Tipos de mantenimiento



¿Qué significa “mantenimiento”?

El término mantenimiento se utiliza para hacer alusión a una serie de acciones que se efectúan con el fin de restaurar, reparar o mantener un determinado objeto para que de esta manera pueda continuar cumpliendo la función para la cual fue diseñado.

(En una fábrica, todas las máquinas precisan acciones de mantenimiento)

(En una fábrica, todas las máquinas precisan acciones de mantenimiento)

Entre otras acciones en las que puede consistir el mantenimiento, se pueden incluir ajustes, mediciones, reemplazo de alguna pieza, reparaciones, entre otras, que sean las adecuadas para que el elemento pueda seguir cumpliendo con su función original. Un objeto puede recibir mantenimiento no sólo cuando se encuentre averiado, sino de forma periódica para evitar fallas que, de concretarse, podrían traer consecuencias hasta irreversibles para el buen funcionamiento de la máquina, por lo que resultan muy importantes.

El mantenimiento en las fábricas

Dentro de una fábrica en donde existen máquinas que se utilizan para la producción de determinados bienes, pueden precisarse diferentes tipos de mantenimiento, dependiendo de la máquina, sus usos, la cultura de la empresa y la vida útil de la máquina en cuestión.

Algunos ejemplos son los siguientes:

Preventivo: en esta clase de mantenimiento se contempla que cada una de las partes que conforman una maquinaria puede dañarse o desgastarse en tiempos distintos, por lo que se debe estar atento a ello continuamente, para de esta forma evitar que la máquina deje de funcionar y requiera ser reparada.

Para esto se hacen controles y revisaciones periódicas, que les permiten a los técnicos anticipar posibles fallas futuras y así evitarlas antes de que se concreten. Este mantenimiento resulta sumamente útil por dos motivos. En primer lugar evita perder tiempo en reparaciones futuras y, en segundo lugar, ahorran costos en repuestos o servicios de reparación.

Proactivo: esta clase de mantenimiento consiste en aplicar una serie de procedimientos así como también lubricantes que permitan incrementar el nivel de producción; hacer que la vida útil de la máquina se extienda; bajar los costos por la utilización de energía; entre otras cosas. Los resultados de todo esto serán una mayor productividad a un menor costo, por lo que suele ser una opción atractiva para la industria que intenta generar mayores ganancias.

Periódico: como su nombre indica, estos son los mantenimientos que se efectúan periódicamente, cada un determinado lapso de tiempo, generalmente prolongado. Llevar adelante esta clase de mantenimiento implica cierta planificación por parte de la organización así como también coordinación entre las distintas personas que participarán del mismo.

Predictivo: esta clase de mantenimiento consiste en llevar adelante algunos ensayos o mediciones en las distintas partes que conforman una maquinaria, pero sin destruirlas. Con estas medidas los técnicos pueden prever daños o fallas que resulten significativos. El mantenimiento predictivo, salvo excepciones, se realiza sin tener que frenar a la máquina, por lo que el ritmo de producción no se ve afectado sino que las actividades se llevan adelante como cualquier día, a la par de los controles.

De actualización: las tareas de mantenimiento como estas son las que intentan dejar atrás la obsolescencia de las máquinas que forman parte de una entidad o bien, darle una respuesta satisfactoria a las nuevas exigencias que se presenten. Este mantenimiento puede darse para responder a los avances tecnológicos que se vayan presentando o bien, cuando se quiera introducir alguna modificación en el proceso de producción.



Programado: un mantenimiento como este contempla que las diferentes partes que componen una determinada maquinaria se desgastan al mismo tiempo y con la misma intensidad, sin tener en cuenta la forma en la que dicha maquinaria ha sido utilizada ni para qué. De esta forma, lo que hace la entidad es valerse de una serie de datos estadísticos de las diferentes piezas que conforman la máquina para lograr establecer el tiempo dentro del cual cada una de las partes deberá ser cambiada. Una vez recabada toda esta información se diseña un plan de mantenimiento. Un rasgo que caracteriza a este programa es que debe ser respetado a rajatabla, por más que la pieza a cambiar funcione correctamente.

De oportunidad: en estos casos, las tareas de mantenimiento se realizan en aquellos períodos en los que las maquinarias no estén siendo usadas por los empleados de la entidad. De esta forma, se llevan adelante tareas de revisación y reparación para que las máquinas funcionen correctamente en el siguiente turno. Esta opción es sumamente práctica ya que permite efectuar las tareas de mantenimiento, constantemente, sin perjudicar la actividad. Obviamente, no se puede llevar adelante si la máquina en cuestión ya presenta una falla que no permite el buen funcionamiento de la misma.

Correctivo: esta clase de mantenimiento es el que se utiliza para corregir algún daño que haya sufrido el objeto en cuestión. A la hora de realizar esta clase de mantenimiento, en una industria, lo que se intenta es hacerlo en el menor tiempo posible y al menor costo, para que de esta forma se pueda seguir produciendo y que esto no genere grandes gastos.

Siempre que se quiera aplicar el mantenimiento correctivo será necesario saber qué fue lo que causó el daño, cuáles son las distintas opciones que existen para repararlo y ver con qué herramientas y personal capacitado se cuenta para poder concretarlo correctamente. Dentro de este mantenimiento se puede identificar el inmediato, que es aquel que se efectúa apenas el técnico identifica la falla, utilizando aquellas herramientas y repuestos que sean los indicados para cada caso en particular. Por otro lado, se identifica el correctivo diferido, que es aquel en el que, cuando se detecta la falla o ruptura, la máquina debe ser detenida, frenando la producción, para que de esta forma se pueda iniciar el mantenimiento adecuado.  

Modificativo: esta clase de mantenimiento es la que se lleva adelante cuando desde la compañía se intenta que una máquina produzca de forma más confiable o para modificar las cualidades actuales de la misma. Esta última opción hace que se realice un mantenimiento que permita bajar los costos o bien adaptar el funcionamiento a una necesidad específica. En caso de que el mantenimiento sea para una producción más fiable, es para evitar fallas, que pueden ser consecuencia de los años o usos que se le haya dado a la máquina.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.