Tipos de precipitaciones



¿Qué son las precipitaciones?

Según la meteorología, se denomina precipitación a la caída de agua desde la atmósfera hacia la superficie terrestre donde se depositará y, en algunas ocasiones, se acumulará.

Ahora bien, es importante aclarar que para que un fenómeno de estas características pueda establecerse como una precipitación, es condición fundamental que la condensación se dé a nivel atmosférico (y no a nivel del suelo). Además, podemos mencionar que estas pueden ocurrir en forma sólida o líquida dependiendo de las propiedades que posea el agua en el momento de la caída.

(La lluvia es un tipo de precipitación)

(La lluvia es un tipo de precipitación)

Algunos tipos de precipitaciones

-Lluvia: alude al descenso de múltiples gotas de agua desde el cielo. su grado e intensidad serán absolutamente variables dependiendo de varios factores relacionados al ambiente como ser por ejemplo, la temperatura o la humedad. Las diferencias de cada caso estarán dadas por la cantidad de gotas y el tamaño de las mismas, y se medirán en milímetros por minuto u hora según lo que se pretenda estudiar.

A su vez, existen tres tipos de lluvia según el modo en el que se de la condensación que derivara en la lluvia. Estos son: lluvias orográficas (vinculado a la diferencia de altura y temperatura en cordilleras montañosas), convectivas (masa de aire caliente que al ascender se enfría y condensa) y frontales (choque frontal de masas de aire a distinta temperatura).

-Llovizna: esta se deriva del concepto anterior, ya que refiere al depósito de gotas muy pequeñas, o también llamadas finitas (delgadas); mas pegadas entre sí, y de manera pareja y uniforme. Normalmente constituyen un fenómeno que antecede o sucede a una lluvia; o bien que se da en un momento intermedio en el que desciende la intensidad, la cantidad de gotas y disminuye su tamaño. Al ser consideradas de menor importancia es lógico que estén asociadas a consecuencias menos dramáticas que las anteriores.

-Nieve: por el contrario a las recién mencionadas, esta es considerada una precipitación de tipo sólida, ya que el agua es depositada en un estado más consistente y compatible con las propiedades de los cuerpos sólidos. Consiste puntualmente en la caída de cristales de forma hexagonal de hielo que caerán en forma individual o en pequeños grupos, pudiendo formar un manto blanco cobertor del suelo. Para que este tipo pueda tener lugar debe haber ciertas condiciones climáticas básicas dadas, como ser por ejemplo una temperatura promedio de cero grados centígrados, y un grado de humedad preferentemente bajo entre otros.



(Cuando nieva, caen copos hexagonales)

(Cuando nieva, caen copos hexagonales)

-Granizo: también de tipo sólido, hace referencia al descenso de fracciones de hielo de diferentes medidas. En términos más ordinarios, consiste en la caída de pequeñas piedras de hielo. Si bien su contextura puede ser relativamente variable en elementos como ser su brillantez, su opacidad o transparencia, o su forma normalmente irregular; hay determinadas características que serán imprescindibles como ser que su tamaño oscile entre 5 y 50 milímetros. En este caso también debe haber condiciones climáticas específicas dadas.

-Neviscas: se trata de una nevada más liviana, es decir, de la caída de nieve de menor consistencia. Por otra parte su duración será estrecha, ya que se podrá ver durante unos pocos momentos; a lo sumo en reiteradas ocasiones. Pero su principio y fin estarán claramente establecidos. En este caso, las condiciones climáticas constarán de una humedad mucho mayor, lo que hará imposible la supervivencia en el tiempo del copo de nieve en el suelo. Es decir, que el hielo se derretirá y desaparecerá con mayor rapidez y facilidad, lo que instaurará como característica principal su incapacidad de acumularse y formar un manto blanco.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.