Tipos de psicosis



¿Qué significa “psicosis”?

La psicosis es un término utilizado en psiquiatría y psicología para determinar una enfermedad mental en la que el paciente tiene una visión de la realidad distorsionada.

(Los psicóticos tienen una visión distorsionada de la realidad)

(Los psicóticos tienen una visión distorsionada de la realidad)

Estas pueden tener alucinaciones o delirios y presentan un cambio de personalidad, comportamiento extraño, visiones, etc. Suelen tener problemas para socializar y no pueden llevar una vida cotidiana normal. Además, en muchos casos pueden convertirse en un peligro para la comunidad o para si mismos.

Psicosis: clasificación

Su clasificación se encuentra en el Manual estadístico y diagnostico de los trastornos mentales:

Esquizofrenia: Trastorno mental crónico y grave, alteración de la realidad. Persistente cambio de conducta y desorganización neurológica y psicológica, alucinaciones, delirios, conducta inapropiada. Los adultos jóvenes son los más afectados. Su duración varia según la persona, sin embargo esta tiene un promedio de vida de entre 10 a 15 años menos de una persona que no la padeció.

El paciente en cuestión puede curarse con la toma de antipsicóticos y muchas sesiones de psicoterapia y rehabilitación profesional y social. No se conoce la causa biológica para este tipo de enfermedad.

Existen muchos tipos de esquizofrenia: paranoide de esquizofrenia, desorganizado de esquizofrenia, catatónico de esquizofrenia, residual de esquizofrenia, indiferenciado de esquizofrenia, entre otros.

Paranoia o trastorno delirante: Presencia de delirios donde uno se encuentra continuamente en peligro. Sensación de angustia y persecutoria. Delirio de grandeza, etc. Trastorno crónico con periodos de mayor o menos intensidad. Los pacientes suelen tener muy baja autoestima por lo que su cerebro solo acumula datos que confirman los prejuicios, como resultado se da esta emoción de persecución continua.

Psicosis inducida por tóxicos: Causada por drogas o alcohol o bien síndrome de abstinencia, tras consumir por tiempo indeterminado y luego dejar el tóxico repentinamente. Los síntomas incluye delirios, alucinaciones, etc. Generalmente desaparecen una vez concluidos los efectos de la sustancia o la desintoxicación, sin embargo existen casos donde los síntomas siguen perdurando.

Psicosis orgánica o trastorno psicótico debido a enfermedad médica asociada: En ocasiones estos síntomas aparecen como consecuencia de alguna enfermedad o lesión que involucre al cerebro. Los síntomas más comunes suelen ser amnesia, confusión, alucinaciones, etc.

Trastorno bipolar o trastorno esquizoafectivo: Alteración de la parte afectiva. El enfermo suele tener cambios repentinos de humor, pasar de un estado de gran excitación a la melancolía en cuestión de minutos.



Pueden presentarse síntomas psicóticos, como las alucinaciones, y esto en ocasiones afecta mucho al paciente, por ejemplo si este se encuentra en un estado depresivo puede escuchar voces que lo induzcan a suicidarse o si se encuentra en un momento de euforia creerá que es capaz de lograr cualquier cosa. Se recomienda el uso de antipsicóticos y la psicoterapia. Es controlable ya que se considera una enfermedad de por vida.

Trastorno esquizofreniforme: Se distinguen los mismos síntomas que la esquizofrenia, sin embargo su duración no se prolonga más de seis meses.

Trastorno psicótico breve: Sintomatología psicótica aguda, el enfermo no logra conectarse con la realidad. Suele ser un síntoma de otra enfermedad, como el Alzheimer, el delirium inducido por sustancias, etc.; En algunas ocasiones es probable que este episodio dure menos de un mes.

Existen tres clases. Con desencadenante grave: Los síntomas aparecen cuando ocurre un episodio en particular. Sin desencadenante grave: cuando los síntomas aparecen sin motivo aparente. Y, por último, de inicio en el posparto: cuando los síntomas aparecen en las primeras cuatro semanas después del parto.

Trastorno psicótico compartido: conocido también como “locura compartida por dos” es una enfermedad psicótica que ocurre muy raramente, cuando un individuo le trasmite a otro el mismo tipo de psicosis. Generalmente estos pacientes tienen una relación muy estrecha y poca interacción con otras personas.

Se clasifica de dos maneras: Folie imposée, la persona dominante delirante crea en la otra persona el mismo cuadro clínico. Se cree que si la segunda persona no hubiese estado en contacto con el enfermo, no se hubiera visto afectado. Y Folie simultanée, dos personas, que sufren de psicosis, alimentan los delirios del otro haciéndolos similares.

Depresión psicótica: Depresión aguda seguida de síntomas psicóticos sin que se distinga el trastorno bipolar ya que no se perciben cambios de humor repentinos. Los pacientes presenta ideas delirantes, creencias y sentimientos equivocados, etc. Su duración es indefinida y puede ser tratada combinando antipsicóticos y antidepresivos. La terapia también es fundamental.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.