Tipos de reciclaje



¿Qué significa “reciclaje”?

El término reciclaje hace alusión al proceso al que se someten aquellos materiales que ya no sirven más, para que puedan ser reutilizados. De esta manera, se reducen los volúmenes de basura, se evita el consumo extremo de recursos naturales y se ahorran importantes cantidades de energía, lo cual resulta sumamente beneficioso para el medioambiente.

Para poder llevar adelante el proceso de reciclaje, es necesario que previamente se separe y clasifique a la basura ya que, de acuerdo a sus características se somete a un proceso diferente.

(Separar la basura es el primer paso del reciclaje)

(Separar la basura es el primer paso del reciclaje)

Reciclaje: su clasificación

Los tipos de reciclaje que se identifican son los siguientes:

De plástico:

Dentro de esta variante se encuentran los siguientes procesos:

1. Químico: este proceso de reciclado es uno de los más complejos puesto que consiste en romper los polímeros de las moléculas que dan como resultado materia prima. Una vez que esta es obtenida, se la recicla para producir nuevos elementos. Para llevar adelante este procedimiento, no es necesario separar las distintas variantes de plástico, lo que agiliza el trabajo.

Para romper las moléculas, se pueden aplicar distintos procesos, como la hidrogenación, que consiste en aplicarle calor e hidrógeno a los plásticos hasta convertirlos en petróleo sintético. La gasificación es otro proceso y consiste en calentar al plástico a partir de oxígeno o aire para obtener hidrógeno y monóxido de carbono, que es utilizado para la producción de nuevos materiales. Pirolisis es el que permite reciclar el plástico elevando su temperatura al vacío, lo que produce hidrocarburos, aptos para ser aplicados en la refinería.

2. Mecánico: por medio de este proceso, un material compuesto de plástico, como puede ser una botella, se somete a un proceso mecánico para poder ser reutilizado. A estos plásticos, que son producidos en fábricas, se los conoce bajo el nombre de scrap y resulta ser uno de los materiales más sencillos de reciclar por sus características químicas homogéneas.

Puede ocurrir que la basura que se utiliza dentro del reciclaje mecánico sea de tres formas. La primera de ella es cuando los plásticos se reciclan junto con otros materiales, como puede ser metal o cartón.  Otra variante es cuando se reciclan distintas clases de plástico en el mismo proceso y, por último, cuando se recicla una sola variante de plástico, gracias a un proceso de clasificación y separación de basura previo.

3. Por degradación térmica: por medio de este proceso se pueden reciclar, a la misma vez, diversas variantes de plástico y, al mismo tiempo, en enormes cantidades. Para esto se somete a los materiales a procesos para romper sus moléculas que pueden ser catalíticos o térmicos.

De papel:

El papel puede ser reciclado prácticamente en su totalidad, salvo algunos especiales, por sus características químicas. Para esto, debe ser reducido a una pasta y combinarlo con madera, que también se encuentre en estado pastoso. Gracias a este proceso, se puede reducir no sólo el consumo de energía y los volúmenes de basura, sino que también ayuda a reducir la tala de árboles.

De baterías y pilas:

El reciclaje de estos materiales es esencial para reducir su volumen y proteger el medioambiente. Se debe tener en cuenta que estos objetos están compuestos por elementos como zinc, níquel o cadmio, que pueden ser sumamente perjudiciales para el agua y el suelo. Es por esto que los usuarios deben arrojar sus pilas en contenedores especiales, para que no se mezclen con otros residuos, sino que puedan ser trasladados a centros de reciclaje específicos, donde se las tritura y recupera aquellos materiales que pueden ser reutilizables. Una forma de evitar que contaminen es colocándolas en una mezcla de cemento y conformar un bloque para que de esta forma no entren en contacto con el medioambiente.



De aluminio:

Por medio de un proceso de fundición, elementos que contengan aluminio pueden ser reciclados. Este procedimiento es sumamente positivo puesto que permite ahorrar importantes cantidades de energía, costos y tareas que se requieren para extraer el aluminio directamente de la naturaleza.

De vidrio:

Una ventaja que tiene este material es que puede ser reutilizado una innumerable cantidad de veces. Para poder llevar adelante el proceso de reciclaje, el cual permite un importante ahorro de energía, es necesario clasificar el vidrio de acuerdo a su color. Luego de esto, se lo limpia, quitándole etiquetas, tapas u otros materiales. Finalmente, se lo funde y mezcla con elementos como arena, caliza e hidróxido de sodio. Una vez hecho esto, se pueden producir nuevos productos de vidrio.

De Tetra Pak:

Los envases como estos se caracterizan por estar compuestos de aluminio, tinta, papel y polietileno, lo que permite que puedan ser reciclados. De esta forma se ahorran importantes cantidades de agua, energía, tala de árboles y combustible. El procedimiento más común para su reciclaje es separar, por medio de agua, los distintos componentes, para luego reciclarlos de forma separada. Es decir, el papel por un lado, el aluminio por otro y el polietileno por su parte. En los últimos tiempos se han visto formas más originales de reciclar estos materiales, sin tener que separar sus componentes. En vez de esto, se los utiliza en su totalidad para fabricar carteras, billeteras, adornos, o incluso como muros y aislantes sonoros.

De cemento:

Hasta hace algunos años, los escombros que resultaban de alguna demolición eran arrojados en descampados o espacios habilitados para ello. Pero, en los últimos tiempos se ha logrado comprobar que reciclar el cemento puede resultar ventajoso puesto que ahorra costos, energía, transporte y evita enormes volúmenes de basura y resulta más sano para el medioambiente.

Para esto, se colocan los bloques de cemento en moledoras, donde son triturados. Una vez que se logra reducir su tamaño de forma significativa, se los entierra en pozos profundos. Incluso, en algunos casos los restos de cemento son utilizados para la fabricación de nuevas calles. Lo que se debe tener en cuenta antes de enterrar los escombros es que estos no contengan pintura de plomo, puesto que esta resulta muy peligrosa para el suelo y el medioambiente en general. Esta es la única desventaja que puede presentar el reciclado de cemento.    

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.