Tipos de piercing



¿Qué son los “piercing”?

Un piercing es un aro o arete, generalmente de acero quirúrgico, que es colocado en alguna parte del cuerpo humano a modo de adorno, por medio de una perforación realizada por un profesional especialista en el tema.

También se le llama piercing a la acción de perforar, pero dado su uso, hoy en día es usada para denominar este tipo de aros. Esta práctica debe realizarse cuidadosamente, y será imprescindible la utilización de material correctamente esterilizado o descartable en su defecto, dada la gran posibilidad que existe de contraer enfermedades tales como el SIDA o Hepatitis B durante el procedimiento.

(Existen piercing para distintas partes del cuerpo)

(Existen piercing para distintas partes del cuerpo)

Debe aclararse, que si bien en la mayor parte de la población estos son realizados de manera voluntaria, por gusto; en algunas sociedades del mundo esto constituye un ritual básico, y es parte absolutamente corriente de su cultura. En ellas, es frecuente encontrar por ejemplo, que se comience a colocar piercings a los niños desde pequeños.

Clases de piercing

Faciales: son aquellos realizados en diferentes zonas del rostro, según las cuales se van a clasificar. Cada uno de ellos tiene a su vez múltiples subdivisiones con nombres específicos, que serán mencionadas en cada área.

  • Ceja: son los realizados en la hilera de bello ubicada por encima del globo ocular, o en sus áreas contiguas (cercanas). Pueden ser de diferentes colores, tamaños formas; pero su clasificación principal está dada por su ubicación. De esta manera puede encontrarse el anti-ceja (posicionado por debajo del ojo, justamente en el opuesto a la ceja), y el llamado ceja horizontal (ubicados en forma horizontal sobre la ceja). Para este último existen muchos modelos especialmente diseñados.
  • Nasales: en este caso, como su nombre lo indica, son colocados en la zona de la nariz; ya sea en el tabique o zona superior o en las fosas nasales (zona inferior). En el caso de los ubicados en el tabique reciben diferentes nombres como ser: septum o puente, y por lo general su forma está dada por un círculo casi cerrado por completo, con una pequeña abertura. Aunque estos sean los más comunes, existen otros tipos con diferentes formas que también pueden ser utilizados. Por otra parte, los de las fosas nasales son básicamente iguales a los aros abridores utilizados en orejas de bebes.
  • Labios: en esta zona existen dos tipos fundamentales, diferenciales básicamente en su forma, cantidad de aros que implica, y su ubicación especifica en los labios. Estos son llamados comúnmente medusa y mordida de serpiente. El primero trata de un solo arete en la zona media del labio superior, también conocida como gota. En el segundo caso, se refiere a dos aros ubicados uno en cada extremo del labio inferior.
  • Lengua: como se hace referencia, son colocados en la lengua. Generalmente tienen la misma forma que los de las fosas nasales, es decir, que los abridores. Son conocidos como Rim y son pequeños palillos que atraviesan la lengua en forma vertical. Normalmente la perforación se realiza en la punta, pero de no ser así igualmente suele mantenerse de la mitad para adelante.


Corporales: de diferentes tamaños, formas, grosor, y materiales; son los que se introducen en perforaciones dadas a lo largo y ancho del cuerpo humano. Los lugares más frecuentes son pezones, ombligo, espalda  y genitales; pero pueden hallarse también en piernas y brazos.

Orejas: son aquellos que perforan la oreja en diferentes sentidos, existen dos tipos fundamentales.

  • Pinna: se trata de los que atraviesan la oreja en su parte superior, cartilaginosa, en un sentido vertical inclinado.
  • Hélix: por el contrario, este atraviesa la oreja en forma casi vertical, inclinado hacia adentro, partiendo del lóbulo.

 

 

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.