Tipos de ventilación



¿Qué es “ventilación”?

Se conoce a la ventilación como el proceso en el que el aire de un determinado lugar, o ámbito cerrado, se va reemplazando o renovando por aire nuevo, sea por inyección o por extracción. Este proceso tiene como finalidad permitir la limpieza del aire, la provisión de oxígeno, un control de la temperatura, eliminación de gases o partículas que puedan encontrarse en la atmósfera de un determinado local, como también la disminución de la humedad entre otros.

(Ventilación. Ilustración)

(Ventilación. Ilustración)

Como ya mencionamos, la ventilación se puede dar por inyección o por extracción de aire, o por ambos a la vez, como también puede provenir de fuerzas y aparatos mecánicos, o ser de origen natural.

Clases de ventilación

Ventilación Forzada: Es la ventilación que se produce por alguna fuerza externa mecanizada o inducida por algún tipo de aparato adecuado para ello. Los ejemplos más comunes que conocemos son los aire acondicionados y los ventiladores de los hogares. Este tipo de ventilación a su vez puede clasificarse de la siguiente manera:

Ventilación por depresión: Aquí la renovación del aire se provoca por extracción del mismo hacia afuera a través de máquinas o aparatos extractores, y dejando entradas de aire desde afuera. De esta manera se produce por una diferencia en la presión atmosférica del ambiente haciendo que el aire proveniente de afuera expulse al del interior y este salga por los extractores.

Ventilación por sobrepresión: De esta manera, el proceso de sustitución del aire se da al contrario que el anterior. Es decir, se colocan máquinas o aparatos inyectores de aire desde el exterior hacia el interior dejando aberturas para que el aire viciado logre salir. Al igual que la ventilación por depresión, aquí también se produce una diferencia de presión atmosférica entre aires entrantes y salientes pero ahora por sobrepresión, es decir que el aire entrante posee mayor presión que aire interior lo que genera la corriente de aire suficiente para hacerlo fluir e ir desplazándolo progresivamente.

Ventilación Natural: Es lo contrario a la ventilación forzada, ya que esta está generada por las fuerzas ambientales o naturales del entorno y no es inducida por ningún tipo de aparato. Consisten en la manipulación de los espacios tanto externos como internos de una determinado ambiente de manera que, dependiendo de los factores climáticos-ambientales, se produzca una adecuada renovación del aire.



Mediante el manejo adecuado del terreno, los canales de aire, el aprovechamiento tanto de depresiones como de sobrepresiones o factores como humedad, presión atmosférica, temperatura, etc. Se puede lograr un trabajo de ventilación adecuado para el ambiente que lo requiera, y si fuera necesario, puede ser un gran refuerzo a la maquinaria de ventilación.

Ventilación Ambiental: O también llamada ventilación general o central, es aquella que, sea Natural o Forzada de inyección o extracción, está diseñada o estructurada de tal manera para que el aire en movimiento recorra todo el ambiente, generando una renovación de todo el sector. Si se trata de situaciones de ambientes industriales o de laboratorio en los que haya existencia de gases o acumulación de partículas de tipo toxico, este sistema puede resultar inconveniente ya que este aire contaminado recorrería todo el espacio antes de lograr salir completamente.

Ventilación Localizada: Este tipo de ventilación actúa directamente donde se encuentra el núcleo de aire viciado o contaminante generalmente extrayéndolo o expulsándolo de manera muy direccionada. Los casos más comunes son las campanas utilizadas en gastronomía por ejemplo o en laboratorios.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.