tasas de interés de las hipotecas, tarjetas de crédito o todos aquellos préstamos que sean destinados al consumo. Así, las personas adquieren menos bienes y servicios. De todas formas, esta medida es muy delicada ya que una reducción en el consumo trae otras consecuencias, que también pueden ser graves, como bajar la producción, y por lo tanto, se comienzan a detectar despidos o suspensiones laborales.

Se pueden identificar distintas clases de inflación. Algunas de ellas son las siguientes:

Hiperinflación: cuando un país padece esta problemática, se perciben incrementos sostenidos en los bienes y servicios que se ubican por encima del 100%. Por lo general, se interpreta que estas cifras tan elevadas son como consecuencia de una emisión monetaria excesiva, que produce una pérdida en el valor de la moneda local. Cuando un país atraviesa hiperinflación los precios se vuelven inestables, al igual que la producción y se genera una sensación de malestar en general, difícil de revertir.

Galopante: cuando en un país se detecta que los precios se incrementan entre un 20% hasta un 100% en un año, se dice que padece una inflación galopante. Este fenómeno tiene la cualidad de prolongarse en el tiempo, y a cifras elevadas, lo que termina convirtiéndose en un verdadero problema.

Esto se debe a que, entre otras cosas, hay una pérdida de noción de los precios y comienzan las especulaciones dentro del mercado inmobiliario, ya que se torna una de las pocas inversiones seguras.O bien, aquellos que tienen cierta capacidad de ahorro compran más productos de lo común, previendo que con el paso del tiempo los precios continuarán aumentando. Además, la incertidumbre que produce la inflación galopante hace que las inversiones por parte de las empresas se reduzcan o sean a corto plazo. También, se incrementa el gasto público, el comercio internacional se vuelve poco competitivo si el país vive de las exportaciones, entre otras consecuencias.

Moderada: en este caso, los aumentos de precios generalizados que se detectan no llegan a las dos cifras, es decir, que es baja. Este fenómeno suele darse en los países denominados “emergentes” y no suelen perjudicar a aquellas personas que deseen ahorrar o llevar adelante una inversión, sino todo lo contrario, lo fomentan. Esto se debe a que las tasas de los préstamos suelen ser relativamente bajas y los trabajadores no pierden poder adquisitivo con el paso del tiempo.

Por costos: en este caso, los precios de los productos se incrementan de forma generalizada por que se incrementa el valor de las materias primas, como puede ser la energía o el petróleo, por lo que el costo de producción se ve incrementado. Esto obliga a los empresarios a aumentar los precios de sus productos, para de esta manera mantener sus ganancias y evitar pérdidas.



Importada: en este caso, un país importa productos cuyo precio se incrementa constantemente como consecuencia de las problemáticas locales. De esta forma, el país importador padece también inflación, porque debe pagar valores más altos por aquellos productos, trasladando la problemática a su país.

Por supuesto que la inflación importada se da en aquellos países que tienen una industria local muy limitada y dependen de las importaciones para satisfacer demandas de los rubros más diversos. Si un país importa escasos productos, por más que su precio se incremente notablemente no afectará a la economía en su conjunto, sólo a aquellos sectores que lo precisan. Por ejemplo, si un país importa vinos de Francia, y estos aumentan, la economía no se verá perjudicada. Ahora bien, si el país importa vinos, pero también combustibles, granos, autos, carne, frutas y verduras, el impacto sí será total.

Estanflación: se habla de estanflación cuando, al incremento sostenido de todos los precios, es decir, la inflación, se le suman otras dos problemáticas: la de un incremento en la tasa de desempleo junto con una caída en el crecimiento, o un crecimiento nulo. Se trata de uno de los problemas más grave que puede atravesar un país y que resulta muy complejo de revertir, ya que son muchas las variables con las que se debe trabajar al mismo tiempo.

Inercial: esta es la inflación que se sostiene en el tiempo como una especie de círculo vicioso, cuando dentro de una sociedad existe la expectativa de que a futuro seguirá habiendo inflación. Esto trae como consecuencia que los empleados en relación de dependencia exijan incrementos salariales que se ubiquen por encima o a la par de la inflación que se espera para el próximo año. Lo que se busca con esto es no perder el poder adquisitivo y, de ser posible, mejorarlo respecto al año anterior. Pero, este incremento salarial produce un aumento de los precios, ya que los empresarios lo que hacen es trasladar dichos incrementos salariales a los bienes y servicios que venden.

Como consecuencia, el incremento generalizado de precios se sostiene en el tiempo, como un círculo vicioso. En muchos países se opta por controlar el valor de los productos para intentar contener los precios, o se busca negociar acuerdos salariales por debajo de las expectativas, con la promesa de que se bajará la inflación, por lo que su poder adquisitivo no se verá perjudicado.

Por demanda: en este caso, se percibe un incremento generalizado de los precios porque se produce una demanda que va por encima de las importaciones de bienes o de su capacidad de producción. Es decir, que responde claramente a la ley de la oferta y la demanda. A mayor demanda, aumentan los precios.

 

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.