Tipos de respiracion



¿Qué es la respiración?

La respiración es el mecanismo físico por el cual los organismos vivos ingresan al cuerpo ciertos gases necesarios para su subsistencia, y que luego de haber pasado por un recorrido interno, es devuelto al ambiente en forma de otro gas. Es un proceso reflejo, que se da de forma natural en cada cuerpo, y dependiendo de éste, y del medio a donde pertenezcan los organismos.

(Respiración. Ilustración)

(Respiración. Ilustración)

Clasificación de respiración

Existen dos clasificaciones fundamentales de respiración:

1. Aeróbica: Es la respiración celular que se produce en uno de sus componentes, las Mitocondrias, cuando entran en contacto con el Oxigeno atmosférico. Es la respiración que funciona en los seres humanos, los animales y las plantas, en la cual el intercambio es básicamente entre el oxigeno que se encuentra en el aire o en el agua (en el caso de peces y algunos anfibios) y la devolución transformada en dióxido de carbono.

2. Anaeróbica: Este un mecanismo propio de las bacterias y microorganismos, en donde no es necesaria la incorporación de oxígeno. El intercambio de energía se da a través de un proceso conocido como fermentación en algunos casos (láctica, en el caso del yogurt y otros lácteos, o alcohólica, en el caso del vino, por ejemplo) y como respiración anaeróbica en otros, donde el mecanismo es similar al de los aeróbicos, con la diferencia que no interviene ni el oxigeno ni el dióxido de carbono.

A su vez, en los organismos Aeróbicos, también pueden subdividirse las categorías de respiración, dadas la variedad de ambientes y características fisiológicas a las que ellos pertenecen. Estas respiraciones pueden ser:

a. Pulmonar: Realizada por la mayoría de los vertebrados como los mamíferos, anfibios, reptiles y aves, se caracteriza por la presencia de un sistema de ingestión de oxígeno, que comienza desde las fosas nasales, recorriendo el aparato respiratorio hasta derivar en los pulmones, que son los encargados de este intercambio. Los pulmones transfieren el oxígeno ambiental a la sangre a través de los vasos capilares, que a su vez le devuelven al mismo el desecho que el cuerpo no necesita, en forma de dióxido de carbono.

b. Cutánea: La respiración cutánea, como su nombre lo indica, se produce a través del cutis o la piel. Es la respiración característica de muchos invertebrados como los anélidos (gusanos), ciertos moluscos, y como complemento en algunas de las fases de crecimiento de los anfibios. Su mecanismo es similar al pulmonar, pero los vasos sanguíneos están ubicados en la piel de estos organismos, que debe ser muy fina y húmeda y vivir en ambientes de iguales características para ser ejecutada.



c. Traqueal: Los insectos poseen un mecanismo de respiración traqueal o vía tráquea. Ellos poseen un sistema de intercambio con forma tubular, que les permite ingresar el aire directamente desde el exterior ambiental al interior de de su cuerpo, sin utilizar el torrente sanguíneo que en ellos funciona de forma muy lenta. Para ello, estos tubos cuentan con espiráculos que son orificios que se abren y se cierran, posibilitando el intercambio gaseoso.

d. Branquial: Las branquias son pequeños pliegues que se ubican generalmente a los laterales de los organismos que poseen este tipo de respiración, necesaria para los seres que encuentran su hábitat bajo el agua. Las branquias se abren dejando ingresar el agua que es filtrada por los capilares que se encuentran al interior del cuerpo, reteniendo el oxígeno, y devolviendo el dióxido de carbono a su exterior. Es la respiración utilizada en los peces, crustáceos, algunos anélidos marinos y en las larvas de los anfibios.

Respiración vegetal

Las plantas respiran a través de todos sus componentes (raíz, tallos y hojas) los cuales incorporan mediante distintos canales  el oxígeno circuncidante tanto durante el día como durante la noche, aunque este proceso cobra mayor eficacia durante la noche, que es cuando las mismas “queman” la energía obtenida durante el día en la fotosíntesis (y que no debe ser confundida como respiración vegetal). En ese proceso se da el intercambio que permite el ingreso de oxigeno y la salida del dióxido de carbono, característico de los organismos aeróbicos.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.