Tipos de valores



¿Qué son los valores?

El término valor hace alusión a las cualidades que se le dan a los sucesos, personas o cosas y pueden ser tanto positivos como negativos. Además de esto, el valor puede tener que ver con la moral, con lo personal o con la estética, entre otros, dependiendo el contexto en el que se esté. La axiología es la rama de la filosofía que se dedica a su estudio. Generalmente, cada comunidad cuenta con una escala de valores, lo que significa que estos son ordenados colocando en primer lugar aquellos que consideren más positivos.

Los valores pueden ser clasificados de la siguiente manera:

Morales: valores como estos son los que tienen que ver con las cualidades otorgadas a los actos hechos por el hombre, por lo tanto tienen que ver con la ética. Generalmente, los valores como estos se relacionan con los que una determinada comunidad considera como la base para que la convivencia entre sus individuos pueda llevarse delante de forma ordenada y sin problemas. En este caso se pueden incluir valores como la honestidad o la justicia y tienen que ver con aquellos a los que deben aspirar todas las personas que anhelen ser considerados como buenos individuos por sus compañeros.

Religiosos: estos valores existen en cualquier religión aunque estos varían de acuerdo a las creencias de cada una. Tienen que ver con la relación que se establece entre el creyente y el dios en el que crean. Entre otros, se consideran dentro de esta variante aquellos valores como la oración, la empatía o la bondad.

Afectivos: valores como estos aluden a los sentimientos y emociones que atraviesa una determinada persona. Generalmente, se considera que estos son valores como el amor o la amistad, que se caracterizan por suscitar las ganas de ayudar y entender a los otros individuos en su proceso de desarrollo como seres humanos.

Estéticos: estos son los valores que se asocian con la belleza ya sea de la naturaleza, el arte u otras cosas con las que el hombre esté en contacto. Este valor entonces se lo vincula con la cualidad que adquieren los objetos teniendo en cuenta si cumplen o no el objetivo para el que fueron creados.

Físicos: estos valores, como su nombre indica, son los que se vinculan con el cuerpo humano y aquello que tenga que ver con su salud, integridad y conservación. Algunos de los valores físicos son la higiene o el rendimiento, entre otros.

Intelectuales: estos valores tienen que ver con las cualidades que se le otorgan a las personas teniendo en cuenta su sabiduría, el uso de razón y su intelectualidad. Por medio de ellos, estos aspectos del ser humano pueden ser mejorados, como ocurre con la ciencia, el saber o la sabiduría, entre otros.

Sociales: cualidades como estas son las que tienen que ver con las relaciones que establecen los seres humanos que forman parte de una misma sociedad y son los que sirven para que la convivencia entre todos sea positiva. Con el paso del tiempo, estos valores van transformándose, a la par que lo hace la cosmovisión de la sociedad en la que se encarnan. Esto ocurre justamente porque se trata de valores que son la consecuencia de una sucesión de costumbres y normas que se respetan en la sociedad y que van transformándose. Entre otros, se ubican dentro de esta categoría valores como la política, la tradición o la autoridad.

Económicos: los valores de este tipo son los que aluden a aquellos elementos que tienen un valor convencional que, por lo general, se mide con dinero. Estas cualidades son las que tienen como objetivo analizar la manera en que los distintos recursos económicos pueden generar ganancias o pérdidas. En esta categoría se consideran valores los metales o piedras preciosas, entre otros elementos.

Materiales: valores como estos tienen que ver con aquellos elementos básicos que precisa cualquier ser humano para poder sobrevivir. Entre otros, se puede considerar el alimento, el agua o el abrigo, indispensables para el desarrollo y supervivencia de cualquier persona, por lo que son sumamente importantes.

Familiares: estas cualidades son las que atribuye una determinada persona a la hora de describir un hecho, persona u objeto. Los individuos se ven sumamente condicionados en los primeros años de su vida por estos valores, que son transmitidos por sus padres o personas que los críen.

Infrahumanos: estos valores son los que se caracterizan por perfeccionar a la persona pero que también perfeccionan la de los animales, como ocurre con la fuerza, la salud o el placer, entre otros.

Científicos: estos valores son los que fomentan el incremento en el conocimiento vinculado a diversos fenómenos y elementos que rodeen a las personas. De esta manera, estas cualidades son las que satisfacen las necesidades de conocimiento que aquejan a las personas y van más allá de las ramas de la ciencia para aplicarse a cuestiones más mundanas.

Creativos: por medio de estos valores, las personas ven fomentadas posibilidades que tienen para ser más creativas e inventivas en ámbitos como la técnica, el arte o la escritura, entre otros.



Personales: estas cualidades son aquellas que cada persona percibe como esenciales al momento de relacionarse con otros individuos o para planificar su propia vida. Estos dependen de las vivencias que haya tenido la persona, aunque también se encuentran condicionados por la sociedad en que dicha persona se haya criado y la familia de la cual proviene.

Espirituales: estos valores se relacionan con las cualidades que las personas le otorgan a aquellas facetas son inmateriales y que le permiten al individuo sentirse realizado. Gracias a ellos, la vida de las personas adquiere sentido y les sirven como guía.

Técnicos: por medio de valores como estos es que las personas buscan encontrarle al saber su faceta utilitaria. Gracias a estos valores es que el ser humano ha logrado aplicar a la realidad los conocimientos obtenidos a través de sus investigaciones y así resolver problemáticas y avanzar en ciertos aspectos de la vida social.

Terminales: dentro de estos valores se ubican todas aquellas metas y objetivos que el individuo se ha planteado y que pretende concretar a lo largo de su vida. Estos valores funcionan como incentivo para las personas y, a la vez, como guía a la hora de tomar decisiones ya que sus planes se verán condicionados por los mismos.

Especulativos: estos son los valores que le sirven a los individuos para sentirse seguros sobre sus convicciones y tienen que ver con la filosofía y la metafísica, por lo que son inmateriales.

Investigativos: vinculados con los culturales y los científicos, valores como estos son los que les imponen a los distintos campos del saber la necesidad de investigar o profundizar los conocimientos que se tienen sobre un determinado fenómeno u objeto. Estos valores se encuentran en cualquier ciencia, incluyendo las Sociales y Humanidades.

Algunos de los valores más presentes en la sociedad son los siguientes:

Responsabilidad: este valor tiene que ver con la obligación que tiene un individuo o agrupación de realizar algo con lo que se ha comprometido previamente. Esto puede ubicarse dentro del campo de la moral o de lo judicial, entre otros, por lo que sus consecuencias, en caso de no cumplirlos, varían.

Respeto: este es el valor que define a aquellos individuos que consideran que sus pares tienen valor propio, lo que genera la existencia del reconocimiento recíproco.

Bondad: estos valores son los que caracterizan a aquellas personas que le dan apoyo y entusiasmo a quienes se encuentren próximos. Gracias a ellos, otras personas mejoran su espiritualidad.

Generosidad: las personas que se caracterizan por ser generosas son las que no tienen inconveniente a la hora de compartir con otros lo que para ellos es preciado.

Compasión: una cualidad como esta define a aquellas personas que comparten y acompañan a sus pares cuando cometen algún error involuntariamente. Las personas compasivas son las que ayudan al resto a resolver y superar sus problemas, para poder seguir adelante con su vida.

Justicia: este valor tiene que ver con darle a cada cual lo que le corresponde, y lo que sea esencial para que pueda llevar una vida digna. Lo justo significa identificar y respetar los derechos que les corresponden a todos los individuos por igual.

Sinceridad: este valor es el que caracteriza a aquellos individuos caracterizados por efectuar, en todas las  circunstancias, acciones y palabras que son veraces.

Paciencia: esta cualidad es propia de aquellos individuos que toleran y soportan las demoras o contratiempos que pueden surgir en distintas situaciones.

Tolerancia: este valor es el que caracteriza a las personas que aceptan a sus pares o a grupos más numerosos que posean normas y valores diferentes a los propios, por más que sean diametralmente opuestas.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.