Tipos de zapatillas



¿Qué son las zapatillas?

Una zapatilla es un calzado que sirve para cubrir los pies de las personas.  Mayormente las utilizamos para estar cómodos en nuestras casas o para correr. Para elegir nuestras zapatillas debemos tener en cuenta la forma de nuestros pies (conforme a esto y el tamaño seleccionaremos el número de nuestro calzado) y nuestro propio peso, en el caso de utilizarlas para correr, la clase de terreno por la que lo haremos, es decir, si es de cemento, tierra, piedras porque existen algunas de materiales más resistentes para que duren o con mayor amortiguación.

(Existen zapatillas para distintas ocasiones)

(Existen zapatillas para distintas ocasiones)

En el caso de que se la use para transitar largas distancias, se debe tener en cuenta el peso del calzado ya que deberán ser livianos para no hacer difícil el recorrido. Por último para cualquier tipo de zapatillas cual fuere su uso es recomendable que quede un centímetro de espacio entre los dedos y  la punta del calzado también,  al momento de la compra, probarlas con medias para percibir si nos es cómodo y a nuestra medida. Es importante recalcar que a los seis meses de tenerlas suelen perder sus propiedades iniciales pero en la vida cotidiana las tenemos por más tiempo dependiendo el uso que les hayamos dado.

Modelos de zapatillas

Podemos encontrar diferentes modelos de zapatillas, de acuerdo al material del que están hechos, lo cual tiene que ver con el uso que les demos:

Entrenadores: son aquellos que utilizan los deportistas diariamente, duran más y sirven para amortiguar las pisadas fuertes que se producen en los trotes, es ideal para quienes realizan los movimientos de pronación y supinación de forma intensa. Estos son movimientos naturales que sirven para amortiguar la llegada al suelo de los pies en cada paso, claramente que el hacerlo con mayor intensidad puede producir lesiones, es por esto que la clase de pisada que tenemos ayuda a elegir el calzado ideal, en el caso de quienes realizan estos movimientos bruscamente les es muy recomendable estas zapatillas. Para quienes lo hacen de manera más sutil, se les recomienda “capacitadores”, que son zapatillas más ligeras y con un relleno que aminora su peso.



Entrenadores de la cruz: estos son ideales para quienes realizan pasos o trotes con amplia distancia uno respecto otro y las porciones de contacto del pie con el suelo, de esta forma se proporciona mejor control en situaciones de stop and go, es decir cuando corremos y luego paramos y así sucesivamente, también cuando se va de lado a lado.

Los corredores de pista: sirven para todas las condiciones meteorológicas y las superficies irregulares la cual depende del tipo de piso, permite que quien lo utiliza no se resbale también proporciona un gran cuidado a los tobillos.

Racing zapatos: son las más ligeras para correr pero tienen clavos de metal en las plantas esto puede hacer que sean muy incómodas.

Zapatos para caminar: este tipo proporciona buena flexibilidad para que sea más fácil moverse y haya más apoyo. Como su nombre lo dice son para caminar.

Zapatos descalzos: para explicarlo más fácilmente decimos que son guantes para los pies, es decir, que su contextura es más fina que la de una zapatilla pero más gruesa que la de una media, pueden resultar muy incómodos si hay que pisar rocas por ejemplo.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.