Tipos de libros



De latín líber, un libro es un conjunto más o menos numeroso de hojas de papel que se encuentran encuadernadas y que contienen textos o imágenes, colocadas en un determinado orden, con el objetivo de poder transmitir un mensaje.

(Libros. Ilustración)

(Libros. Ilustración)

Tipos de libros

Existen diferentes clases de libros. Algunas de ellas son las siguientes:

Libros de poesía: como su nombre indica, son aquellos libros en los que se incluyen obras poéticas, las cuales resultan fáciles de identificar por su disposición en la hoja. Suelen estar escritas en versos y estrofas, por lo que los márgenes son bastante amplios, generalmente en ambos lados. Es muy importante que estos libros reflejen la escritura del autor, por lo que los versos deben ser respetados, al igual que las estrofas, para no modificar su sentido original.

Libros de Biografías: del griego bios y graphein que significan vida y escribir, respectivamente, estos libros son los que narran la vida de una persona. Generalmente, esto se hace de forma cronológica y haciendo hincapié en los acontecimientos más importantes del personaje, que son los que justificarían el interés por escribir esta clase de libros. Las biografías suelen ser escritas sobre personas que han sido relevantes para la sociedad de alguna u otra forma. Puede ser desde presidentes hasta músicos, actores, científicos o revolucionarios. Una biografía puede ser escrita aún cuando la persona se encuentra viva y no necesariamente debe contar con su autorización para poder ser publicada. Si es la propia persona la que decide hacer un libro relatando su propia historia, se la denomina autobiografía. En algunos casos, las biografías incluyen fotografías del personaje en los sucesos narrados o quizás alguna carta o nota escrita por él.

Libros de viaje: como su nombre indica, estas obras plasmas los relatos o crónicas que su autor escribió a partir de algún viaje realizado. En él se detallan anécdotas, costumbres, situaciones, paisajes, lugares, hechos. Estos libros solían ser escritos por los viajeros que se aventuraban en zonas que aún no habían sido exploradas por el hombre o donde vivían comunidades aisladas y “exóticas” para quienes las visitaban. Actualmente, es muy común que cronistas o simples viajeros se dediquen a contar sus propias experiencias, por lo que es un género que aún sigue vigente, por más que los lugares visitados sean populares. Aquí lo que importa es el análisis y las observaciones que el autor hace al respecto, más allá de la mera descripción.

Libros de lectura prolongada: se trata de aquellos libros que han sido escritos para leer de corrido, como pueden ser los de cuentos o novelas. Es por esto que deben ser libros pequeños y livianos para que el lector pueda transportar sin que esto resulte una incomodidad. Es ideal que las letras sean legibles, claras y que no cansen la vista porque se trata de obras que requieren captar la atención del lector durante un largo tiempo. También, se deben limitar los caracteres por renglón y colocar un espacio considerable entre uno y otro. Sumado a ello, el espacio entre párrafo y párrafo debe ser tal que resulte fácil de identificar a simple vista. Por lo general, los libros de lectura prolongada son los más económicos y pueden encontrarse ediciones de bolsillo, que son aún más baratas y livianas, ideales para leer en el colectivo o tren.



Libros de arte: en estos libros predominan las imágenes en donde se plasman obras de arte, ya sea de pintura, escultura, fotografía, entre otras. En algunos casos, el libro se limita a esto mientras que otros, además, incluyen un análisis e interpretación de las obras. También, puede ocurrir que se haga un repaso sobre el contexto histórico en el cual surgió, lo que le permite al lector tener una comprensión más completa y acabada de la pieza. En un libro de arte se pueden incluir varias obras de un mismo autor o bien, obras hechas por diferentes personas pero que tienen algún rasgo en común, ya sea el movimiento al cual pertenecen, el contexto en el cual surgieron o bien, por tratarse de figuras reconocidas o que sus obras se han convertido en “clásicos” de distintas etapas. Estos libros suelen ser costosos debido a la calidad de su encuadernación y a la impresión. Suelen ser a color e impresos en papel brillante. Además, sus tapas son duras y pesadas, para que su interior sea preservado.

Libros de consulta: también conocidos como libros de “referencia”, se trata de obras a las que los lectores acuden para consultar un dato específico. Es decir, no son de lectura prolongada, sino que despejan alguna duda puntual. Un ejemplo de estos libros puede ser el diccionario, al que se recurre para buscar el significado de una palabra y nada más. O una enciclopedia, para comprender un determinado concepto o una guía de teléfono. En general, la información está dispuesta de forma vertical, que facilita una consulta veloz.

Partes de un libro

Los libros cuentan con distintas partes que los componen:

Portada: Una de ellas es la portada, aquello que recubre al libro y puede ser de papel, cuero o cartón. En la portada se incluye el nombre de la obra, algún dibujo o imagen, el autor, la editorial y algunos otros detalles que facilitan la identificación y comercialización de la misma.

Además, en el dorso suelen incluir una reseña del libro y en algunos casos alguna crítica.

Contenido: es en el que se plasma la obra del autor y puede estar compuesto por texto, gráficos, fotos, ilustraciones, mapas, cuadros, entre otros.

Índice: También, los libros pueden incluir un índice, en el que se señala en qué página se encuentra cada capítulo o subtítulo, lo que sirve como guía rápida cuando el lector necesita encontrar algo. En algunos casos, pueden incluir bibliografía, en donde se especifica el material que usó el autor del libro para llevar adelante su obra.

Prólogo y Epílogo: En otras ocasiones, se incluye un prólogo o epílogo.

  • El prólogo es un fragmento que se ubica al principio de la obra para orientar al lector sobre la obra que le espera leer y también el autor argumenta allí porqué decidió realizar la obra en cuestión.
  • El epílogo, en cambio, se ubica en la parte final del libro y en él se incluyen conclusiones sobre el mismo o bien, un pequeño resumen de lo abordado.


Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.