Tipos de proteínas



¿Qué son las proteínas?

Las proteínas son las moléculas orgánicas que están compuestas por aminoácidos. La distribución básica de una proteína es una cadena de aminoácidos, y consta de veinte formas diferentes, que se acoplan entre sí por enlaces péptidos. Estas moléculas se caracterizan por utilizar información codificada en los genes, para ensamblarse.

(Ejemplos de proteínas)

(Ejemplos de proteínas)

Las proteínas son el sostén de la vida, los organismos vivos, necesitan de éstas para repararse y mantenerse a sí mismos. Es decir, cumplen una función esencial en el mantenimiento del cuerpo, en la reparación y fabricación de células nuevas.

Clasificación de los aminoácidos

Según su tipo, las proteínas pueden ser clasificadas en:

1. Proteínas simples u holoproteínas: a través de hidrólisis, es decir, al degradarse, producen solo aminoácidos.

2. Proteínas conjugadas o heteroproteínas: al igual que las simples, al degradarse, ocasionan aminoácidos, pero también otros compuestos orgánicos e inorgánicos. La fracción no protética de una de estas proteínas se designa con el nombre de “grupo prostético”.

Esta diversidad de proteínas se subclasifica teniendo en cuanta la naturaleza de sus conjuntos prostéticos en:

  • Nucleoproteínas (Ac. Nucleíco)
  • Metaloproteínas (Metal)
  • Fosfoproteínas (Fosfato)
  • Glucoproteínas (Glucosa)

Otros rasgos a tener en cuenta

Se debe considerar que, por su conformación poseemos a las proteínas fibrosas, que se especifican como sistemas protectores, hebras, siendo ejemplo de éstas, la queratina en el cabello y piel, como también en las cutículas, y otras  como la miosina de contracción muscular y la elastina del tejido conjuntivo. Son corporalmente resistentes y no son solubles en agua.

Por otro lado, las proteínas globulares se hallan establecidas por ligaduras polipetídicas plegadas, acogiendo formas esféricas o globulares compactas. Es el caso de las enzimas, los anticuerpos y las hormonas. Desempeñan una función dinámica en el interior de la célula, y en su generalidad, si son pequeñas, son asequibles en estructuras acuosas.

Seis categorías

Dentro de las proteínas se pueden establecer seis categorías:



  • Albúminas: son moléculas de gran tamaño, que se disuelven en agua y coagulan por el calor. Podemos hallarlas en la albúmina en el huevo, en el suero sanguíneo, en la caseína de la leche y en muchas plantas.
  • Globulinas: moléculas grandes, solubles en agua y se coagulan a altas temperaturas. Éstas se descubren en los anticuerpos en la sangre, en el suero, en el huevo y básicamente en las semillas.
  • Prolaminas: no se disuelven en agua, pero sí en soluciones acuosas de etanol.
  • Glutelinas: son solubles en soluciones de ácidos y bases diluidos, no pudiendo disolverse en agua.
  • Histonas: proteínas de baja abundancia molecular, además de ser solubles en agua. Se localizan asociadas con ácidos nucleicos, y no se coagulan sencillamente por el calor.
  • Prolaminas: Contienen aminoácidos esenciales. No se coagulan con el calor ni se disuelven en agua ni en alcohol absoluto, solo al 60 y 80% .

Las proteínas según sus orígenes

Adentrándonos en el origen de las proteínas, y en correspondencia a nuestra nutrición, podemos descubrir también que las proteínas se clasifican en proteínas de origen animal o vegetal:

-En el caso de las proteínas de origen animal, constan de dos tipos:

  • Fibrosas: asumen como ocupación, el resguardo y soporte de los tejidos.
  • Globulares: organizadas por líquidos que son de posible asimilación y que disfrutan de un gran contenido de aminoácidos fundamentales.

-En el caso de las proteínas de origen vegetal, se pueden distinguir:

  • Glutelinas: son células muy flexibles, fundando el elemento primordial del gluten.
  • Prolaminas: proteínas de fácil disolución en alcohol.


Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.