Tipos de investigación



Los tipos de investigación hacen alusión a aquellos procesos por medio de los cuales se logra obtener información que sea fiable y relevante, lo que permite utilizarla para comprender, modificar, comprobar o aplicar al conocimiento. Para ello, el investigador debe valerse de un método científico, es decir, de una serie de herramientas establecidas que le permitan recabar la información que sea necesaria. De acuerdo a los objetivos y al área en el que se esté trabajando, existen distintos tipos, algunas de ellas son las siguientes:

Teniendo en cuenta las fuentes que se utilicen se identifican las siguientes investigaciones:

De campo: en este caso, la información que recaba el investigador es a partir de su propia observación y experiencia; entrevistas, encuestas o incluso experimentos. En este último caso, el investigador manipula, intencionalmente, la realidad, para observar las implicancias que tiene el fenómeno analizado y así sacar conclusiones al respecto. En esta investigación, entonces, se obtiene información de primera mano, pero que generalmente debe ser complementada con las fuentes de las investigaciones documentales.

Documental: en este caso, en cambio, el investigador recurre directamente a documentos, de cualquier tipo, para poder obtener información relevante. Los documentos pueden ser de toda clase índole, ya sean fotos, registros, cartas, archivos, libros, mapas, diarios, expedientes, entre otras muchas opciones. En estas fuentes, a diferencia de lo que ocurre con las anteriores, el investigador no entra en contacto directo con la realidad que desea analizar.

De acuerdo al contexto social e histórico en el que se desempeñe la investigación, se identifican las siguientes variantes:

Diacrónica: en este tipo de investigación, quien la realiza se propone investigar cómo un determinado fenómeno fue cambiando con el paso del tiempo. Es por esto que se debe hacer un análisis histórico e ir avanzando hasta llegar al momento más cercano a la actualidad.

Sincrónica: a diferencia de la investigación diacrónica, que es longitudinal, la sincrónica se limita a estudiar un fenómeno en un determinado momento de la historia, por lo que se la conoce bajo el nombre de transversal. Esta investigación es entonces más aislada y limitada que la anterior, pero al mismo tiempo permite obtener resultados, descripciones y conclusiones más profundas y completas.

Según el objetivo con el cual el investigador lleve adelante la investigación, se habla de dos clases o variantes:

Pura: también conocida bajo el nombre de básica o dogmática, las investigaciones como estas son las que se llevan adelante a partir de un marco teórico y sus resultados desembocan en él. Esto significa que el principal objetivo del investigador es recolectar información nueva para modificar las teorías existentes, que considera incorrectas o incompletas, o bien, para formular nuevas teorías. Las investigaciones puras, entonces, no persiguen fines prácticos, sino simplemente acumular nuevos conocimientos.

Empírica: también conocida bajo el nombre de práctica o aplicada, esta clase de investigaciones son las que se efectúan a partir de las intenciones de darles algún fin práctico. Esto no significa que la investigación empírica se encuentre disociada de la pura, sino todo lo contrario. Requiere de aquellas investigaciones, es decir de sus conclusiones y conocimientos, para poder diseñar teorías que se apliquen en la práctica.

De acuerdo a la relación temporal que exista entre el fenómeno a abordar y la investigación, se identifican dos tipos de investigaciones:

Ex ante facto: estas investigaciones son las que se realizan antes de que el fenómeno investigado ocurra, es por esto que tienen características predictivas. De esta forma, los expertos logran planificar y prever hechos futuros y tomas decisiones o prevenciones.

Ex post facto: en oposición a las investigaciones anteriores, estas son las que se diseñan y realizan una vez que el hecho a analizar haya ocurrido. En estas investigaciones suele ser más fácil conseguir información ya que de seguro existirán documentos que registren el hecho.

Teniendo en cuenta la participación del investigador, se identifican dos formas de investigación:



Participativa: en este caso, el investigador forma parte de la comunidad que se busca analizar por padecer algún tipo de problema que la ha afectado. Al formar parte de la misma, la persona que lleva adelante la investigación puede dilucidar cuáles son las posibles soluciones para que la sociedad mejore su calidad de vida, tras superar dicho problema.

No participativa: también conocida como tradicional, en estas investigaciones, quien las lleva adelante no establece una relación horizontal con las personas a estudiar, como ocurre en el caso anterior. Esto significa que el investigador se provee de la información que le transmiten las personas que forman parte de la comunidad, de la que aquel no participa activamente ni se involucra de ninguna manera. Esto hace que la relación entre ambas partes sea vertical.

De acuerdo al nivel existen tres clases de investigaciones:

Exploratoria: investigaciones como estas son las que se efectúan en torno a hechos o fenómenos desconocidos o de los que se tiene muy poco conocimiento. Esto hace que sean investigaciones poco profundas y que no partan de ninguna hipótesis demasiado específica sino más bien de interrogatorios generales, ya que no se puede conjeturar demasiado sobre un fenómeno del que poco o nada se sabe, sino que justamente es un primer abordaje a la cuestión.

Explicativas: por medio de las investigaciones como estas, quien las realiza busca establecer relaciones de causa y consecuencia entre por lo menos dos hechos. Según los casos, los investigadores pueden concentrarse en las consecuencias o en las causas, según sus objetivos e inquietudes. Para efectuar estas investigaciones, quien las realiza formula una determinada hipótesis que es la que dispara y guía la investigación y justamente lo que se busca es comprobarla. Estas investigaciones entonces se dedican a dos cosas. Por un lado, a describir detalladamente los hechos u objetos que se investiguen. Luego de esto, se analizan las relaciones existentes para así formular leyes más generales.

Descriptiva: estas investigaciones buscan proveer descripciones y datos diferenciadores sobre el fenómeno abordado. De esta manera, se logran formular predicciones vinculadas al fenómeno y también establecer relaciones entre sus componentes. Por lo general, las investigaciones descriptivas buscan responder preguntas como las siguientes: ¿Qué? ¿Cómo? ¿Dónde? ¿Cuándo? entre otras. Las investigaciones descriptivas tienen como punto de partida una hipótesis la cual se intenta comprobar por medio de la búsqueda de información.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.