Tipos de mapas conceptuales



¿Qué es un mapa conceptual?

Se denomina “mapa conceptual” a aquellas representaciones gráficas que permiten organizar, vincular y jerarquizar una serie de ideas y conceptos para su posterior compresión, análisis o estudio. De esta forma, estas herramientas resultan de suma utilidad a la hora de estudiar un tema. Aquellas palabras que se utilizan para vincular los diferentes conceptos son conectores y se ubican por fuera de los recuadros que encierran a dichos conceptos, colocándoselos sobre alguna línea o flecha que represente alguna relación.

Dentro de los mapas conceptuales se pueden identificar distintos tipos, algunos de ellos son los siguientes:

Mapas de ideas: se trata de representaciones gráficas que permiten vincular y estableces asociaciones entre diversas ideas de una manera no lineal. Una vez finalizado este mapa, los estudiantes logran visualizar e identificar las relaciones y jerarquías que existen entre los conceptos utilizados, lo que facilita la aprehensión y comprensión del tema en su totalidad. Lo que caracteriza a los mapas de ideas es que no sólo incluyen conceptos, sino que también gráficos, colores y símbolos. A la hora de realizar esta representación gráfica se debe tener en cuenta que la misma parte de una idea central de la que se desprenden el resto de los conceptos, ordenándoselos de mayor a menor jerarquía, dependiendo la distancia que exista con dicha idea. Además, las relaciones entre los distintos elementos que componen al mapa de ideas se establecen por medio de líneas y conectores.

Diagrama de Venn: estos gráficos resultan un instrumento muy útil para representar, por medio de círculos, a aquellos elementos que forman parte de un mismo conjunto. Dependiendo de la forma en que se grafiquen los círculos, aquel que los vea podrá identificar qué tipo de relación existe entre los diferentes conjuntos. Por ejemplo, si un círculo se grafica dentro de otro, implica que todos sus componentes forman parte del conjunto mayor. O bien, si se dibujan de forma superpuesta, de forma tal que algunos elementos se ubiquen en el interior de ambos círculos, implica que sólo esos elementos forman parte de ambos conjuntos, mientras que el resto únicamente pertenecen a uno de los conjuntos.

(Diagrama de Venn. Mapas conceptuales.)

(Diagrama de Venn. Mapas conceptuales.)

Diagramas de flujo: a través de estos mapas se logra plasmar, gráficamente, cuáles son los diferentes pasos que integran un determinado proceso. Como muchas veces los procesos que se intentan expresar por medio de diagramas son complejos, a la hora de desarrollarlos no sólo se introducen conceptos, sino también símbolos o gráficos que ayuden a una mejor comprensión. Los diagramas de flujo no sólo resultan una herramienta muy útil para visualizar, comprender y estudiar un proceso, sino que también son muy importantes para identificar problemáticas dentro del mismo, llevar adelante un control, e incluso para la toma de decisiones al respecto. Se debe tener en cuenta que, a la hora de confeccionar estos gráficos, es necesario tener un profundo conocimiento del proceso en cuestión, para que de esta forma quede completo y claro.



Líneas de tiempo: por medio de estas representaciones gráficas se puede plasmr cuándo ocurrió un determinado hecho, qué duración tuvo un suceso, y si se superpusieron dos o más acontecimientos en un mismo período de tiempo, así como también dilucidar si existen o no relaciones entre ellos. Para llevar adelante la confección de una línea del tiempo es necesario, en principio, definir qué hechos se quieren incluir en la misma y de qué manera se los quiere introducir, es decir si se quiere detallar la duración del mismo, simplemente su inicio así como también si se quieren utilizar diferentes colores para clasificar los datos introducidos. Una vez que se identificó esto, se debe trazar una línea, teniendo en cuenta cuándo ocurrió el primer y cuándo el último, para determinar la longitud de la línea y en períodos en los que será dividida. Una vez graficada la línea, se deben ir señalando, cronológicamente, los acontecimientos a marcar. Además de los colores y los conceptos, las líneas de tiempo pueden incluir gráficos o símbolos que ayuden a completar la información y hacerla lo más comprensible posible. Gracias a las líneas del tiempo se puede representar gráficamente una historia, lo que la vuelve más fácil de comprender y aprehender. Todo esto hace que sea una herramienta muy útil para los estudiantes a la hora de estudiar procesos históricos así como también un elemento que puede servir para complementar textos de diferentes tipos.

Diagramas de causa y efecto: a través de estas representaciones gráficas se pueden identificar, como su nombre indica, relaciones de causa y efecto en distintos fenómenos. De esta forma, se puede llegar a comprender y visualizar de manera más efectiva dichos vínculos, así como también resulta una herramienta muy provechosa a la hora de estudiar. Para confeccionar una representación gráfica como esta se debe trazar una línea y, al final de la misma, colocar la problemática o hecho del cual se quieren identificar sus posibles causantes. Una vez hecho esto, se van intercalando en la línea aquellos posibles sucesos que podrían resultar causas del fenómeno a abordar. A cada una de estas causas se le pueden agregar una serie de palabras o ideas que expliquen, en mayor profundidad, qué factores las definen, para así tener una mejor comprensión de los motivos por lo que se lo puede considerar una posible causa. A partir de los diagramas de causa y efecto no sólo se logran comprender procesos, sino que también son una herramienta muy útil para solucionar problemas o deficiencias.

Organigramas: por medio de estos mapas se logra representar, gráficamente, cómo se encuentra estructurada una determinada organización o entidad en la que existen diversas áreas y cargos. Por medio de recuadros y líneas, quien lee un organigrama logra identificar, con rapidez, qué vínculo existe entre las diferentes áreas y cómo son las relaciones en cuanto a la jerarquía. Algunos organigramas pueden incluir el nombre de la persona que ocupa cada uno de los cargos y otros, aún más detallados, también agregan cuáles son sus principales tareas dentro de la organización. Gracias a estas representaciones gráficas, se logra entender la estructura de una entidad de forma rápida y resulta útil tanto para quien la conforma como para quien se encuentra por fuera de la misma.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.