Tipos de vitaminas



Las vitaminas son sustancias que el organismo humano no puede elaborar, pero que las necesita para poder llevar a cabo importantes funciones biológicas.

Por esta razón, las vitaminas, así como los minerales, deben ser incorporados al organismo a través de la dieta; de ahí la importancia de elegir alimentos apropiados, ricos en estos componentes, sobre todo para darles a los niños en los primeros años de vida, cuando aún se están formando sus tejidos blandos y sus huesos. En el caso de los deportistas, suele haber una mayor demanda vitamínica a causa del gran esfuerzo físico que estos realizan. El embarazo también es un período crítico en el que el aporte de vitaminas debe ser rigurosamente controlado.

El descubrimiento del papel de las vitaminas vino de la mano del estudio de enfermedades que solían aparece en individuos privados de ciertos alimentos. A estas enfermedades se las conoce hoy como avitaminosis o hipovitaminosis; entre ellas son bien conocidas el escorbuto, el raquitismo y la pelagra.

Tipos de vitaminas

Las vitaminas se han clasificado tradicionalmente en función de su capacidad para disolverse en los compartimientos biológicos, que  son el agua (del suero) o las grasas (del tejido adiposo y de ciertos órganos). Todas se designan por una letra o una letra más un número, pero además tienen nombres propios.

Vitaminas hidrosolubles: son las que se disuelven en agua. Dentro de este grupo encontramos nueve vitaminas. Al ser solubles en agua exigen ser ingeridas de manera regular, pues no tienen forma de almacenarse y se eliminan permanentemente por la orina. Se incluyen aquí las vitaminas del complejo B, que son ocho, y la vitamina C.

  • Vitaminas del Grupo B: estas vitaminas están presentes en alimentos como pescado, hígado, levadura de cerveza, lácteos, cereales integrales y huevo. También en verduras de hoja.
  1. B1 (tiamina): su deficiencia produce enfermedades como neuritis periférica (inflamación de los nervios que están en el exterior del cerebro) o beriberi
  2. B2 (riboflavina): importante en el desarrollo corporal, el metabolismo de hidratos de carbono y en la formación de glóbulos rojos.
  3. B3 (niacina): es el precursor del NAD (nicotinamida), el que interviene en importantes reacciones de oxidación-reducción (rédox). Su deficiencia extrema lleva a la pelagra, enfermedad que afecta la piel, el sistema digestivo y el sistema nervioso.
  4. B5 (ácido pantoténico): se requiere para la correcta asimilación de los carbohidratos, las proteínas y las grasas; su falta produce disminución de las defensas naturales para combatir las infecciones, también hemorragias, debilidad y mareos. Se encuentra en casi todos los alimentos (sobre todo los de origen animal) y además las bacterias intestinales pueden sintetizarlo, de modo que su deficiencia es bastante infrecuente
  5. B6 (piridoxina): necesaria para la síntesis de hemoglobina; interviene además en el metabolismo de hormonas esteroides y en la síntesis de varios neurotransmisores, como serotonina, dopamina o ácido gamma aminobutírico (GABA).
  6. B8 (biotina): solo puede ser sintetizada por bacterias, levaduras, hongos, algas y algunas especies de plantas. Es fundamental para el crecimiento y desarrollo. Son síntomas de carencia de esta vitamina la pérdida de cabello, las erupciones escamosas alrededor de los ojos o la nariz, el letargo, las alucinaciones y el entumecimiento o cosquilleo de las extremidades.
  7. B9 (ácido fólico): se encuentra en los vegetales de hoja verde, en el jugo de naranja y en las harinas o granos enriquecidos. Muy importante en los primeros meses del embarazo, su deficiencia puede provocar graves defectos del tubo neural del bebé en gestación.
  8. B12 (cianocobalamina): contribuye a la formación de glóbulos rojos, previene el cansancio y la fatiga. Es necesaria para el crecimiento. Está presente en las vísceras (hígado, riñones), en los huevos, en los lácteos. Los vegetales son pobres en dicha vitamina.


 

  • Vitamina C (ácido ascórbico): se encuentra en frutas y vegetales crudos; es una sustancia sensible al oxígeno y a la luz, de manera que debe consumirse de inmediato para que ejerza su reconocido efecto antioxidante. Interviene en la formación de colágeno y es requerida para la cicatrización, entre otras funciones. Su deficiencia da lugar a una patología denominada escorbuto, por eso también se la llama vitamina antiescorbútica.

 

Vitaminas liposolublesson las que se disuelven en los elementos grasos del organismo. Estas sí pueden quedar en reserva en los tejidos grasos del cuerpo, por lo que solo estas podrían llegar a acumularse a niveles  tóxicos. Son las siguientes:

  • A (retinol): Se encuentra en la leche, en la yema de huevo y en varios vegetales; su insuficiencia es causa de trastornos oculares que pueden ser graves. Además participa en la queratinización de la piel y en el crecimiento óseo.
  • D (calciferol): también se la conoce como vitamina antirraquítica, porque interviene en la absorción del calcio y en la correcta formación de huesos, o como vitamina del sol, porque se ingiere como provitamina y el organismo la transforma en vitamina activa al exponerse a la radiación solar. Esta vitamina previene la aparición de enfermedades como la osteoporosis y protege de fracturas óseas. Es importante además para la salud dental. Se encuentra en la leche y en el huevo, también en otros alimentos.
  • E (tocoferol): Los cereales y los frutos secos (nueces, avellanas) contienen esta vitamina, también vegetales de hoja, lácteos y huevos. La falta de vitamina E puede ocasionar trastornos neurológicos y reproductivos. Estimula el sistema inmunitario.
  • K (fitomenadiona): se presenta en diversos vegetales de hoja (repollo, coliflor, espinacas), también en cereales y en lácteos. Es fundamental para los procesos de coagulación de la sangre, para que no sobrevengan hemorragias.

Si deseas leer más artículos parecidos a tipos de vitaminas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentos.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.