Tipos de taladro



¿Qué es un taladro?

Un taladro es una herramienta mecánica utilizada para realizar agujeros tanto dentro de un contexto industrial como del doméstico. Su funcionamiento es relativamente sencillo, consta de una mecha; que varía según el material que se quiera perforar, el grosor del mismo, el diámetro del agujero que se quiera realizar y otros factores. Esta mecha. para poder realizar el agujero, gira sobre su propio eje a una velocidad oscilante entre media y alta.

Cabe destacar una diferencia fundamental entre los taladros industriales y los utilizados en viviendas particulares, que radica principalmente en el movimiento por el cual la mecha ira penetrando el material a perforar. En el caso de los pertenecientes al área industrial, y propio del gran tamaño de la máquina, la mecha irá descendiendo o ejerciendo presión para penetrar el objeto de manera mecánica ya que sería imposible para el sujeto ejercer la fuerza suficiente para lograr la perforación.

Por otra parte, los domésticos, al ser más pequeños, libran la posibilidad al usuario de realizar la presión que considere necesaria manualmente.

Algunos taladros

Dentro del mercado, algunos taladros que se pueden encontrar son los siguientes:

  • Neumático: técnicamente es aquel que funciona en base a aire comprimido. Para obtener rápidamente una imagen mental del mismo debemos pensar en las obras públicas realizadas en calles y veredas, donde los obreros tienen en sus manos una herramienta de gran porte que sostienen con ambas manos y golpea incesantemente contra el suelo produciendo un ruido fuerte e intolerable por mucho tiempo.
  • Hidráulico: básicamente es usado en grandes construcciones o bien en demoliciones, dado su tamaño y su modo de funcionamiento; ya que en general se utiliza en conjunto con tractores o excavadoras. En este caso el carácter distintivo estará dado en el líquido específico, también llamado fluido hidráulico, que necesita para su arranque y posterior funcionamiento.
  • Eléctrico: es el más conocido por todos, comparte las características del posteriormente descripto como de mano, lo que es importante acotar en este caso es que funciona a raíz de un pequeño motorcito eléctrico. Hoy en día, en su mayoría son con batería por lo que no necesitar estar enchufados, pero los más antiguos todavía pueden encontrarse en la necesidad de enchufarse.
  • De columna: son los utilizados en fábricas y galpones, de un porte muy importante, consiste en una máquina vertical, apoyada a una pared. Y, en general, posee además una mesa que servirá para el debido sostenimiento del material a perforar. Como parte de su estructura cuenta con un eje vertical por el que sube y baja la mecha
  • De mano: son aquellos de menor tamaño, normalmente se los puede comprar en supermercados de materiales de construcción, y sirven para las perforaciones sobretodo de paredes y maderas pequeñas que pueden realizarse en el hogar. Si bien las hay de muchos tipos y tamaños, sus mechas suelen ser más delgadas. Es perfectamente manuable y altamente recomendable para tareas domésticas, por ejemplo, a la hora de querer colgar un cuadro o colocar un sócalo.
  • Magnético: se trata de una herramienta relativamente más pequeña que funciona de una forma parecida al de columna pero a menor escala. Sirve específicamente para perforar acero, aunque puede usarse de todas maneras para perforar cualquier otro metal. Sus ventajas constan básicamente en ser más manuable, eficaz y seguro ya que cuenta con un sistema de bloqueo de seguridad.



Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.