Tipos de combustibles



¿Qué significa “combustible”?

El término combustible alude específicamente a aquellas sustancias que pueden transformar una energía potencial en energía utilizable, mediante un proceso conocido como combustión, asociado a la oxidación rápida.

(Combustible. Ilustración)

(Combustible. Ilustración)

Clasificación de los combustibles

-Con respecto al estado en que se encuentran los combustibles, existen tres grandes grupos:

Combustibles sólidos (de tipo A): Queman produciendo cenizas. Se distinguen, a su vez, tres subgrupos:

  • Materiales celulósicos: el principal componente del papel o la madera
  • Plásticos: poco resistentes al calor, lo que hace que se descompongan o deformen, aun sin llegar a la combustión. En general, no resisten a más de 100 °C.
  • Metales: tienen un brillo característico y sus temperaturas de fusión son bastante superiores a la del plástico. Suelen arder lentamente. Se distinguen el magnesio (extremadamente inflamable), el aluminio (descompone el agua en el transcurso de su combustión) y los metales alcalinos (que pueden generar explosiones, de estar en contacto con agua).

Combustibles líquidos (del tipo B): Provienen del petróleo bruto o del alquitrán de hulla. Se caracterizan por ciertas propiedades como la densidad específica (densidad del producto con respecto a la del agua líquida) y la viscosidad (resistencia al desprendimiento de moléculas, entre otras).

Se distinguen:

  • Gasolina: Destilación del petróleo crudo. Es el combustible líquido más utilizado y está compuesto también de materiales como el benceno, perjudiciales para la salud humana.
  • Diesel: igual que la gasolina, pero elaborada con un proceso que abarata los costos de producción.
  • Kerosene: aunque en el principio se lo utilizó para las lámparas, reemplazando el aceite de ballena, hoy en día se lo usa para motores. Tiene una densidad intermedia entre los dos anteriores, y es bastante económico.


-Una nueva generación de combustibles líquidos corresponde a los biocombustibles:

  • Biodiesel: se obtiene de fuentes biológicas renovables, como semillas de oleaginosas.
  • Bioetanol: se puede obtener de granos, residuos vegetales, subproductos de la industria azucarera y del papel, ente otros.

Combustibles gaseosos (del tipo C): son los combustibles más empleados. Son ventajosos para el transporte y tienen un bajo costo, además de un gran poder calorífico. Es el tipo de combustible que trae mayor eficiencia para la combustión. El ejemplo más común es el gas natural, aunque también aparece dentro de este grupo el gas licuado del petróleo, que da como resultado los gases propano y butano. El biogás es un combustible de origen biológico constituido por una mezcla de diferentes gases; se lo obtiene de ciertas bacterias y algas.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.