Tipos de técnicas



¿Qué es una técnica?

La palabra técnica se usa para hacer alusión a aquellas actividades establecidas por medio de protocolos o reglas con el objeto de alcanzar una determinada meta. Esto significa, que una técnica implica una serie de procedimientos que sirven como medio para alcanzar un fin y que han sido reglamentados previamente. Las técnicas existen en los distintos ambientes de la sociedad, en algunos de ellos más institucionalizados que en otros.

Uno de los ámbitos en el que existen técnicas es en el ámbito educativo, en el que se habla de diferentes técnicas de estudio, es decir, aquellos métodos adecuados para absorber una serie de conocimientos. Algunos tipos de técnicas de estudio pueden ser los siguientes:

Cuadro sinóptico: se trata de una representación gráfica que, por medio de conceptos y llaves, permite esquematizar y visualizar el contenido de un determinado material de estudio. Por medio de las llaves es que el estudiante logra representar el tipo de relación que se establece entre las ideas que debe aprender. Esto lo logra ya que en el cuadro se desglosan, a partir de una idea principal, una serie de ideas secundarias dentro de las cuales se agrega más información, de izquierda a derecha. Por medio de esta técnica, el estudiante logra visualizar, con facilidad, las ideas primarias, secundarias y terciarias del tema a estudiar. Además, para quienes tengan memoria visual, es una técnica muy útil para la memorización. A esto se le debe agregar que, antes de hacer el cuadro el estudiante debe haber leído y reflexionado sobre el texto en cuestión, para así identificar las ideas principales y poder incluirlas en el cuadro. Ya en esta primera etapa el alumno comienza a familiarizarse y a absorber las principales ideas, por lo que todo el proceso resulta productivo como forma de estudio.

Mapa conceptual: esta noción alude a aquellas representaciones gráficas que le permiten a los estudiantes jerarquizar, de mayor a menor importancia, una serie de conceptos. Para poder confeccionarlos, es necesario que el estudiante haya leído, comprendido y reflexionado sobre aquel texto o textos que deba estudiar. Una vez analizado y resumido los fragmentos que considere más importantes, se puede llevar adelante el diseño del mapa conceptual. Los conceptos que formen parte del mismo deben estar no sólo jerarquizados, sino también relacionados por medio de flechas o líneas. En las líneas se deben colocar conectores o preposiciones para confeccionar oraciones lógicas.

De esta forma, los mapas son una herramienta muy útil para repasar los temas leídos y retener los conceptos e ideas más importantes. También, permiten integrar los distintos temas abordados en el mapa e interpretar lo expresado. Por otro lado, a lo largo del proceso de producción de los mismos, el estudiante va familiarizándose y procesando la información, por lo que una parte del aprendizaje se va dando desde el principio. Para que todo esto se logre, es necesario que el gráfico sea ordenado, vaya de lo general a lo particular, que no haya repetición de palabras dentro del mapa y que la representación se haga de forma acotada.



Resumen: este tipo de técnica de estudio, a diferencia de las anteriores, no consiste en una representación gráfica, sino en un texto que abrevia los datos del material de estudio. Es importante que a la hora de realizarlo, las ideas y conceptos incluidos no pierdan el sentido original. Esto no significa que la redacción deba ser, necesariamente, idéntica a la del texto original, sino que el estudiante la puede hacer con sus propias palabras. Aunque hay quienes optan por copiar, de manera textual, las oraciones que consideres esenciales para el tema en estudio. Se calcula que un resumen bien realizado debe representar un cuarto del texto original. Además de esto, es fundamentas que todas las ideas introducidas, tanto las principales como las secundarias, estén relacionadas entre sí, por lo que el texto debe constituir una unidad. La redacción del resumen implica leer el texto original con atención, comprenderlo y reflexionar sobre él para poder comenzar. Este paso ya es un comienzo en la familiarización y memorización de los conceptos, por lo que es el primer paso del proceso de aprendizaje. Una vez que el resumen esté hecho, el estudiante puede repasar y memorizar todas las ideas y los conceptos introducidos. Lo ideal para redactar un resumen es elegir las ideas principales de cada párrafo, subrayarlas y luego transcribirlas o parafrasearlas. Lo ideal es hacer esto con cada uno de los párrafos para respetar el orden en el que las ideas fueron expresadas originalmente, lo mismo que sus ideas y lenguaje. En los resúmenes, se deben dejar de lado los detalles secundarios que no aporten a la hora de comprender los conceptos principales. También se debe acudir a las generalización de ideas, por lo que muchas veces las enumeraciones y los ejemplos pueden ser suprimidos por conceptos generales. Si bien es cierto que esta técnica demanda bastante tiempo, es una de las más eficientes para memorizar y comprender los textos que deben estudiarse.

Subrayado: esta técnica consiste en subrayar, en el texto original, las ideas y conceptos que sean las más importantes del texto, para el estudiante. Por medio de esta técnica, el alumno logra procesar el texto e identificar, con rapidez, el material principal. También es una técnica que ayuda mucho a fijar la atención, ya que se debe identificar lo importante, a medida que se va realizando la primera lectura. También es una forma de motivar al lector y que aborde el texto de manera activa. El subrayado puede funcionar como la primera etapa de otras de las técnicas antes mencionadas ya que ayuda al estudiante a identificar las ideas principales, para luego pasarlas a un mapa conceptual, cuadro sinóptico o resumen. También puede ocurrir que el estudiante repase directamente del texto subrayado y haga anotaciones al costado, reforzando la primera etapa de estudio. Lo que el estudiante debe subrayar son siempre las ideas o conceptos más importantes, de forma ordenada y coherente. También, el estudiante puede usar diferentes colores cuando quiere destacar algunas palabras entre las marcadas, ya sea porque son importantes, se trate de nombres o cifras que requiera memorizar o encontrar con rapidez en una segunda o hasta tercera lectura.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.