Tipos de separación de mezclas



Los tipos de separación de mezclas son los distintos métodos por los que se puede separar una fusión de componentes. El proceso a utilizar será determinado según las propiedades de las mezclas y sus condiciones particulares. La disgregación dará como resultado la división de la fusión en, por lo menos, dos sustancias distintas, que a su vez conservarán su identidad y sus características químicas. Existen variados tipos de separación de mezclas, entre los cuales se destacan los siguientes:

Flotación: Es un proceso trifásico de separación de contenidos minerales a través de la adhesión de átomos de éste tipo a burbujas de aire. En el método de flotación se forma una espuma sobre la superficie líquida que mantiene sobre el nivel del agua las partículas en cuestión. Para lograr este proceso se adhieren reactivos químicos que desarrollan la espuma y le dan estabilidad, además de generar la hidrofobicidad que facilita que los átomos sólidos se adhieran a las burbujas de aire. Su aplicación es principalmente industrial, se utiliza para la recuperación de minerales de cobre en estado de sulfatación, como también para separar y limpiar el agua de contenidos grasos o aceitosos que pudiesen contaminarla.

Cristalización: Es un método de separación líquido-solido que genera la transferencia de un soluto a una etapa cristalina y sólida. Este proceso puede darse por intermedio de un cambio en la temperatura a la que se expone al soluto, como por la alteración de su composición. Debe ser una operación exhaustivamente controlada al mismo tiempo por el transporte de materia y por la aplicación de calor. El sistema más común se da concentrando una disolución para después provocar su enfriamiento controlando las condiciones. De esta manera el soluto deja de ser soluble y a partir de la sobresaturación se forma el cristal. Es un recurso aplicado en la industria del azúcar para la cristalización de la sacarosa, como para obtener aspirina, limpiar al aceite de las ceras o depurar elementos durante la refinación del petróleo.

Filtración: Es una técnica de separación de antaño, utilizado para dividir, mediante un elemento filtrante poroso, un líquido o un gas de los átomos solidificados o las gotículas de un líquido que quedarán resguardadas en la superficie o en el interior filtrante. Por intermedio de esta técnica es posible separar sólidos de líquidos, sólidos de elementos gaseosos, o llevar a cabo una limpieza del aire de sustancias tales como el aerosol, el aceite o partículas alquitranadas. Se puede aplicar desde laboratorios hasta en vastos sistemas productivos.



Tamización: Es la más rústica de las divisiones de partículas. Se utiliza para separar mezclas de dos sólidos constituidos por átomos de diversas dimensiones. Consiste básicamente en pasar un componente combinado por un tamiz, y así colar el elemento más pequeño, que será el que superará el filtro. En la generalidad de los casos se utiliza en las mezclas de sólidos heterogéneos y, al igual que la filtración, tiene incidencia en diversas actividades, algunas de ellas muy complejas. El ejemplo más común de aplicación es el de separar las piedras de la tierra arada, o la arena de sus componentes externos.

Decantación: Es un proceso físico para dividir mezclas heterogéneas. Se puede aplicar en separaciones líquido-líquido o sólido-líquido. La decantación se sirve de las diferencias de densidades de los elementos para efectuar el proceso. Para esto deja los componentes en estado de reposo y ambos se separan quedando el compendio con mayor densidad en el fondo del envase que los contiene, y el de menor densidad más cerca de la superficie. La decantación es una faceta clave en la limpieza de aguas contaminadas, o en la división de la arena del agua.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.