Tipos de máquinas



¿Qué es un máquina?

Aquellos dispositivos que son diseñados con el objeto de direccionar, hacer rendir mejor y regular la fuerza se los conoce bajo el término “máquina”. Para que estos artefactos funciones, una condición necesaria es que reciban algún tipo de fuerza para que la puedan modificar y así generar un efecto específico.

Según sus características, las máquinas pueden ser clasificadas de la siguiente manera:

De acuerdo al número de piezas que compongan a las máquinas, existen tres clases:

  • Muy complejas: bajo este nombre se identifican al tipo de máquinas que están compuestas por un elevado número de piezas, lo que hace que no sólo su construcción sea compleja y requiera de conocimientos muy específicos, sino que también son artefactos utilizados en ámbitos muy especializados y con fines determinados. Un ejemplo de esto es un cohete espacial que, antes de que sea puesto en funcionamiento, requirió años de investigación y experimentación hasta que finalmente los especialistas lograron diseñar el cohete al que aspiraban. Otro rasgo de estas máquinas es que con el paso del tiempo y los avances de la tecnología, las piezas que los componen pueden ir mejorando, por lo que se las va suplantando por las nuevas. Esto trae como consecuencia que los efectos de las máquinas sean mejores gracias a los avances tecnológicos.
  • Complejas: para la construcción de estas máquinas también se requiere un importante número de piezas, algunas más complejas que otras, pero no tantas como en el caso anterior. Esto hace que no cualquier persona pueda dedicarse al diseño y construcción de estas máquinas. Otra diferencia con las máquinas muy complejas, además del número de piezas, es que las complejas resultan más fáciles de usar, como ocurre con el automóvil. Si bien no cualquier persona lo puede construir, con un nivel de aprendizaje acotado, cualquier persona puede hacer uso de un auto.
  • Simples: por último, máquinas como estas requieren un número de piezas reducido. Esto implica que su diseño y construcción no necesita de un conocimiento demasiado elevado, como ocurre con un cuchillo. Estas máquinas pueden ser diseñadas fácilmente, con pocas piezas y en poco tiempo. Además de esto, no se necesitan demasiados conocimientos para usar correctamente a estas máquinas, entre las que se puede incluir una pinza o un cortaúñas. Una vez que la persona comprende para qué sirve, la puede poner en funcionamiento rápidamente, sin tener que haber adquirido conocimientos nuevos para ello.

Teniendo en cuenta la tecnología que utilizan, las máquinas pueden ser clasificadas en tres grupos:

  • Electrónicas: máquinas como estas son las que requieren, para su funcionamiento, tecnología electrónica, como puede ocurrir con una computadora personal. Esto significa que para que el artefacto funcione y logre los efectos esperados, necesita siempre de energía eléctrica, sino no podrá ser utilizado. El diseño y construcción de máquinas como estas requiere tener conocimientos muy específicos para poder desarrollar las diferentes partes que las componen. Sumado a esto, con los avances en los conocimientos tecnológicos, su diseño y calidad va mejorando de manera significativa. Con respecto al uso de estas máquinas, no suele implicar un conocimiento demasiado profundo por parte de sus usuarios, en muchos casos, porque su diseño y funcionamiento es sencillo para que pueda ser entendido prácticamente por cualquier persona.
  • Mecánicas: máquinas como estas, en cambio, requieren de tecnología mecánica para su diseño y construcción, como ocurre por ejemplo con un triciclo. A diferencia de las máquinas anteriores, estas no requieren de energía eléctrica para poder ponerlas en funcionamiento. Además, el diseño de estos artefactos no es tan complicado, sino que los conocimientos que se deben tener para ello son más básicos y sencillos. Para los usuarios, estas máquinas también resultan muy fáciles de usar.
  • Combinadas: muchas de las máquinas que existen actualmente no se basan en el uso de una tecnología específica, como puede ser la electrónica o la mecánica, sino que son el resultado de una combinación de diferentes tecnologías. Además de las previamente mencionadas, otras de las tecnologías que se aplican a la hora de diseñar máquinas pueden ser la química, la eléctrica, la eólica o la neumática, ente muchas otras. Esto se observa en máquinas como el automóvil o la motocicleta, en donde se observa la aplicación de varias de las tecnologías previamente mencionadas.


Dependiendo del uso para el cual fueron desarrolladas, las máquinas se clasifican en tres grupos:

  • De información: artefactos como estos son los que han sido diseñados con el fin de proveerle, a quien las use, información de diferente índole. El caso más representativo de esto es la computadora, aquella máquina que les permite a los usuarios obtener información de distintas características e incluso procesar los datos que ellos mismos han introducido. Con los avances de la tecnología informática, las máquinas de información no sólo proveen cada vez más información y de mayor complejidad, sino que también de forma más veloz y eficiente.
  • Mecánicas: estos dispositivos son los que se encargan de transformar la energía recibida en trabajo. Las fuentes de las que proviene dicha energía pueden ser de distintas clases.
  • Térmicas: por último, estas máquinas son las que están compuestas por diferentes partes mecánicas que se encargan del intercambio de energías. Esto implica, por ejemplo, el cambio de densidad de un determinado fluido que sea introducido en el artefacto.

Observando el número de pasos que requieren para que alcancen el efecto deseado, se identifican las siguientes máquinas:

  • Compuestas: este tipo de máquinas se caracterizan por el hecho de tener que efectuar numerosos pasos antes de alcanzar el efecto para el cual fue diseñada. Esto significa que la máquina es en realidad un conjunto de máquinas simples que actúan de manera simultánea para poder transformar o mejorar el uso de la fuerza aplicada.
  • Simples: las máquinas como estas, en cambio, necesitan poner en marcha un único paso para lograr concretar el efecto para el cual fueron diseñadas. Esto hace que estas máquinas sean mucho más fáciles de diseñar y construir ya que su composición es acotada. Además de esto, los efectos para los que fueron diseñadas suelen ser más sencillos, además de ponerla en uso por parte de quien la necesite.


Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.