Tipos de necesidades



¿Qué son las necesidades?

El concepto de “necesidad” hace alusión al deseo de satisfacción y se lo relaciona con la sensación de carencia o ausencia de bienes materiales, afectos, elementos nutritivos o que resulten esenciales para la subsistencia de la persona.

También, se la puede definir como aquellos impulsos que resultan incontrolables y que llevan a las personas a tener determinadas conductas. Este deseo de satisfacción no sólo se hace presente en los seres humanos sino que también en todos los seres vivos aunque, en el caso de las personas, pueden ser clasificados de distintas formas debido a que son mucho más variadas por su complejidad. Algunas de ellas son las siguientes:

La pirámide de Maslow

De acuerdo al humanista de origen estadounidense Abraham Maslow las necesidades de los seres humanos pueden ser jerarquizadas en una pirámide que consta de cinco niveles. Es la base de la misma se ubican las básicas y, a medida que estas son satisfechas, comienzan a hacerse presente las siguientes, hasta llegar a las de autorealización. Dicha pirámide tiene cinco niveles que agrupan a las necesidades de acuerdo a sus características, y son los siguientes:

  1. Necesidades fisiológicas: se trata de las necesidades más básicas que tienen las personas y son aquellas que tienen que ver con lo fisiológico y con la supervivencia, como lo son alimentarse, tomar agua, tener relaciones sexuales, dormir, abrigarse o refugiarse, entre otras. Si estas no son satisfechas, la persona no puede mantenerse con vida.
  2. Necesidades de seguridad: una vez que la persona satisfizo las necesidades fisiológicas se encuentra en la segunda fase, en la que comienza a tener otras necesidades que justamente tienen que ver con la protección y seguridad, como lo son el trabajo, los recursos, la salud, el orden, entre otras.
  3. Necesidades de afecto y afiliación: cuando la persona tiene satisfechas las dos fases anteriores, comienzan a surgir nuevas necesidades, que son las que se vinculan con la aceptación, participación y asociación en relación a otras personas. Los seres humanos sienten la necesidad de entablar relaciones sus partes, formar parte de una sociedad e incluso conformar una familia o amistades. Entre otras, se pueden identificar dentro de esta fase necesidades como el amor, la amistad, el compañerismo, el afecto y la participación.
  4. Necesidad de estima: en esta categoría, Abraham Maslow identifica dos grupos diferentes. Por un lado las de estima alta y por el otro las de estima baja. Ésta última es la que se relaciona con la necesidad de fama, aprecio, estatus, atención, reconocimiento o gloria, entre otros. En el caso de que estas necesidades no sean satisfechas, el individuo puede padecer complejos de inferioridad o contar con un autoestima baja. Por otro lado, las necesidades de estima alta son aquellas que tienen que ver con la libertad, la confianza o la independencia, entre otros ejemplos.
  5. Autorealización: una vez que la persona tiene el resto de las fases satisfechas, al menos en gran parte, se encuentra en la quinta y última etapa, que es aquella que tiene que ver con satisfacer necesidades personales de manera plena, como puede ocurrir con el prestigio, el triunfo, la capacidad de valerse sin la ayuda de otros.

Otras clasificaciones

Dejando de lado la pirámide de Maslow, existen otras maneras de clasificar las necesidades de las personas.

Un ejemplo de ello es identificar la procedencia de las mismas. En este caso, se identifican dos clases de necesidades:



  1. De la Sociedad: estas son las necesidades que le surgen a las personas por el simple hecho de formar parte de una sociedad, en la que surgen determinados deseos de satisfacción por parte de la persona pero que pasan a ser comunes para todos. Algunos ejemplos de ello son el transporte público, esencial para poder trasladarse; la seguridad; la organización, entre otras.
  2. De los individuos: en este caso se identifican aquellas necesidades que son propias de cada una de las personas por el sólo hecho de serlo. Dentro de ellas se identifican dos grupos, el de las sociales y el de las naturales. Las sociales son aquellas que tienen que ver con el simple hecho de formar parte de una sociedad, como utilizar el reloj, para poder seguir el ritmo de la ciudad o pueblo en el que se viva; el casamiento, como institución social; usar ropa y accesorios que estén a la moda; vestir ropa de acuerdo al tipo de ocasión; entre otros ejemplos. Se debe tener en cuenta que las necesidades sociales varían de sociedad en sociedad y también con el paso del tiempo.

De acuerdo a si las necesidades son o no de carácter económico, se puede hablar de dos necesidades:

  1. No económicas: necesidades como estas, como su nombre indica, no tienen que ver con ninguna actividad u objeto económico, sino que pueden estar relacionadas con los fisiológico o emocional, como pueden ser el alimento o la amistad, respectivamente.
  2. Económicas: este tipo de necesidades, en cambio, requieren de alguna actividad económica o de la utilización de algún producto considerado escaso para que puedan ser satisfechas. Estas pueden ser utilizar un auto o un teléfono celular, entre otros.

Según la importancia que tengan, las necesidades pueden ser clasificadas en dos categorías:

  1. Primarias: también conocidas bajo el nombre de “básicas”, estas necesidades son las que un ser humano precisa satisfacer para poder seguir con vida, tal como ocurre con el abrigo, la alimentación, la bebida, entre otras. Por lo general, estas necesidades suelen estar satisfechas para los individuos que viven en lo que se conoce como “Sociedades desarrolladas”, lo que hace que el espectro de necesidades primarias se amplíe a cuestiones como la educación o la salud. Todo ello hace que las necesidades primarias ya no sólo tengan que ver con la supervivencia sino con el desarrollo integral de los seres humanos como personas.
  2. Secundarias: necesidades como estas, en cambio, son las que se dan en aquellas personas que ya tienen resueltas las anteriores. De esta manera, se las considera más desarrolladas, como lo puede ser el ocio, la autorrealización, viajar, leer un libro, entre otros ejemplos.


Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.