Tipos de úlceras



¿Qué son las úlceras?

La úlcera es toda lesión o herida producida en la piel o membrana mucosa, con desprendimiento de sustancias y escasa o nula tendencia a cicatrizarse.

(Las úlceras son lesiones en la piel o membranas mucosas)

(Las úlceras son lesiones en la piel o membranas mucosas)

La aparición de tales lesiones pertenece a diversos factores, siendo la úlcera de estómago y/o duodeno las formas más comunes de aparición.

Clasificación de las úlceras:

Péptica: Son lesiones en la mucosa del estómago, esófago o duodeno (el primer sector del intestino delgado). En este caso, pueden ser: gástricas (afectando el estómago) y duodenales. Las causas de aparición pueden responder a la ingesta de ciertos medicamentos (como ibuprofeno y aspirina) o la aparición de la bacteria Helicobacter pylori, causa muy común en la mayoría de los casos. Se estima que afecta a 1 de cada 10 personas en algún momento de su vida.

Cutáneas: Aparecen sobre la piel, pudiendo surgir en cualquier parte (rostro, brazos, piernas, pies, etc.). Existen varios tipos según su origen:

a) Varicosa: Son las más comunes. Se producen en las extremidades inferiores (piernas), al obstruirse alguna vena o capilar sanguíneo, causando molestias.

b) Postflebíticas: se trata de úlceras profundas, irregulares, múltiples, de peor pronóstico que las varicosas.

c) Vasculares arteriales: Se debe a la interrupción del flujo sanguíneo dentro de las arterias.

d) Neuropáticas: Ocurre como consecuencia de la alta sensibilidad de los tejidos, apareciendo comúnmente en casos de personas que tienen diabetes, espina bífida o lesiones nerviosas.

e) Iatrogénicas: Se produce por el roce con ciertos elementos raspantes. Son de escasa gravedad, y se cicatrizan en un plazo relativamente corto.

f) Tumorales: Son producidas por algún tipo de tumor (maligno generalmente).



g) Por presión: Ocurre en los casos en los que una persona se encuentra sin movilidad por largo tiempo (por ejemplo como consecuencia de una operación), y se produce sobre áreas expuestas a gran presión durante un tiempo considerable. Puede ser: 1) Por insuficiencia venosa (produciéndose la aparición de várices en las extremidades inferiores); 2) Por una infección (Ej.: la úlcera de Buruli).

Bucal: Ocurren en el interior de la boca, como consecuencia de la ingesta de determinadas comidas picantes o a temperaturas muy elevadas. La consecuencia típica es la aparición de aftas o llagas.

Corneal: Afecta a la córnea (es decir, la parte frontal del ojo, que cubre la pupila, el iris y la cámara anterior del ojo), produciendo traumatismos, visión disminuida o borrosa.

Genital: Afectan los órganos genitales, provocándose lesiones, inflamación y secreción de mucosa, dolores, y endurecimiento de la zona afectada (en ocasiones). En la mayoría de los casos son producto de enfermedades de transmisión sexual como el herpes genital, sífilis, hongos, Linfogranuloma venéreo, etc.

Intestinal: Se produce la irritación del intestino grueso y/o delgado, como consecuencia de un proceso infeccioso (bacterias o virus), por la ingesta de determinados medicamentos (como anticoagulantes, anticonceptivos, diuréticos) o causas tumorales (por ejemplo, metástasis intestinal).

 

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.