Tipos de cartas



¿Cuáles son las clases o tipos de cartas que existen?

Las cartas son un medio de comunicación que permite enviar un mensaje de una persona a otra de forma escrita. Por lo general, la carta se coloca dentro de un sobre en el que se escriben los datos del remitente y del destinatario y se la envía por correo a alguien que se encuentre en otra ciudad, país o continente.

Debido a los avances tecnológicos las cartas han sido reemplazadas en gran medida por el Correo Electrónico, que cumple la misma función y presenta importantes ventajas, entre ellas que es instantáneo y gratuito.

(Cartas. Imagen.)

(Cartas. Imagen.)

De acuerdo a la persona a la que se le envíe la carta y el motivo de la misma, existen los siguientes tipos de cartas:

De postulación: generalmente, cuando una persona desea postularse a un puesto de trabajo que esté vacante, suele enviar un currículum vitae acompañado de una carta de postulación.Quien la envía suele enterarse de la oferta por medio de un sitio web, un anuncio clasificado, o través de algún conocido, por lo que muchas veces esto se aclara en el cuerpo de la nota. Por medio de ella, el postulante logra remarcan aquellas virtudes propias que considera relevante para el puesto en cuestión y que quizás el formato del CV no le permite incluirlas. Además de esto, ayuda a las personas encargadas del área de Recursos Humanos a darse una idea de las cualidades del postulante, por lo que es muy importante que esté muy bien escrita. De no ser así, el postulante puede ser descartado en esta instancia.

De aceptación: estas cartas pueden tener diversos destinatarios ya que son escritas a fin de aceptar una solicitud hecha previamente. Esto puede incluir desde la aceptación de llevar adelante una construcción en un espacio público hasta formar parte de algún curso o universidad. Estas cartas son esenciales entonces en aquellas situaciones en las que se necesita la aceptación de un tercero y muchas veces se las debe guardar con cuidado, ya que son un documento que puede ser solicitado más adelante, para comprobar dicha aceptación.

De reclamo: como su nombre indica, son cartas redactadas con el objetivo de elevar alguna queja sobre algún producto o servicio con el que no se está de acuerdo. En estas, se debe redactar con claridad qué es aquello con lo que no se encuentra conforme. Muchas veces, la carta es el primer paso de un largo proceso que puede finalizar sin resultado alguno. Para las empresas o entes estatales, estas cartas, al igual que los libros de quejas, son muy importantes para identificar cuáles son las fallas que deben revertir.

De renuncia: estas cartas suelen ser redactadas por aquellas personas que mantuvieron un buen vínculo con la empresa para la que trabajaban y no descartan la posibilidad de regresar en el futuro. Por lo general, estas comienzan agradeciendo a la institución por haberle permitido formar parte del personal. Luego de esto, se debe argumentar porqué se abandona el puesto que estaba ocupando. Generalmente, se cierra con un nuevo agradecimiento y un saludo cordial.

De cobro: cartas como estas son enviadas por parte de empresas, particulares o de organismos estatales con el objeto de informarle al receptor que se agota el tiempo para abonar una deuda pendiente. Estas cartas, que por lo general están certificadas, son enviadas con una intención muy clara: utilizarlas como prueba en caso de que se termine en juicio por la no cancelación de la deuda en cuestión.

De despido: redactar este tipo de cartas es una tarea difícil y debe hacerse con mucho cuidado. Se debe tener en cuenta que quien sea despedido puede iniciar acciones legales, por lo que una carta que argumente con claridad los motivos del despido puede ser muy útil para evitar esta clase de procesos. Además, existe la posibilidad de que los compañeros del despedido se movilicen en contra de la medida tomada, afectando el normal funcionamiento de la empresa. Estos sucesos, también pueden ser evitados si se especifican los motivos de la decisión. De todas formas, existen casos en los que la carta no es más que una mera formalidad, cuando el despedido y algún miembro de la empresa ya habían mantenido una conversación en las que se dejó en claro los motivos de la decisión.

De recomendación: estas cartas son redactadas en los procesos de selección para un puesto de trabajo o bien, de alumnos de alguna institución educativa. Estos mensajes suelen ir acompañados de un CV y justamente buscan complementar la información que este incluye, pero por parte de un tercero. En estas notas, no es tan importante lo que se escribe, sino quién lo escribe. El contenido incluye los rasgos positivos de la persona que se intenta recomendar para el puesto y porqué considera que se merece ser elegido. También se deben dar detalles del vínculo que existe entre el remitente y la persona a la que se recomienda. Por último, siempre se deben escribir los datos personales y quedar a disposición en caso de que se quiera indagar sobre algunas cuestiones por parte de la entidad que recibe la carta.



De oferta comercial: estas cartas son las que circulan dentro del ambiente comercial y tienen como objetivo dar a conocer una nueva oferta de algún producto o servicio, a fin de atraer la atención de los clientes. Estas cartas deben ser cortas, concisas y claras, si se quiere atraer la atención del receptor. Algo que no puede faltar en el mensaje es una descripción de las cualidades del producto o servicio que pueden resultar atractivas para el receptor. Antes de enviar cartas de esta clase, el emisor debe haber hecho un estudio del grupo de personas al que se le enviará, buscando que el producto se adecue a sus intereses y recursos económicos. En caso contrario, la carta será un desperdicio.

Carta Poder: estas cartas son documentos que apodera a una persona a que realice ciertos actos jurídicos en representación de quien la escribe. Generalmente, estos documentos, que están firmados por dos testigos y el otorgante, son entregados al representante para que este pueda obrar en su nombre en ciertos actos específicos. Para llevar adelante cualquier accionar, debe presentar esta carta como prueba.

De agradecimiento: como su nombre indica, estas cartas son destinadas a aquellas personas que se le quiere agradecer por algún gesto o actitud que haya tenido. Estos mensajes, además de ser un signo de cortesía, permiten entablar un clima de puertas abiertas con aquella persona. Esta clase de cartas son muy comunes cuando se le quiere agradecer a alguien por haberlo contratado en un puesto laboral al que se había postulado. También suelen enviarse durante el proceso de selección, a la persona que efectuó la entrevista laboral. Por medio de estos mensajes, es muy probable que refuerce su imagen y sea visto con buenos ojos por parte de los encargados de llevar adelante el proceso de selección.

De constancia laboral: estas cartas son redactadas por una empresa a fin de dejar por escrito que cierta persona formó parte del personal o brindó cierto servicio en la entidad. Por medio de ellas, la persona en cuestión logra comprobar en alguna otra empresa en la quiere formar parte cuál fue su experiencia laboral. Además, estas notas pueden incluir no sólo una descripción sobre el puesto que ocupaba y las responsabilidades que tenía, sino que también, suelen contar con referencias y detalles de los logros alcanzados por el empleado.

De baja: como su nombre indica, estas cartas son escritas por el emisor cuando quiere dar de baja algún servicio o producto que estaba recibiendo. En ciertos casos, el único medio para poder romper el vínculo establecida con la empresa es por este medio, lo que vuelve al proceso engorroso, ya que en muchos casos se deben explicitar los motivos por los que se solicita dar de baja al servicio. Aquí se puede explicar que no se está de acuerdo con la calidad del servicio, que no satisface sus necesidades, o bien, que ya no lo necesita más.

Bancaria: son cartas destinadas específicamente a las entidades bancarias con distintos motivos. Estos pueden ser desde reclamar por el desempeño de algún servicio, o bien, para pedir información sobre alguno que se esté brindando o directamente, para solicitarlo. Estas cartas deben incluir los datos de contacto del remitente, para poder recibir una respuesta.

De amonestación: estas cartas suelen ser enviadas por el departamento de Recursos Humanos a aquellos empleados que no estén cumpliendo con las normas o reglas de la empresa. El objetivo de las mismas es corregir las conductas de los empleados y, en caso de que esto no ocurra, advertirles que pueden ser despedidos en el corto plazo. Las cartas como estas deben dar una explicación detallada de la sanción cometida. También deben incluir las posibles sanciones por el incumplimiento del reglamento y, por último, las consecuencias que puede acarrear para el empleado sino corrige aquello por lo que se lo ha reprendido.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.