Tipos de presupuesto



Los tipos de presupuesto hacen alusión, dentro del mundo de la economía, las finanzas o la administración, a la suma de dinero que se prevé que será la necesaria para poder afrontar un determinado gasto. El presupuesto puede ser diseñado por una familia, empresa, gobierno o cualquier entidad que considere necesaria su realización para poder planificar a futuro.

Los presupuestos pueden ser clasificados de la siguiente manera:

Para el sector privado: estos presupuestos son los que se diseñan en una entidad privada para prever los gastos a futuro que deberán afrontarse. Por lo general, estos son diseñados por el departamento administrativo de la entidad y pueden ser confeccionados tomando en cuenta períodos de tiempo de mayor o menor extensión.

Para el sector público: como su nombre indica, este tipo de presupuestos son los que realizan las entidades públicas u organismos de cualquier clase. Estos pueden ser a corto o largo plazo y pueden ser a nivel nacional, provincial o municipal, dependiendo los casos. El diseño del presupuesto del sector público dependerá de la recaudación de impuestos y en él se establecen prioridades, dentro de las que se suelen encontrar salud, educación, seguridad, entre otras, que son a las que más dinero se les destina.

Flexibles: presupuestos como este son los que se diseñan teniendo en cuenta a varias actividades que implicarán un gasto a futuro. Como su nombre indica, con el paso del tiempo, si se presentan circunstancias que modifiquen los gastos estipulados, pueden ser modificados, detallando específicamente qué actividades son las que se verán afectadas. Por lo general, estos son los presupuestos que se diseñan dentro del sector privado, y son llevados adelante por el departamento de administración, teniendo en cuenta los costos y las ventas.

Rígidos: esta clase de presupuesto es la que suele utilizarse en el sector público, para prever los gastos que precisará la administración a lo largo del año o un determinado plazo medianamente extenso. En general, se diseñan para una determinada actividad y tienen como característica principal que no se modifican aunque existan modificaciones en el contexto que impliquen un mayor gasto del especulado a la hora de diseñarlo. Esto implica que no se tienen en cuenta cuestiones como la economía, la política, lo jurídico ni la demografía en la que la entidad se encuentre inmersa, todos elementos que varían constantemente.

A largo plazo: los presupuestos que prevén los gastos a lo largo de un período de tiempo extenso son confeccionados tanto dentro del ámbito privado como del estatal. Dentro del ámbito privado, estos presupuestos se realizan tomando en cuenta los activos fijos que deberán ser adquiridos y, a su vez, prevén posibles gastos de los próximos cuatro años, dando detalles del primer año y colocando datos más generales de los tres siguientes. Cuando finaliza el primer año, que fue el que más se detalló, ya se tiene una guía de cómo será el siguiente, por lo que se pueden especificar más los gastos previstos para los próximos 12 meses.

A corto plazo: a diferencia de los presupuestos anteriores, los de este tipo, prevén los posibles gastos tomando en cuenta un período no mayor al año y pueden ser diseñados tanto en el sector público como privado. Al ser más acotados en cuanto al tiempo, tienen la ventaja de que se acercan mucho más a la realidad y a los cambios económicos que pueden ir trastocando los precios tenidos en cuenta en un primer momento.

De producción: por medio de este presupuesto se busca reflejar qué suma de dinero le costará a la entidad producir aquel servicio o bien que ofrece. Para lograr esto, se debe colocar en detalle qué costo tiene para la empresa las máquinas que utiliza, los recursos humanos, los insumos, las materias primas o cualquier contratación que sea necesaria para concretar la producción.



De ingresos: también conocido bajo el nombre de “ventas”, es en el que se vuelcan todos los ingresos de la organización. Un rasgo que identifica a estos presupuestos es que son extremadamente detallados, para que aquel que lo lea pueda saber de dónde proviene exactamente cada una de las sumas que ingresaron al negocio. Además, se establece un detalle que identifica qué suma de dinero se traducirá como beneficio y qué monto quedará como de ingresos.

De gastos: los presupuestos de este tipo, también conocidos como de “compras”, son los que permiten plasmar los gastos que tendrá la entidad, ya sean los flexibles o los fijos. En este se deben tener en cuenta las sumas gastadas en servicios, alquileres o algún suministro en particular, como podría ser una máquina o alguna construcción. Gracias a este presupuesto, el sector administrativo y las autoridades interesadas podrán tener un conocimiento detallado de los gastos que implica producir el bien o servicio que se ofrece.

Del flujo de caja: el presupuesto conocido bajo este nombre es el que refleja el flujo de caja, esto quiere decir, las sumas de dinero destinadas a compras y gastos, por un lado. Y, por otro lado, el dinero recibido a partir de inversiones o ventas. Tomando en cuenta la diferencia entre ambos se puede determinar si la organización tiene ganancias o pérdidas. Es decir, si gasta más de lo que gana o gana más de lo que gasta. También, gracias a los números que arrojan estos presupuestos se pueden planificar comprar futuras, que sean significativas, y la toma de préstamos.

Maestro: un presupuesto como este se diseña englobando a todo el conjunto de presupuestos que se hayan diseñado al interior de la entidad. En este se toman en cuenta tanto los pasivos como los activos, lo que les permitirá a las máximas autoridades de la entidad la posibilidad de conocer el valor neto de la misma.

De ingresos y gastos: los presupuestos como estos son los que reflejan los gastos que una entidad tendrá en un determinado período de tiempo y los ingresos que recibirá en ése mismo período. Aquí es necesario aclarar cuáles serán los gastos fijos pero también los variables y lo mismo debe ocurrir con los ingresos.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.