Tipos de matrimonio



¿Qué es el matrimonio?

El concepto de matrimonio como institución compromete tanto a la esfera de lo jurídico-civil como a la de lo sociocultural y religioso. En muchos países del mundo se está revisando el concepto de matrimonio y sus alcances.

(El matrimonio es una institución jurídico-civil y así como social y cultural)

(El matrimonio es una institución jurídico-civil y así como social y cultural)

Puede decirse que contraer matrimonio es hacer pública ante la sociedad, ante la ley o ante los miembros y guías espirituales de una congregación determinada, la voluntad de dos personas de construir una familia sobre la base del amor y el respeto mutuo. Las tres principales doctrinas consideran al matrimonio de distinto modo.

Matrimonio: tres categorías

Matrimonio como sacramento (matrimonio religioso clásico): Desde el tiempo del Concilio de Trento, la Iglesia determinó que el matrimonio conforma un contrato-sacramento entre dos partes, un hombre y una mujer. Dios lo ha determinado así, y por eso es que durante el papado de Pío XVIII se consagró esa teoría del sacramento, que conlleva otras cuestiones; la principal es que al ser sacramento, es único e indisoluble.

Matrimonio como contrato (matrimonio civil): El espíritu Iluminista del Siglo XVIII consideró una falencia los matrimonios arreglados: fue por eso que se trajo la idea de matrimonio como contrato. Un contrato del derecho privado, que por pertenecer a tal rama, podría romperse con la sola voluntad de los intervinientes. Con el tiempo, aparecieron corrientes que vieron al matrimonio como un contrato, pero de derecho público, y por tanto susceptible de ser legislado por el Estado.

Matrimonio como institución: La idea predominante en este caso es la de bien común. Aquí no interesa tanto la cuestión contractual, sino la individualidad objetiva del matrimonio. Deja de ser un conjunto de dos intereses para transformarse en un valor en sí mismo.

Clasificación del matrimonio

Matrimonio arreglado: muy común en épocas pasadas y aún hoy en determinados grupos étnicos, es aquel que se encuentra pactado de antemano por las familias de los intervinientes, dejando afuera una parte fundamental de su esencia, que es la libertad de elección y el amor como motor de las relaciones.



Matrimonio por conveniencia: sucede en los lugares en los que la ley otorga a los extranjeros mayores derechos o ciertas ventajas si están casados con ciudadanos. Surge así la posibilidad de sacar un provecho económico o jurídico por contraer matrimonio. Allí aparece la idea de casarse no por amor sino por esos beneficios, que bien pueden ser para ambas partes como para una en perjuicio de la otra.

-Matrimonio de hecho: se refiere a la unión de hecho legitimada en el Registro Civil a pedido de ambas partes. En general se pide demostrar que se ha mantenido la cohabitación durante al menos cinco años en condiciones de singularidad y estabilidad.

Matrimonio morganático: se refiere a la unión (mayormente sucedida en la antigüedad) entre dos personas de rango social muy desigual. En ese caso, la persona de menor rango, así como los hijos que pudieran nacer como fruto de ese matrimonio, se ven privados de la herencia del de mayor rango. De este modo, cada cónyuge conserva su estrato social. El emperador Napoleón I, por ejemplo, contrajo este tipo de matrimonio con Josefina de Beauharnais, de una clase social mucho más baja que él.

Matrimonio grupal: como su nombre lo indica, es el que practican más de dos personas al mismo tiempo. Todos los miembros comparten la patria potestad sobre los hijos que dos de ellos pudiesen tener. Hoy en día casi no existe, pero probablemente sea o haya sido común en sociedades comunales cerradas.

-Matrimonio homosexual: sin duda, la discusión principal en lo que concierne al matrimonio hoy en día está en la cuestión del matrimonio entre personas del mismo sexo. En los países en los que se ha legislado a favor de eso, se admite entonces el matrimonio homosexual, en el que contrayentes adquieren iguales derechos y obligaciones que en matrimonios heterosexuales. La primera nación en aprobarlo fue Holanda, en el 2001, y desde entonces fueron muchos los países de distintas partes del mundo que lo aceptaron.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.