Tipos de parafilias



¿Qué es la “parafilia”?

La sexualidad involucra las vinculaciones eróticas íntimas e individualísimas de cada persona. Sin embargo, en gran medida la construcción que una sociedad tiene sobre el sexo se relaciona con sus valores y principios, que no son universales sino particulares de cada momento y lugar. Debe decirse esto antes de mencionar que las parafilias son estímulos –fuentes de placer sexual- diferentes a la propia consumación del acto (según la RAE, ‘desviaciones’) que resultan en muchos casos socialmente inaceptables.

En muchos casos las parafilias pueden llevar a la persona a consumar un delito, lo que las torna en un problema para la sociedad, que deberá establecer las penas o las definiciones psiquiátricas correspondientes. En concreto, las parafilias se distinguen por incluir objetos humanos, por necesitar del sufrimiento propio o de la pareja, o por involucrar a personas que se resisten a la propuesta sexual.

No debe confundirse la idea de parafilias con las de variantes eróticas poco usuales pero no sintomáticas. La diferencia se centra en la dependencia (si es parafilias no existe forma de alcanzar placer sexual de otro modo) y a la nocividad (deben afectar de algún modo a los intervinientes en la relación para entrar en este grupo).

Formas de parafilia

La cantidad de variantes de la parafilias es inmensa, algunos de los tipos más comunes se mencionan a continuación:

Zoofilia: Los animales son el elemento que despierta el placer. A veces se da con una relación de coito, pero también se puede hacer mediante el sexo oral, o con el mero contacto. Puede presentarse en forma ligera y transitoria en algunas personas. Estudios afirman que ocurre con una mayor tendencia en áreas rurales, con personas socialmente aisladas.

Voyeurismo: La observación de otras personas realizando el acto sexual lícito es lo que despierta el placer. En general viene acompañado de la masturbación que permite llegar al orgasmo. Si bien puede decirse que la excitación al ver imágenes sexuales se da con frecuencia en las personas, la desviación aparece específicamente cuando se hace compulsivamente y sin el consentimiento del observado.

Fetichismo: Algún objeto del tipo de una vestimenta, talismán, sustancia o parte del cuerpo inusual de otra persona es lo que produce la excitación y hasta en algunos casos, el orgasmo llega al estar en contacto con el objeto. Se llama fetichismo travestista específicamente cuando la vestimenta es la del sexo opuesto. Se trata de una de las parafilias menos agresivas o antisociales.



Pedofilia: El elemento que aparece como fuente del placer sexual es un niño o niña aún no desarrollado, que no puede resistirse a llevar a cabo el acto. Se trata de una de las parafilias más penada y reglamentada, puesto que se sabe que haber sido víctima de pedofilia provoca efectos fuertísimos en la psiquis del niño, que al estar en una etapa de socialización repercuten en toda su vida.

Masoquismo: La persona tiene gran placer sexual al ser agredida físicamente, pero también al ser humillada y sometida por su agresor. La psicología freudiana ha puesto el foco en estos casos, ya que la sumisión y el placer de la obediencia compulsiva también tienen efectos perdurables.

Exhibicionismo: En este caso el elemento que produce el placer es el pánico o el miedo de otra persona que observa sus genitales. La teoría ha limitado estos casos a los hombres, ya que es más común que la mujer muestre su cuerpo como parte del juego erótico, sin buscar que se genere una sensación de miedo o el terror. También ha sido susceptible de análisis psicoanalítico, especialmente en lo que respecta a la ansiedad de la castración y la necesidad de causar impresión en el sexo opuesto.

Estas son las parafilias más comunes, pero no las únicas: con una cantidad inmensa de elementos se despierta en algunos casos el placer sexual. Desde la asfixia propia hasta el excremento, desde cierta ropa hasta la necrofilia (cadáveres), los ejemplos abundan y no dejarán de aparecer y ser estudiados.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.