Tipos de herramientas



¿Que significa el término “herramientas”?

Con los avances de la tecnología, el concepto de herramienta fue ampliando su significado. En un principio se lo utilizaba para hacer alusión a todos aquellos instrumentos que los artesanos utilizaban  para poder confeccionar sus artesanías, las cuales se fabricaban con hierro. Actualmente, se denomina como tal a aquellos elementos que el común de la gente utiliza para reparar algo que se haya roto o incluso para poder efectuar una determinada actividad, como puede ser pintar un cuadro.

En los últimos años, y con los avances en el mundo de la computación, el concepto de herramienta se amplió más aún. Se lo utiliza para hacer referencia a todas aquellas aplicaciones, programas o software en general que le permiten al usuario poder realizar tareas específicas de la forma más sencilla posible.

Las herramientas mecánicas

Martillo: es por medio de estas herramientas que se puede golpear un clavo para que quede fijo en una superficie o mantenga unida dos partes de un mismo objeto. De acuerdo al uso que se le vaya a dar a estas herramientas, la persona puede elegir entre distintos modelos y tamaños que actualmente se ofrecen en el mercado. No sólo existen los martillos denominados férricos, sino que también están aquellos que se fabrican con plástico, madera e incluso existen los de goma. Esto se debe a que muchas veces la superficie sobre la cual se debe martillar puede resultar demasiado frágil, por lo que puede romperse como consecuencia de los golpes. Por medio de estos modelos, se evitan los posibles daños.

(El martillo sirve para clavar clavos)

(El martillo sirve para clavar clavos)

Alicate: estas herramientas manuales se caracterizan por contar con una precisión tal que las vuelve muy útiles al momento de doblar, agarrar o cortar algún elemento, como por ejemplo un alambre. Los alicates pueden ser encontradas en el mercado con diferentes puntas y tamaños, dependiendo del uso que se les dé, algunas son más adecuadas que otras.

(Con el alicate se puede doblar alambre)

(Con el alicate se puede doblar alambre)

Sierra: a la hora de tener que cortar algún trozo de metal o madera, estas herramientas se vuelven más que esenciales. Algo clave para que estas herramientas se vuelvan útiles es que su cuchilla se encuentre afilada, sino el esfuerzo que se deberá realizar, será muy grande. También es importante que el mango y la cuchilla en encuentren bien unidos, sino se podría ocasionar algún accidente o el trabajo se vuelve más trabajoso por la inestabilidad de la zona filosa.

(La sierra es una herramienta clave para los carpinteros)

(La sierra es una herramienta clave para los carpinteros)

Destornillador: es gracias a estas herramientas que se pueden atornillar y desatornillar cosas. Para ello, cuentan con un mango, que es el lugar desde donde la persona lo sujeta y efectúa los movimientos giratorios. Por otra parte se encuentra la cabeza, que es el lugar desde donde se engancha el tornillo, cuyas ranuras deben encajar con la forma que adquiera el destornillador para así hacerlo girar. Por último, la caña, que es la parte metálica que mantiene unida a las dos partes anteriores. Dependiendo la función con la que cuente el destornillador, el largo de la misma irá variando.

(Destornillador. Ilustración)

(Destornillador. Ilustración)

Herramientas eléctricas

Dentro de las herramientas eléctricas se pueden encontrar los siguientes ejemplos:



Sierra: con estas herramientas eléctricas, el usuario puede cortar las variedades de madera más diversas de forma rápida y haciendo mucho menos esfuerzo que con una sierra común y corriente. En el mercado se pueden encontrar dos variedades de estos artefactos. Por un lado las sierras circulares y, por otro, las que cuentan con una hoja en forma rectangular, que se trata de la versión más utilizada. Además, en algunos casos estas herramientas ofrecen la ventaja de contar con una bolsa plástica que va acumulando los restos de madera o metal que se vaya cortando, lo que la vuelve muy práctica y limpia.

Destornillador: por medio de estas herramientas eléctricas el usuario puede atornillar y destornillar de forma muy veloz y precisa. Además, lo más importante es que lo hace de forma segura; ajustando y fijando bien el tornillo.

Taladro: esta herramienta eléctrica permite realizar perforaciones de forma muy veloz y prácticamente sin esfuerzo. Actualmente se han convertido en aparatos muy económicos, por lo que es muy común que cada familia tenga uno propio en casa, para poder realizar pequeñas refacciones o arreglos domésticos.

Se tratan de artefactos que cada vez vienen en tamaños más pequeños y también de menor peso, por lo que ocupan poco espacio y son fáciles de guardar. Otra ventaja que ofrecen los últimos modelos es que poseen una batería recargable, lo que permite poder usarlo sin tener que enchufarlos a una toma de corriente, eliminándose así la limitación que antes implicaba el cable. Los taladros también ofrecen la posibilidad agregarles determinadas terminaciones, por lo que cada vez cumplen con más funciones, por ejemplo, destornillan, lijan y cepillan. Esto se logra con efectos eficientes gracias a que brindan la posibilidad de hacer giros en ambas direcciones.

Lijadora: estos artefactos ayudan a agilizar y a facilitar el arduo trabajo que puede significar lijar una determinada superficie. Para ello, las lijadoras eléctricas sujetan una hoja de lija y por medio de movimientos circulares llevan adelante la labor. Este tipo de herramientas se ha vuelto indispensable para muchos trabajadores, ya que ahorran tiempo en una tarea tan repetitiva como puede ser la de lijar.

Grapadora: en el momento de clavar clavos, sobre todo cuando son numerosos, esta herramienta ayuda a hacerlo de forma más veloz y sin tener que hacer fuerza. Se las utiliza mucho para la terminación de la parte trasera de los muebles –que cuentan con una madera bastante delgada- o bien para unir los ángulos de los marcos y hasta para los tapiceros se han vuelto esenciales. Y, si son grapadoras muy potentes, hasta para fabricar muebles completos, aún cuando se los haga con maderas gruesas. Se debe tener en cuenta que estos artefactos tienen la capacidad de adaptarse a distintos modelos de clavos.

Decapador: a la hora de querer eliminar la pintura que se encuentre en una determinada superficie, los decapadores térmicos se han vuelto una buena opción, gracias al aire caliente que arrojan por medio de un orificio o al soplete de gas con el que cuentan. Lo que hacen estas herramientas es ablandar la pintura en cuestión, lo que facilita con creces retirarla de la superficie, sin tener que ejercer fuerza.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.