Tipos de predicado



La gran mayoría de las oraciones son bimembres, es decir, se organizan en torno a la idea de una acción realizada por un agente. Por lo tanto, estructuralmente las oraciones se dividen en dos componentes principales: el agente, que se puede presentar en una amplia gama de formas y niveles de complejidad (incluso a veces en apariencia ausente), al que llamamos sujeto; y la acción realizada por dicho agente, que también puede presentar diversos niveles de complejidad y que denominamos predicado. Por tanto, el predicado refiere o predica en relación con la entidad que conforma el núcleo del sujeto. La función del predicado (que por lo general es verbal), es fundamental, sin ella no existiría forma de expresar acciones o atributos. Es interesante notar que la sola mención de un sustantivo que podría ser núcleo de un sujeto (por ej.: “La maestra”) no conforma una oración, mientras que la sola mención de un verbo (como “Llueve”), conforma una oración unimembre.

Los complementos que puede tener el predicado se dividen entre los objetos directos (designan la entidad que complementa el verbo), objetos indirectos (designan al receptor de la acción), complementos circunstanciales (designan a la circunstancia que acompaña a la acción que describe el verbo) o predicativos (designan una propiedad, obligatoria o no, según el tipo de verbo).

Sin embargo, se pueden hacer una distinción entre dos tipos de predicados:

Predicado verbal: Sus núcleos, sus verbos principales, son verbos no copulativos, es decir, verbos que no necesitan per se de algo que los complemente y, por lo tanto, representan el núcleo de la oración. Se subcategorizan entre los predicados verbales activos (cuando el sujeto de la oración es el agente que realiza las acciones) y los predicados verbales pasivos (cuando el sujeto es paciente o receptor de la acción).

Predicado nominal: Su núcleo es un verbo es copulativo, por lo que requiere de un complemento (predicativo). Los verbos copulativos más comunes son ser, estar, parecer, permanecer. Es imposible pensar una oración en la que aparezcan estos verbos sin complementar. En muchos casos el verbo copulativo está elidido, reemplazado por una coma. Tienen una división interna según qué tipo de agente complemente a ese verbo copulativo.

Predicado nominal: su núcleo es un sustantivo o un adjetivo (Ej.: Francisco está enfermo).

Predicado adverbial: el núcleo es un adverbio (Ej.: La misma historia, todos los fines de semana).

Predicado verboidal: el verbo copulativo precede necesariamente a un gerundio, infinitivo o participio (Ej.: Los jóvenes, estudiando)




Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.