Tipos de póliza



¿Qué es una póliza?

Una póliza es un documento escrito donde se plasma un contrato de seguro por lo que se reflejan los derechos y obligaciones de las partes. Estas partes son quien contrata, que también se llama tomador,  y la compañía de seguros, y entre ambos se establecen los beneficios e indemnizaciones en caso de que se dé un siniestro.

(Póliza. Ilustración)

(Póliza. Ilustración)

El seguro puede aplicárseles tanto a personas como a cosas, cubren a nivel económico diferentes tipos de riesgo por lo cual hay que asegurarse antes de contratar cuales específicamente son y lo que se excluye.

Debe figurar en el mismo la fecha en la que comienza a surtir efectos ya que puede ser distinta a la fecha de contratación que es el día que se firma, de ser así debe estar expresamente aclarado. Corresponde que figure el importe de las cuotas y cada cuánto tiempo debe ser abonada (también llamada periodicidad de las primas), pueden ser mensual, bimestral, trimestral, semestral o anual.

Las cláusulas son redactadas por el asegurador y tienen gran importancia ya que reglan el objetivo del contrato, la extinción del mismo y demás cuestiones relevantes por lo cual deben figurar de  forma clara y precisa para el correcto entendimiento.

Las partes de una póliza

Toda póliza está compuesta por tres partes esenciales.

  1. Condiciones generales: son aquellas cláusulas que deben estar obligatoriamente en todo tipo de contrato de póliza.
  2. Condiciones particulares: son las que deben expresarse según el tipo de póliza del que se trate, esto sería específicamente lo que lo diferenciaría de otra clase de póliza.
  3. Condiciones especiales: hace referencia a las cláusulas que se redactan en cada póliza en particular.

Pólizas: clasificación

Terceros: cubre los daños que una persona como conductor de un vehículo pueda ocasionarle a otra, incluye la cobertura de la “responsabilidad civil obligatoria”(es imprescindible en toda clase de póliza) también puede cubrir, opcionalmente, la “responsabilidad civil voluntaria”, “seguro del conductor”, “defensa jurídica” y “asistencia en viaje”.



-Terceros ampliado o combinado: cubre los mismos daños que en el caso anterior, pero capta a los contratantes brindándole más beneficios cubriendo otros daños que abarcarían el robo del vehículo, incendio, y lunas (son casos de rotura).

-Todo riesgo: abarca los dos tipos anteriormente descriptos pero incluye los daños que el asegurado mismo por su propia culpa le haya ocasionado. Opcionalmente algún asegurador puede cubrir daños como defensa en multas, grandes daños, préstamos de reparación, vehículos de sustitución y demás.

-Todo riesgo con franquicia: es similar al de “todo riesgo” pero en este caso el asegurado mismo paga los gastos de los daños producidos hasta el monto de la franquicia pactada, una vez superada paga los daños el asegurador.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.