Tipos de cultivos



¿Qué son los cultivos?

Se denomina cultivo a la práctica de sembrar semillas en la tierra y realizar diversas actividades para garantizar que las mismas germinen y crezcan de manera fructuosa y acorde a su estructura vegetal. Para esto se utilizan varias alternativas que optimizan el crecimiento del vegetal en cuestión.

(Existen distintas formas de cultivar)

(Existen distintas formas de cultivar)

Generalmente, los cultivos requieren el cuidado y mantenimiento del ser humano, aunque algunos responden muy bien a los procesos naturales, es el caso de los frutales, algunas hortalizas (como el zapallo), forrajes, entre otros.

Su clasificación varía según se tenga en cuenta distintos factores, generalmente depende del manejo y extensión del cultivo del que se habla.

Formas de cultivo

Según la cantidad de agua aportada al cultivo, se identifican las siguientes variantes:

Cultivo de secano: en este caso el ser humano no aporta agua al mismo, por el contrario este crece y se desarrolla utilizando exclusivamente el agua proveniente de la lluvia, aguas subterráneas, etc. Los vegetales recurren a la humedad existente del suelo. Las aceitunas son producidas bajo este método ya que el olivo no necesita grandes cantidades de agua para su crecimiento. Suele utilizarse en regiones donde la precipitación anual no sobrepasa los 500 mm.

Cultivo de regadío: estos casos consisten en el aporte de abundante agua por parte del ser humano a las plantas para ayudarlas en su crecimiento y desarrollo. Se utilizan diversos métodos para garantizar la contribución de la misma, generalmente de forma artificial, para distintos tipos de cultivos como el arroz, el algodón, etc. Los métodos más comunes son: por arroyamiento, por inundación, por aspersión, por goteo o también llamado riego localizado, por drenaje, etc.

Otras dos formas de cultivo es según su extensión:

Cultivos de subsistencia: este tipo de cultivos se basa en el sembrado de una parcela de tierra lo suficientemente grande como para abastecer a una sola familia, se puede denominar autoabastecimiento.

Para determinar la cantidad de tierra que se debe cultivar se tiene en cuenta las condiciones climáticas en donde se encuentra dicha parcela en cuestión, generalmente se estima entre 1000 y 40000 m2 por persona. El hecho de que no produzca capital hizo que muchos de los agricultores optaran por los cultivos ilícitos (coca, marihuana, etc.), lo que les deja un buen saldo ya que se mantiene una demanda estable.



Cultivos industriales: Se trata de especies de cultivos anuales o de estación que se producen de forma intensiva y extensiva, es decir en grandes cantidades de tierra con el fin de producir materia prima que luego se transformaran en elementos consumidos por la sociedad en general.

Hoy en día casi todos los cultivos son industriales ya que de ellos se derivan la mayoría de los objetos a consumir, por ejemplo los aceites provienen de la soja, el girasol, coco, etc.; el azúcar proviene de la caña de azúcar; El té y otras especias provenientes de diferentes hierbas aromáticas; Ceras proviene de la candelilla, la jojoba; etc.

Según el impacto que tenga sobre el terreno:

Cultivos intensivos: Se entiende por cultivos intensivos a la siembra y cultivo de diferentes tipos de vegetales en un sector de tierra no muy grade pero donde se realiza una producción a gran escala. Se utilizan en los suburbios del área metropolitana para abastecer de esta forma a los habitantes de la misma.

Cultivos extensivos: también llamada explotación agropecuaria extensiva se utiliza en grandes parcelas de tierra y no degrada tanto el suelo ya que se utiliza la menos cantidad agroquímicos y riegos que debilitan los nutrientes de la misma. Se intenta utilizar los elementos climáticos naturales del ambiente en donde se encuentra el cultivo en cuestión.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.