Tipos de hábitos



¿Qué son los hábitos?

Un hábito es una reacción o comportamiento natural de un individuo, que lo realiza con determinada frecuencia o usualmente frente a diversas situaciones. El hábito como tal puede ser aprendido a través de enseñanzas, costumbres o repetición por imitación, y puede darse de manera irracional y racional dependiendo de qué habito se trate.

Puede tener que ver con actitudes que hacen  a la personalidad y comportamiento de una persona frente a su desempeño en determinadas actividades específicas o de la vida cotidiana.

(Un ejemplo de buenos hábitos es el de la higiene)

(Un ejemplo de buenos hábitos es el de la higiene)

Hábitos: algunos ejemplos

A continuación detallaremos algunos tipos de hábitos:

-Hábitos de higiene: Es la realización, con frecuencia, de acciones concretas referidas a la higiene, tanto personal como la de el entorno en donde vive. Estos hábitos suelen ser enseñados o no desde niños y están compuestos de acciones como el mantenimiento de limpieza general diaria del cuerpo, el cepillado de dientes, lavado de las diferentes partes del cuerpo, lavado de manos antes y después de cada actividad cotidiana, mantener la limpieza de las prendas y la vestimenta a utilizar, mantenimiento de la higiene de los diversos ámbitos en donde uno se encuentra, habitación, cocina, baño, etc.

-Hábitos Afectivos: Estos hábitos tienen que ver con los sentimientos de una persona. Frente a determinadas situaciones uno puede ir adquiriendo el hábito de sentir diferentes cosas, por ejemplo, si repetidamente nos encontramos frente a una situación de riesgo y otra persona nos advierten, o castigan o repelen ante esa situación, en nosotros se creará un hábito de temor frente a las situaciones de riesgo. Lo mismo pasa en situaciones afectivas, en cuanto a relaciones personales. Crear hábitos afectivos puede tener que ver con estar predispuesto a entablar lazos con otros sujetos, sean de amistad, de amor, de compañerismo, etc.

-Hábitos Cognitivos: Tienen que ver con las ideas y conceptos que crea un sujeto y la manera que tiene de formularlos. Es decir, formular creencias y adoptar las ya existentes mediante el uso de la racionalidad, creer en algo que pueda suceder o que sucede a través de un proceso intelectual, es un hábito prácticamente inconsciente que realiza el ser humano desde que empieza a tener capacidad de pensamiento autónomo.



-Hábitos de Lectura: Este tipo de hábito, tal como los hábitos de Higiene, o de Alimentación por ejemplo, están encuadrados dentro de lo que algunos autores llaman “buenos hábitos” y están referidos a aquellas buenas costumbres que hacen al desarrollo de un individuo. Por lo tanto, cuentan con una gran carga de contenido subjetivo y son susceptibles a diversas refutaciones o variaciones. El hábito de la lectura es aquel que tiende a estimular el ejercicio de leer. Para ello, es necesario el acostumbramiento y el esfuerzo diario y repetido de dicha actividad hasta que la misma deje de ser una pesada carga, en caso de que lo fuera, para convertirse en una placentera actividad.

-Hábitos de Alimentación: La manera en que determinados sujetos o sectores sociales tienen de alimentarse, pudiendo estar condicionado por factores económicos, religiosos, culturales, etc., genera diversos hábitos de alimentación. Esto quiere decir que el acostumbramiento o la práctica repetida de alimentarse, por ejemplo, solo de un determinado tipo de comidas. Existen personas que solo comen comida rápida, o al contrario sectores o familias o individuos que prefieren solo la comida casera. Algunos hábitos están condicionados no por los alimentos en sí, sino por diversas cuestiones, como los horarios de comidas o diferentes rituales a la hora de comer.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.