Tipos de terapias



¿Qué significa “terapia”?

La terapia (a veces llamada terapéutica) es la rama de la medicina que se ocupa de la forma en la que se realizan los tratamientos para combatir a las enfermedades y sus consecuencias, aunque también este término frecuentemente se utiliza para mencionar específicamente a los tratamientos psicológicos. Estos últimos no tienen necesariamente que ver con enfermedades, sino con el abordaje de problemas individuales o de relación que pueden originarse por múltiples causas.

(Terapia. Ilustración)

(Terapia. Ilustración)

Clasificación de terapia

Entonces, la primera subdivisión es esa; entre terapias médicas y terapias psicológicas. Dentro del primer grupo se incluye como mayoritaria la terapia alopática tradicional, seguida por una inmensa mayoría de personas (al menos en Occidente) y basada en gran medida en el uso de medicamentos sintéticos.

Pero también existe una gran cantidad de terapias llamadas ‘alternativas’, algunas ya puestas en práctica en el contexto de la medicina tradicional. Veamos algunos ejemplos:

-Acupuntura: de origen chino, considera que el cuerpo está en un constante equilibrio energético, y que una ruptura en ese equilibrio produce la enfermedad. Se trabaja con agujas, sobre la base de la idea de destapar las vías por donde la energía fluye.

Ayurveda: originada en la India, esta corriente busca, además de curar las enfermedades, generar en el ser humano una responsabilidad sobre su propio cuerpo, que haga que no se vuelvan a producir. A la hora de curar enfermedades pone énfasis en la energía y determina una composición energética del cuerpo, la mente y el espíritu.

-Fitoterapia: terapia basada en el uso de plantas medicinales. Sirve para prevenir o para curar, y se sustenta en el uso de pomadas, tinturas madre o aceites esenciales elaborados a partir de extractos vegetales. Aunque se caracteriza por no tener efectos colaterales, no debe dejar de consultarse al médico antes de utilizarse.

Homeopatía: se contrapone al concepto de alopatía y se basa en el uso de dosis pequeñas o infinitesimales de las sustancias que generan la enfermedad que se quiere combatir. Es una de las terapias alternativas con mayor número de seguidores en el mundo.

-Reflexología: se basa en la estimulación de puntos sobre los pies, las manos o las orejas, con la intención de obtener alivio del dolor y de tensiones en otras partes del cuerpo. Trabaja sobre el sistema nervioso.

Otras formas de terapia

Otras terapias específicas (dentro del ámbito de la medicina tradicional):

  • Terapia ocupacional
  • Musicoterapia
  • Terapia génica

-Dentro del campo de la terapia psicológica, aunque no existe ese concepto de lo alternativo’, sí existe un abanico de corrientes o doctrinas a las que adhieren profesionales y pacientes. Las principales son:



  • Psicoanálisis: fundada por Sigmund Freud. Se basó en un principio en la asociación libre de ideas, y propone dejar hablar al paciente y realizar un análisis psicológico mediante preguntas. Se espera, en algún momento, una catarsis o una descarga emocional espontánea.
  • Terapia Gestalt: nace en respuesta a los terapeutas psicoanalíticos que insistían mucho en el análisis del pasado de la persona. Se focaliza, entonces,  en el ‘aquí y ahora’, y en lo que el individuo es, en confrontación con lo que debería ser o lo que se espera que sea.
  • Terapia sistémica: cree en el comportamiento de la psiquis como consecuencia de las relaciones que entabla el humano, es decir, de la retroalimentación en la relación con el otro. Proviene, pero no se encarga solamente, de la terapia familiar.
  • Terapia cognitiva: terapia cuyo postulado central es que los hombres sufren por la interpretación que realizan de los sucesos, y no por los sucesos en sí mismos. Dentro del proceso de pensamiento se pueden localizar expresiones sobre la conducta (aquí se diferencia de toda terapia conductista). Se ocupa de las estructuras mentales, por sobre todo.
  • Terapia conductista cognitiva: se basa en la creencia de que puede proporcionar al paciente la perspicacia y la destreza necesarias para mejorar su calidad de vida. Se ocupa principalmente de la conducta, es de corta duración y su éxito depende absolutamente de la participación activa del paciente en todo el proceso.
  • Terapia transaccional: propone la observación y el análisis de los comportamientos humanos que ofrecen elementos para conocerse mejor y comunicarse mejor con los demás. Supone un objetivo, que el paciente desea alcanzar, y a partir de esto el terapeuta se lo pone como meta. El terapeuta se compromete a liderar el proceso y a apoyar, confrontar u orientar cuando sea necesario, mientras que el paciente se compromete a cambiar y a poner energía en el cumplimiento de esta meta.


Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.