Tipos de higiene



¿Qué significa la palabra “higiene”?

Cuando se habla de higiene se hace alusión a aquellas prácticas de limpieza y aseo que llevan adelante las personas con el fin de mantener su estado de salud y el de quienes las rodean. Se debe tener en cuenta que esta acción no sólo se lleva adelante en el cuerpo, sino también en la ropa o en los espacios físicos en donde las personas habitan, trabajan o simplemente transitan constantemente.

Se debe tener en cuenta que la falta de higiene genera la proliferación de enfermedades, es por esto que resulta tan importante mantener siempre lo que nos rodea limpio, no sólo por una cuestión de presentación, sino también de salud.

(Hay distintos tipos de higiene)

(Hay distintos tipos de higiene)

Higiene: su clasificación

Como se mostrará a continuación, existen diferentes tipos de higiene, algunas de ellas son las siguientes:

Industrial: esta clase de higiene es la que se aplica, como su nombre indica, dentro del ámbito industrial. Se trata de un espacio en el que mantener la limpieza y el aseo es esencial para la salud de quienes trabajan allí, puesto que pueden pasarse unas ocho horas al día, cinco días a la semana, en aquel lugar, por lo que se trata de un lugar que fácilmente puede convertirse en un caldo de cultivo de enfermedades.

A la hora de controlar y establecer cómo higienizar estos espacios de trabajo, en donde se suelen manipular químicos, padecer ruidos o estar en contacto con sustancias tóxicas, residuos y otros agentes que pueden ser perjudiciales para la salud de las personas, es esencial que algún especialista en seguridad e higiene lleve un control del lugar.

De esta manera, los especialistas se encargan de establecer pautas de trabajo, lugares específicos en donde colocar las sustancias perjudiciales, qué ropa deben vestir los empleados, cuántas horas por día deben trabajar, y en qué horario, y otras cuestiones que ayuden a preservar la salud y el bienestar de los trabajadores. En muchos casos, cuando no se cumplen las normas establecidas, puede ocurrir que la industria sea clausurada por las autoridades competentes hasta que la situación no se revierta.

Deportiva: a la hora de llevar adelante actividades físicas, la higiene también resulta esencial para evitar cualquier problema de salud, así como también, para rendir al máximo. Los deportistas deben tener en cuenta que el aseo es importante tanto antes como durante y después de las actividades. Antes de arrancar a hacer un deporte, es muy importante que la persona se haga una serie de chequeos médicos para estar segura de que podrá llevar adelante las actividades en cuestión. Puede ocurrir que una actividad física sea consecuencia de algún malestar, o incluso de ocasionar la muerte de quien la practique, por lo que no se trata de un detalle menor.

También, se debe tener en cuenta las cuestiones alimenticias. Esto significa que la persona debe prever que deben pasar dos horas luego de comer, para poder iniciar la actividad deportiva. En caso contrario, el rendimiento físico no será óptimo. Sumado a ello, es muy importante que el deportista utilice la ropa adecuada para la actividad que llevará adelante. Siempre debe llevar medias, para que absorban la transpiración y así evitan que se formen ampollas, entre otras cosas, así como también ayuda mucho el talco y el antitranspirante. Por último, una vez finalizada la actividad, la persona siempre debe darse un baño.



Alimenticia: el aseo y la limpieza de los alimentos también es esencial para mantener la salud de la persona que los ingerirá. Se debe tener siempre presente que algunos alimentos, sobre todo las frutas, verduras y carnes, pueden encontrarse con bacterias que habiten en ellos, por lo que es muy importante cocinarlos bien para matarlas o lavarlas muy bien antes de prepararlas. Algunas personas optan por poner los alimentos en remojo con agua y lavandina, para así garantizarse que las bacterias no sobrevivirán y se evita la intoxicación. En los niños y en las mujeres embarazadas la higiene de los alimentos resulta clave, por lo que muchas veces a la hora de ir a comer a un restaurante se debe ser muy cauteloso en este tema.

-Personal: esta higiene también es muy importante de llevar adelante y tiene que ver con asear y mantener limpio el cabello, las uñas y la piel. Para ello, lo adecuado es bañarse al menos una vez al día, utilizando shampoo y crema de enjuague para el cabello, jabón para el cuerpo y algún cepillo para limpiar las uñas, tanto de las manos como de los pies, con jabón.

De esta manera, se evitarán los olores corporales así como también las enfermedades que pueden derivar de la falta de higiene, como las infecciones. Además, en el caso del cabello, ayudará a que tenga un buen aroma, y brillo. Por lo que no sólo tiene que ver con una cuestión de salud, sino también de presentación. En el caso de las manos, en particular, la frecuencia es aún mucho mayor. Las manos deben ser lavadas necesariamente luego de ir al baño así como también cuando se ha estado en contacto con elementos que puedan tener gérmenes o bacterias, como puede ser el transporte público, el dinero, la manija de una puerta, carne cruda o cualquier otra cosa. Además, por más que la persona haya permanecido en su casa, siempre debe lavarse las manos con agua y jabón antes de cocinar y comer.

-Bucal: en este caso, el aseo y limpieza se efectúa en la boca, también para preservar la salud y evitar problemas tanto en las encías como en los dientes, en los que se pueden producir hinchazones y caries respectivamente. La limpieza bucal debe efectuarse, como mínimo, tres veces por día. Una a la mañana, cuando la persona se levanta, otra después de almorzar y otra luego de la cena. Aunque hay quienes también lo hacen luego del desayuno y la merienda. Se debe tener en cuenta que las prácticas higiénicas nunca están de más, sino todo lo contrario. La higiene bucal incluye cepillarse los dientes utilizando pasta dental. También, es muy importante usar hilo dental, si se tiene en cuenta que hay zonas a las que el cepillo no alcanza. Y, por último, hacer buches con algún enjuague bucal, que refuerzan los dos pasos previos y ayudan a limpiar las encías, lengua y paladar, que no son alcanzados por el cepillo ni el hilo. Todo esto es muy importante para tener una sonrisa saludable.

 

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.