Tipos de test psicológicos



Los test psicológicos, también denominados “pruebas psicológicas”, son instrumentos variados que, a través de variados estímulos, los profesionales realizan para evaluar diferentes conductas, ya sean generales o puntuales que posea una persona, y las posibles reacciones que puede tener ante distintas situaciones de la vida cotidiana.

Los resultados de los test sirven para compararlos con otros sujetos que atravesaron la misma situación experimental, sea cualitativamente, o por métodos estadísticos.

Los propósitos de los test

Los test psicológicos tienen tres propósitos fundamentales:

  • Investigación: instrumentos como los test psicológicos facilitan el desarrollo de técnicas adaptables y económicas novedosas. Esto ocurre en los casos que sean validados por la denominada “comunidad científica”.
  • Predecir: por medio de estos instrumentos se puede predecir la manera en que una persona puede comportarse a futuro. Esto es a partir de capacidades mentales, sus habilidades y de aprendizaje, como ocurre con las pruebas educativas o bien, de selección de personal.
  • Diagnosticar: esto se logra por medio de la detección de las potencialidades y capacidades, así como también carencias o dificultades y conflictos intrapersonales.

Clasificación de pruebas según Cronbach y Pinot

Tomando en cuenta su forma de corrección:

  • De respuesta libre: también conocidos como de “calificación abierta y subjetiva”, estas pruebas contienen respuestas que se apartan de lo que conocemos como “objetividad”. Para concretar la realización de estas pruebas, la persona que los tome debe estar muy bien preparadas.
  • Objetiva: en oposición a los test anteriores, estos cuentan con pautas previamente establecidas, y que orientan siempre al mismo resultado, más allá de la persona que se encargue de tomarlo.

Teniendo en cuenta el tiempo de administración:

  • De potencia: en estos test, la persona que los realiza no se encuentra condicionado algún límite de tiempo. Pese a esto, lo debe finalizar en un lapso equivalente al que le llevó al 75% del universo que lo ha realizado.
  • De velocidad: los test conocidos bajo este nombre son que se toman en un lapso previamente establecido y que se caracteriza por ser acotado. Algo que identifica a estas evaluaciones es que su grado de dificultad se incrementa a medida que la persona a realizándolas. El objetivo de estas pruebas es evaluar una capacidad, rendimiento o aptitud de una persona.
  • Mixtas: que combinan características de velocidad y potencia.

Procedimiento de construcción de la prueba:

  • Estandarizados: caracterizadas por su rigor científico, estas pruebas especifican su objetivo, cuentan con instructivos que se deben respetar, una calificación que se puede transmitir, así como también con un determinado grupo control.
  • No estandarizados: a diferencia de los anteriores, no son tan rigurosos, pero se aspira a que posean una mayor estandarización.

De acuerdo al tipo de estímulo:

  • No verbales: esta clase de test se plasman de manera táctil, gráfica o hasta auditiva. También se puede incluir dentro de esta categoría a las evaluaciones de ejecución.
  • Verbales: en esta variante, en cambio, el canal de comunicación es el propio lenguaje.
  • De estímulos estructurados: en estas pruebas hay una actividad para concretar, previamente establecida.
  • De estímulos no estructurados: en estos test, en cambio, la persona debe ser la que proyecta aquello de tiene que completar.


Dependiendo de los contenidos de la prueba:

  1. De comportamiento máximo: en este modelo se aspira a alcanzar la más elevada capacidad y rendimiento en relación a una aptitud específica. Dentro de este grupo se involucran los test de habilidades que incluyen:
  • Test de habilidad mental o de capacidad intelectual
  • Test de rendimiento
  • Test de aptitud o de habilidades puntuales

En estos casos, los test cuentan con respuestas que pueden ser definidas como “correctas” o “incorrectas”, previamente determinadas.

  1. De comportamiento típico: estos test abordan las características de la persona, como pueden ser sus hábitos, habilidades, actitudes, adaptabilidad, intereses, opiniones, entre otras cosas. Por medio de ellas se puede describir a la persona que resolvió el examen. Esto hace que, a diferencia del modelo anterior, no existan respuestas “correctas” ni “incorrectas”. Dentro de esta variante se incluyen:
  • Cuestionarios
  • Test objetivos de la personalidad
  • Técnicas proyectivas

De acuerdo a la forma de administración:

  • Individuales: estos modelos son los que se usan en el momento en el que se precisa realizar un diagnóstico clínico, ya sea para exámenes de selección de personal o incluso para cuando se trabaja con niños.
  • Colectivas: los test de esta clase se utilizan en ciertas situaciones, y se pueden reunir hasta 500 personas para aplicarlos, siempre y cuando haya cuatro especialistas cada 100 personas. Es decir, una cada 25. Los test como estos pueden ser vocacionales, de personalidad o incluso para evaluar el rendimiento escolar.


Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.