Tipos de soldadura



¿Qué es una soldadura?

La soldadura cumple la función de unir metales a partir del suministro de calor. Esta unión se puede dar por el aporte de un metal que, una vez fundido por la acción de la temperatura, está destinado a actuar de “pegamento” entre las piezas a ensamblar. Aunque también existe la opción de fundir el mismo metal en donde se trabaja, es decir, sin la aportación de un metal suplementario.

(Soldadura. Ilustración)

(Soldadura. Ilustración)

Hay que tener en cuenta uno de los factores más importantes: la superficie metálica a soldar debe estar limpia para que la unión, fruto de las potencias que se atraen y se repelen molecularmente, se pueda efectuar correctamente. Esto sucede ya que estas moléculas se introducen en el esqueleto sobre el que se está trabajando, para dar origen a la solidificación estructural entre el metal en cuestión y la soldadura.

Formas de soldadura

Para utilizar los diferentes tipos de soldadura, es necesario manipular tanto un equipamiento adecuado como un estilo de técnica, que permita efectuar el trabajo. Se pueden identificar tres clases:

Para utilizar la soldadura homogénea, es necesario que el metal de aporte, posea las mismas características tanto químicas como físicas que la base a soldar, es decir, compartan  la misma naturaleza.

Se diferencian dos tipos dentro de esta clasificación:

1. Soldadura oxiacetilénica: en este caso, el uso de un aporte de material metálico no sería necesario, ya que se puede utilizar el mismo material base para realizar la unión. En este tipo de soldadura, es necesario contar con el material adecuado para poder realizar el trabajo de forma veloz, impidiendo así que la estructura que está siendo manipulada, se enfrié rápidamente, obstaculizando la labor. Esta herramienta se conoce como soplete, y consta de un tanque con acetileno, que se usa como inflamable, y un tanque con oxígeno, que combinados originan la llama que va a unir las piezas de metal.

2. Soldadura eléctrica: Para implementar esta soldadura se debe aprender como ensamblar el metal con el arco, una de las piezas necesarias para poder efectuar el empalme de los fragmentos. Además es obligatorio tener una corriente invariable.

Este método, tiene como objetivo causar la fundición del extremo que se espera soldar, uniendo  profundamente el reborde del objeto metálico con el componente fundido, dando como resultado, una vez que el fragmento se enfríe, un segmento único, fuerte y sin límite de durabilidad.

3. Soldadura autógena: Se ejecuta cuando por ejemplo, tenemos una tubería en el baño que se averió y no es necesario cambiarla, solo soldarla. Entonces se puede manipular este tipo de sutura, en donde la peculiaridad es que se funde el extremo de la misma pieza para ensamblarla con su parte correspondiente. En este caso, ambas extremidades del caño, sin contar con el aporte de otro material metálico. Una vez que vuelve a temperatura ambiente se solidifica, para dar por solucionado la unión entre ambas piezas.



Existen diferentes maneras de efectuar este tipo de ensamblaje: por fusión, por arco eléctrico, por presión, por llama. Entonces, el estilo de soldadura autógena se concibe gracias al aumento de temperatura efectuado en las piezas. Con esto se logra que los átomos se trasladen de un extremo a otro, uniéndose en un solo fragmento, llegando así al resultado deseado.

4. Soldadura heterogénea: A diferencia de la homogénea, necesita la superposición de materiales que procedan de distinta naturaleza. En ese caso, sin el aporte de un material complementario. Aunque existe la posibilidad de que se produzca en materiales de similar procedencia, pero bajo la unión de un metal de aportación de distinto origen.

En este caso se distinguen dos clases:

-Soldadura blanda: esta se ejecuta a partir de un componente de fundición que alcanza temperaturas menores a los 400 c. El material más utilizado es el estaño, que se comienza a fundir cerca de los 200 c. Se emplea en el ensamblaje de circuitos eléctricos de una placa, también para unir cableados eléctricos y en plomería, en caños agrietados.

-Soldadura fuerte: cuando los fragmentes metálicos a unir demandan una enorme firmeza, o en el caso de saberse  de antemano, que la utilidad de la pieza va a ser expuesta a grandes aumentos de calor o bien que conlleve tolerar trabajos muy duros, por lo que se necesita que sea una pieza con una ensambladura resistente a cualquier cambio.  El componte de aportación, se va a fundir en temperaturas que alcanzan hasta los 800c. Los tipos de materiales que se utilizan como fundentes, son combinaciones de cobre, cinc, estaño y plata.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.