Tipos de rocas metamórficas



Como roca puede definirse la asociación de varios elementos minerales naturales, inorgánicos heterogéneos, cuya composición química puede ser variable. Por tanto, las rocas metamórficas son aquellas rocas compuestas por otras que, por medio de una metamorfosis o transformación, han sufrido distintos cambios o mutaciones.

(La cuarcita es una roca metamórfica no foliada)

(La cuarcita es una roca metamórfica no foliada)

Sus texturas y composición original han sido alteradas debido a las altas temperaturas y presiones, a las que estuvieron expuestas sin llegar a fundirse, puesto que entonces dejarían de ser rocas para transformarse en magma.

Se dice que estas rocas evolucionan en otras y  que esta transformación es lenta y progresiva, conforme al tiempo de exposición a estos cambios. Una de sus características es el aplastamiento de sus minerales presentándose de forma alineada.

Rocas metamórficas: ejemplos

Las rocas metamórficas se clasifican según las condiciones a las que fueron expuestas (es decir, su metamorfosis) y según  su composición físico-química que les da una textura característica.

Según su metamorfosis se encuentran:

  • Rocas ígneas: Se forman por la solidificación o cristalización del magma (roca líquida), cuyo proceso puede ser más rápido o lento según la superficie o profundidad en la que se encuentre.  Este derramamiento de magma puede producirse en la superficie de la Tierra, cuando los volcanes se activan, o por dentro de la Tierra, en las distintas capas tectónicas. Algunos tipos de estas rocas son: diorita, lariolita, pórfido,gabro, basalto y granito.
  • Rocas sedimentarias: Este tipo de roca es comúnmente encontrado en la superficie terrestre. Su proceso es mucho más largo que el de las ígneas, ya que éstas se forman por la acumulación de diferentes sedimentos a lo largo de mucho tiempo y de manera imperceptibles en la vida humana. Este tipo de roca constituye muchos de los lugares geográficos que hoy conocemos como cerros, quebradas y montañas.

Según sus propiedades fisicoquímicas, se encuentran rocas metamórficas con dos tipos de textura (dada por los minerales de los que están compuestas):



  • Foliadas: Este tipo de textura está asociada a que la roca se presenta con cualidades de láminas, o con una disposición en planos de los minerales. Algunas rocas con esta característica pueden ser la pizarra, cuyas capas se desprenden, al ser rotas, formando láminas. Generalmente se presentan en colores oscuros, y entre ellas pueden encontrarse fósiles. El esquisto sufre una metamorfosis más potente, y generalmente elimina los posibles fósiles que en ella pudieron haberse albergado. El gneis es otro tipo de roca con textura foliada y está formado por minerales claros y oscuros y también se caracteriza por haber sufrido una metamorfosis más intensa que a la pizarra. Es similar al granito.
  • No foliadas: La textura no foliada se caracteriza por no poseer ningún tipo de textura relevante. Son más bien lisas, como el mármol, ya que están compuestas por un solo mineral, de grano fino. Algunas de ellas son el mármol antes mencionado, que posee un aspecto blancuzco, cristalino y está compuesto de calcita y sodomita, muy utilizado en la construcción. La cuarcita, compuesta básicamente de cuarzo, y otras como la serpentina, utilizada en revestimientos también de construcción, son otros ejemplos.


Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.