Tipos de pirámides



¿Qué son las pirámides?

Las pirámides son poliedros constituidos por una base, y por triángulos, que convierten en un punto denominado ápice, o vértice primario, ya que existen otros, tantos  como número de polígonos conformen la pirámide.

Distintas pirámides:

Pirámide recta: Es aquella que contiene caras laterales que son triángulos isósceles. La altura, además, cae al punto medio de la base.

Pirámide oblicua: El requisito principal es que al menos una de sus caras laterales no sea un triángulo isósceles.

(Pirámides Recta y Oblicua. Ilustración)

(Pirámides Recta y Oblicua. Ilustración)

Pirámide regular: Es la pirámide recta limitada por un polígono regular (aquella figura cuyos lados y ángulos son iguales entre sí), que conforma la base, y por el número de triángulos que coincidirá con la cantidad de lados que tenga la base.

(Pirámide Regular. Ilustración)

(Pirámide Regular. Ilustración)

Pirámide convexa: Es aquella que tiene como base un polígono convexo, en el que todos los ángulos interiores miden menos de 180º y todas las diagonales son interiores.

Pirámide cóncava: Tiene como base un polígono cóncavo, es decir una figura en la que al menos uno de sus ángulos internos sea menor a 180º.

(Pirámide Regular. Ilustración)

(Pirámide Regular. Ilustración)

Pirámides famosas

En un orden extra-matemático se destacan las construcciones piramidales.

(Necrópolis de Guiza)

(Necrópolis de Guiza)

Existen algunas muy famosas, tales como:

Gran Pirámide de Guiza: Fue construida alrededor del año 2500 antes de Cristo por orden del  faraón Keops, de allí que ésta sea también conocida como la Gran Pirámide de Keops. Es el gran emblema de la antigua civilización egipcia, una de las Siete Maravillas del Mundo y la única de éstas que aún se mantiene en pie. Hasta el siglo XIV fue la edificación más alta del planeta, y su construcción es un enigma que sigue sin resolverse, y que ha dado lugar a las más variadas especulaciones.



La leyenda dice que el reinado de Keops estuvo atravesado por una profunda crisis económica y social, que llevó a miles de egipcios a vivir en la indigencia, sin embargo la ambición del segundo faraón de la cuarta dinastía por dejar un legado eterno lo impulsó a prostituir a su propia hija para obtener los fondos necesarios para llevar a cabo la construcción de la pirámide con la mano de obra de los trabajadores más cualificados y bajo el estricto control de matemáticos, astrónomos y demás que supervisaron la edificación de la milenaria obra, compuesta por dos millones de bloques de piedra, algunos de los cuales llegan a pesar hasta sesenta toneladas, y que le dan forma a la pirámide de ocho caras laterales y 146 metros de altura, que fue la cabeza de la mayor necrópolis del mundo.

Pirámide de Kefrén: Denominada también pirámide de Jafra, es la segunda en importancia en la Necrópolis de Guiza por detrás de la de Keops. A menudo se la confunde con ésta última ya que en la antigüedad fue llamada la Gran Pirámide, por estar ubicada sobre una meseta y presentar un ángulo más inclinado en sus caras exteriores, lo que a simple vista genera la creencia de que es más alta que la de pirámide de Keops.

Fue utilizada por los egipcios como templo funerario y también albergó los talleres de los trabajadores y almacenes. A sus pies se erige la famosa Gran Esfinge de Guiza, de veinte metros de altura. Debido a la erosión de cúspide de la pirámide de Keops, en la actualidad la de Kefrén es la más alta de las construcciones egipcias con 143 metros de alto.

Pirámide de Micerino: Su nombre egipcio es Menkura, y es la más pequeña de las tres pirámides de la Necrópolis de Guiza, la mayor ‘ciudad-cementerio’ de la historia. Conocida también como la Pirámide Divina, por ser casi exclusivamente un templo funerario, es la que presenta el peor estado, ya que al ser la más pequeña de las tres con 65 metros de altura fue con frecuencia blanco de los saqueadores, aunque estos jamás pudieron acceder a su cámara funeraria.

En el siglo XX arqueólogos encontraron en un subsuelo de Micerino un ataúd con una momia que pensaron que, por fin, podía ser de Menkaura, el faraón que ordenó construir la pirámide, sin embargo luego se comprobó que no era así. En 1837, un barco británico que trasladaba un sarcófago encontrado en la cámara funeraria de la pirámide naufragó en las costas de Cartagena, España. Nunca se logró comprobar si dentro del sepulcro yacía el cuerpo momificado del faraón, aunque se presume que no. El destino de los restos de Menkaura continúa siendo un misterio.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.