Tipos de jabón



¿Qué es el jabón?

El jabón es un elemento de higiene, originado de una combinación química ente un componente graso y un álcali.

(Existen distintos tipos de jabones)

(Existen distintos tipos de jabones)

Esto produce un enlace con las partículas del agua y la suciedad de forma que las atrae y logra sacarlas del elemento a higienizar. Una de las principales características es que debe tener un pH parecido al de la piel para evitar la irritación de la misma, y tener componentes biodegradables para contribuir a la no contaminación del agua.

Clases de jabón

Jabón de Marsella: Fabricado en Francia, en la zona de Marsella, este jabón esta elaborado a base de aceites vegetales, en su mayoría de aceite de oliva. Su comercialización tuvo inicio a partir de 1370.

Jabón azul y blanco portugués: Éste es utilizado como jabón de tocador, para lavar la ropa y la casa. Se le atribuyen propiedades contra la caída del cabello por la fama del buen cabello portugués. Hoy en día su consumo ha disminuido notablemente.

Jabón de afeitar: Antiguamente se utilizaba a modo de espuma o geles de afeitar. Este tipo de jabón produce una espuma densa y cremosa, con la ayuda de una brocha, ayudando al deslizamiento de la navaja o maquina de afeitar lo que permite proteger la piel de cortes e irritación. Hay dos clases: suaves, son más baratos y duran menos tiempo ya que producen mucha cantidad de espuma; y duros, son más caros y de mayor calidad.

Jabón de coche: Se lo denomina de esta manera en Guatemala y una parte de Centro América. Esta fabricado a base de grasa de cerdo y cenizas. Tiene características similares al jabón azul y blanco portugués, controlando la caída del cabello. También sirve para picaduras y hongos en los pies.

Jabón de brea: Como su nombre lo indica, este jabón contiene la brea de hulla natural, aceite de oliva y otros componentes emolientes y curativos como la caléndula, la jojoba, el ricino y la zanahoria. También puede tener elementos desinfectantes como el aceite de árbol de te, citronella, eucalipto, clavo de olor, limón, etc. Sirve principalmente para tratar problemas de caspa, dermatitis seborreica, eccemas y otros tipos de problemas de la piel.

Jabón común: son sólidos y producen una gran cantidad de espuma. Pueden emplearse para la limpieza del cabello y la dermis. Su composición es a base de sebo graso y, por lo general, de potasio o sodio.

Jabón humectante: Sus ingredientes son a bases de diferentes oleos y aceites vegetales. Están recomendados para personas con piel reseca, ya que permite una humectación y reparación de la misma.

Jabón suave: Su composición a base de aguas termales y otros componentes blandos, están principalmente indicados a personas con piel extremadamente sensible.



Jabón líquido: Su composición y uso no tienen indicaciones concretas. Tienen el mismo efecto que los jabones comunes.

Jabones dermatológicos: Ciertas personas tienen una piel muy sensible que reacciona de manera alérgica a los componentes más simples del jabón. Este tipo contiene agentes de limpieza sintéticos y muy suaves para poder tapar los poros de la dermis y eliminar la sensibilidad.

Jabones de glicerina: Es muy recomendado para pieles con características grasosas y por su efecto hipo alérgico se suele utilizar para la higiene diaria de bebés recién nacidos.

Jabones terapéuticos: Su composición sirve para tratar algunas enfermedades de la piel como la psoriasis, la micosis cutánea, erupciones en la piel, entre otras. Deben estar recetados por personal medico especializado

Jabón de Avena: Se utiliza en personas con lesiones en la piel, ya que facilita la cicatrización de la misma.

Jabón de leche: Es utilizado para el rejuvenecimiento de la piel, su uso tiene mucho éxito principalmente entre las mujeres.

Jabón de concha de nácar: Su composición permite remover las manchas de la piel si se utiliza frecuentemente a lo largo de mucho tiempo.

Jabón con esencia de flores o frutales: No son recomendados para personas con piel sensible. Según la esencia que contengan puede tener un efecto relajante.

Jabón de Alepo: Es el jabón más antiguo, el antecesor al jabón de Marsella. Sus componentes sin conservantes y biodegradables (aceite de oliva y laurel) permiten la higienización de cualquier tipo de piel, inclusive la sensible. Sirve para tratar lesiones y enfermedades de la dermis. Es antiséptico, antioxidante y antiinfalamtorio.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.