Tipos de redacción



¿Qué significa “redacción”?

El concepto de redacción se utiliza para hacer alusión a un acto de comunicación que se lleva adelante de manera escrita. Por lo general, antes de que un individuo lleve adelante este acto, en el que se puede comunicar algún conocimiento, idea o experiencia, suele planificar el texto.

(La redacción es un acto de comunicación escrita)

(La redacción es un acto de comunicación escrita)

Esto implica que el emisor debe pensar qué quiere decir, cómo lo quiere decir y en qué orden. Además, debe tener en cuenta que el mensaje, para que pueda ser comprendido por el receptor, debe contar con cohesión y coherencia. Sumado a ello, lo ideal es que el mensaje resulte claro para quien lo lea, así como también conciso. Es por ello que quien lo redacte, una vez que finaliza con el proceso de escritura, debe dedicarse a realizar las correcciones pertinentes, para garantizarse que estos requisitos estén. O bien, puede acudir a otra persona para que revise el mensaje antes de transmitirlo.

Clases de redacción según sus características

De acuerdo a las características que adquiera la redacción del texto, se pueden identificar los siguientes tipos:

1. Literaria: se trata de aquella redacción que busca, por medio de las palabras, expresar una creación artística. Estas creaciones se caracterizan por tener la posibilidad de poder intercalar la ficción con la realidad. Para causar impacto en el lector, el autor suele hacer uso de distintas figuras retóricas, como puede ser la sinécdoque, la metáfora, la comparación, la elipsis, el oxímoron, entre otros ejemplos.

Además de esto, a diferencia de otros tipos de redacción, en donde existen reglas bien marcadas que el autor debe respetar para que su texto tenga validez, en la literaria esto no existe. Los textos no tienen que tener ningún estilo o estructura preestablecida, sino que el autor es absolutamente libre a la hora de redactar y puede valerse de la improvisación sin ninguna limitación. Algunas redacciones literarias pueden ser la poesía, el cuento, la novela, la epopeya, el teatro, entre otros. Lo que tienen en común entre sí es su función estética, esto es, el intento de crear, por medio del lenguaje, belleza.

2. Periodística: esta redacción es la que lleva adelante un periodista, desde un medio de comunicación, con el objetivo de informar, opinar o realizar una explicación sobre un aspecto de la realidad. El hecho sobre la que el periodista escribe siempre debe ser algo novedoso e importante para la sociedad dentro de la cual se transmite el mensaje.

Para que los receptores puedan comprenderlo, el periodista siempre debe tener en cuenta algunas cuestiones en su redacción. Por un lado, esta debe ser sencilla, con oraciones y vocabulario simple para que pueda ser comprendido por el público en general. Es por esto que se deben dejar de lado los tecnicismos y, cuando esto resulte inevitable, siempre se debe explicar su significado de la forma más clara posible. También, las oraciones y los párrafos deben ser cortos, para facilitar y agilizar la lectura. Por otra parte, una vez que el texto esté finalizado, siempre debe ser revisado y corregido para evitar cualquier error, ya sea en la redacción o incluso en el contenido.

Sumado a ello, el lector aprecia las redacciones concisas, que no caigan en rodeos y repeticiones que sean innecesarias. Dentro de la redacción periodística existen tres géneros que siempre deben ser identificados por el medio en el que se comuniquen para evitar confusiones o incluso manipulaciones. Por un lado, se encuentra el texto informativo, por otro el de opinión y finalmente el de análisis.



3. Administrativa: también conocida bajo el nombre de “formal”, esta redacción es la que se usa en las notas, informes, reportes, memorandos, currículos, cartas, etcétera, que circulan dentro de un determinado ámbito laboral o administrativo. Por el ámbito dentro del cual se formulan, estos textos se caracterizan por contar con un estilo neutral y por tener que respetar ciertas estructuras establecidas. Por ejemplo, en un currículo existen ciertos datos que no pueden faltar, como los estudios, la experiencia laboral, datos personales y de contacto de la persona que se postula para un puesto. Es por esto que antes de redactar un texto formal, la persona debe estar al tanto de cómo hacerlo, sino su mensaje no será eficiente.

4. Académica: como su nombre indica, esta redacción es la que se caracteriza por producirse dentro del ámbito académico. Se trata de aquellos textos en los que se expresan investigaciones hechas por alumnos universitarios o investigadores y que se destinan al ámbito de estudio en cuestión, aunque puede ocurrir que por el interés del tema que se aborde el texto, trascienda las barreras del ámbito educativo para convertirse en uno masivo.

La redacción académica tiene como principal objetivo crear conocimiento, es por esto que lo que busca es agregar algún aporte a un determinado tema o bien, revisar lo que ya exista sobre este tema. Dentro de la redacción académica se pueden identificar distintos textos, como por ejemplo las tesis, tesinas, reseñas, monografías, ponencias, ensayos, artículos de investigación o de divulgación, entre otros.

Los textos académicos se caracterizan por tener un tono objetivo, por ser precisos y exhaustivos, por abordar un único tema en profundidad y por respetar un determinado método científico. Además, siempre deben incluir una revisión y compilación sobre los documentos previos que existen sobre el tema a abordar. También, tienen que incluir aportes y novedades confeccionadas por el propio autor, los cuales deben ser validados y justificados de forma adecuada.

Por último, deben contar con una conclusión en la que se haga un repaso del tema y se haga hincapié en los aportes correspondientes. Algo que nunca puede faltar en la redacción académica es una bibliografía en la que se aclare qué textos fueron utilizados y citados para poder desarrollar la investigación.

5. Técnica: la redacción conocida bajo este nombre es la que se caracteriza por contar con un vocabulario y estructura específica que se condice con la disciplina o ciencia dentro de la cual se formula. Esto hace que los textos técnicos suelan ser abordados únicamente por aquellas personas que tengan conocimientos o experiencias en el área dentro de la cual se llevó adelante la redacción. Un ejemplo sería un paper redactado por un biólogo, el cual es muy probable que sólo sea entendido por sus colegas, debido a la complejidad y especificidad que puede tener el tema abordado.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.