Tipos de tolerancia



¿Qué es la tolerancia?

La tolerancia se define como la capacidad de aceptar y entender todo aquello que se concibe diferente. A nivel individual, un sujeto es tolerante cuando respeta ideas (políticas, religiosas, morales) y opiniones distintas a la suya, sin oponer rechazo o discriminación.

(La tolerancia es aceptar lo diferente)

(La tolerancia es aceptar lo diferente)

Está íntimamente ligado a los valores de cada persona con respecto a sus pares, su entorno y la sociedad. A nivel macro, la tolerancia se percibe entre pueblos, ciudades y países distintos, facilitándose la coexistencia armónica a nivel político, étnico y religioso.

Para su existencia, es requisito indispensable la existencia de libertad (entendida como la potestad individual y grupal de vivir según la propia cosmovisión, sin sufrir persecuciones por pensar distinto. El límite de la libertad individual es el no dañar injustamente a otra persona); por ese motivo, todos los países democráticos receptan leyes que enuncian y garantizan diversos derechos, tanto subjetivos como colectivos, relacionados a la libertad y a la tolerancia (por ejemplo: libertad de cultos, libertad de prensa, libertad de trabajo, voto electoral en forma secreta, etc.).

No obstante, cabe destacar que el parámetro con el que se mide el grado de tolerancia está ligado a los valores, creencias e intereses (económicos fundamentalmente) de la autoridad que el poder sobre determinado grupo. A modo de ejemplo, existen países islámicos en los cuales, ante la infidelidad de la mujer, se procede al apedreamiento (hasta provocar la muerte), hecho que no ocurre si el que engaña es el hombre.

Por el contrario, esta figura es inexistente (por resultar aberrante a los derechos más fundamentales como la vida, el honor, la integridad física) en la mayoría de los países del mundo.

Formas de tolerancia

Existen varios tipos de tolerancia, según la materia en la que se trate:

-Tolerancia civil: Comprende un grupo social determinado (sea un pueblo o un país entero). Las normas legales son aquellas que, por imperio de una Ley fundamental (como la Constitución), todos los habitantes están obligados a realizar determinados actos (por ejemplo, votar) o abstenerse de realizar otros (como matar, robar).



Dichas conductas son debidas a la generalidad de la población, a través de leyes sancionadas por un órgano elegido por el mismo pueblo (Poder Legislativo). El resto de las normas (éticas, de conducta, religiosas) son más flexibles y pueden variar de un individuo a otro, debiendo ser toleradas por aquél que las concibe como negativas.

-Tolerancia de clase: Es aquella que respeta a grupos de distinta clase social.

-Tolerancia racial/étnica: Implica el respeto a diferentes culturas o grupos raciales. En Oriente Medio existen diversos conflictos como resultado de la intolerancia a la etnia distinta a la propia.

-Tolerancia sexual: Implica respetar a quienes tienen inclinaciones sexuales diversas (heterosexuales, bisexuales, homosexuales, travestis, etc.).

-Tolerancia en las ideas: Implica aceptar que existen ideas, valores y opiniones diversas a la propia. Este concepto adquiere gran importancia en ámbitos políticos, en donde se persigue a la oposición, sea de derecha o izquierda. El liberalismo es una corriente filosófica, política y económica que recepta la tolerancia en las ideas y la libertad en el comercio. John Locke, pensador inglés, considerado el padre del liberalismo, receptó en su “Carta sobre la tolerancia” el concepto de la libertad individual y la tolerancia religiosa, bases en las que funda su modelo de gobierno ideal, a la vez que critica la opresión del Estado y de la Iglesia contra la libertad de un individuo.

 

 

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.