Tipos de organigramas



¿Qué son los organigramas?

El término “organigrama” hace alusión a aquellos cuadros, mapas o representaciones gráficas que intentan reflejar a través de conceptos, recuadros, flechas y líneas cómo está estructurada una determinada organización y remarca sus rasgos más significativos.

Además de esto, a partir de la disposición de los distintos sectores y de la utilización de las líneas y flechas se puede reflejar las relaciones y los niveles de jerarquía que existen entre los diferentes componentes. Lo ideal es que estén hechos con claridad y de manera sintética para que puedan ser comprendidos fácilmente a primera vista.

Los organigramas pueden ser clasificados teniendo en cuenta diferentes aspectos.

Organigramas según su forma

De acuerdo a la forma en que esté presentada la información, se identifican los siguientes organigramas:

Verticales: por medio de estas representaciones gráficas se logra identificar fácilmente cómo es la relación jerárquica entre las distintas partes que forman parte de una determinada organización. Esto se debe a que en la parte superior del gráfico se colocan los rangos superiores y de ellos se desprenden los inferiores a los que se los vincula por medio de flechas o líneas que así lo indiquen.

Horizontales: en estos organigramas, en cambio, la información se despliega de izquierda a derecha, yendo de mayor a menor jerarquía en ése mismo orden. Aquellos rangos que tengan el mismo nivel o dependan de la misma área se van ubicando en forma de columnas, lo cual permite identificarlo fácilmente.

Mixtos: en este tipo de organigramas se combinan los dos modelos anteriores, lo que ofrece mayores opciones para ordenar la información de forma clara y completa.

Circulares: los organigramas como estos se disponen en forma de anillos concéntricos en donde el centro es ocupado por el área que tenga mayor jerarquía al interior de la organización. En el resto de los anillos se van colocando el resto de los sectores, dependiendo la jerarquía que tengan en la entidad. Aquellos que posean menor jerarquía son los que se ubican en la parte más extrema del círculo mientras que los de mayor jerarquía se ubican más cerca del centro. Sumado a ello, por medio de líneas se indican las relaciones y vínculos que existen entre las distintas áreas.

De bloque: estas representaciones gráficas tienen una estructura similar a los organigramas verticales pero cada uno de los recuadros incluye más detalles, lo que permite identificar las distintas secciones con claridad, incluso aquellas que menos jerarquía tengan. De todas formas, al incluir tanto texto dentro de un mismo recuadro, no generan el mismo impacto visual de los verticales. Esto hace que resulten difíciles de entender para aquellas personas que no formen parte de la entidad o que no estén muy al tanto de cómo se organiza la misma.

Organigramas según su contenido

De acuerdo a la información que contienen, se identifican las siguientes variantes de organigramas:

Funcionales: como su nombre indica, en estos organigramas no sólo se representan a las distintas áreas que contiene una organización sino que también se dan detalles sobre cuál o cuáles son sus funciones en la misma. Además de esto, por medio de líneas o flechas se señalan cuáles son las relaciones y los niveles de jerarquía que existen entre las distintas partes. Estos gráficos resultan ideales a la hora de presentarle a alguien el funcionamiento de la entidad de manera clara y sencilla, para que logre entenderlo con rapidez. Lo mismo ocurre con los que recién se incorporan a la organización ya que resulta una herramienta indispensable para entender cuál será su papel en la misma, de quiénes dependerá y quiénes dependerán de él.

Integrales: en estos diagramas únicamente se representan las distintas partes que componen a la entidad y qué relaciones se establecen entre ellas, así como también los niveles de jerarquía que existen. Esto los vuelve mucho más acotados y menos detallados que los organigramas anteriores, pero de todas formas permiten dar un primer pantallazo de la entidad, de forma gráfica.



De puestos: en estas representaciones gráficas se incluye no sólo las especificaciones de las distintas áreas que existen y las relaciones jerárquicas que se establecen entre las mismas sino que también se detalla el número de personas que integran a cada una de esas áreas. Además de esto, se aclara el nombre y apellido de las personas y qué cargo o rol ocupa dentro de ése área. Esto permite entonces conocer también las relaciones jerárquicas que hay al interior de cada sector de la empresa y de sector en sector.

Organigramas según sus objetivos

Dependiendo el objetivo que tenga el organigrama, se identifican las siguientes variantes:

Informales: en estas representaciones gráficas, lo que se busca a la hora de diseñarlas es realizar un bosquejo de cómo estaría integrada una determinada entidad. Estos son los organigramas que aún no han sido formalmente aprobados por las autoridades correspondientes.

Formales: a diferencia de los organigramas anteriores, estos cuadros representan el funcionamiento y los componentes de una determinada organización cuando ya han sido aprobados de manera oficial por las autoridades correspondientes.

Analíticos: estas son las representaciones gráficas que se realizan cuando se quiere hacer un análisis detallado del funcionamiento de la entidad, ya sea a nivel general o de alguna de las áreas que la integran. Dependiendo de qué es aquello que se quiera abordar, como pueden ser gastos, rendimientos, personal, salarios, relaciones, etcétera, se confeccionarán organigramas con la información que consideren oportuna para ello.

Informativos: las representaciones gráficas que se conocen bajo el nombre de informativas son las que pretenden presentar información sobre la organización que sea fácil de entender para aquellas personas que no forman parte de la misma ni que están especializadas en el rubro al que se dedican. Esto se debe a que buscan ser una mera herramienta informativa para cualquier interesado en la entidad, por distintos motivos. Para lograr este objetivo, la información que se coloca debe ser lo menos posible y tiene que ser puesta de forma clara y concisa. Además de esto, debe limitarse a mostrar cuáles son las distintas áreas que conforman a la organización, cómo se relacionan entre sí y qué orden jerárquico existe entre las mismas.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.