Tipos de gastos



¿Qué significa “Gasto”?

Según la Real Academia Española (RAE), la definición de gasto es la “acción de gastar”. Pero entonces ¿qué significa la acción “gastar”? Del latín “vastãre” (devastar) gastar es emplear el dinero en algo.

(El gasto es emplear dinero a cambio de algo)

(El gasto es emplear dinero a cambio de algo)

Básicamente, el gasto es una salida de dinero que un individuo o una entidad deberá realizar a cambio de un bien o servicio.

Gasto VS. Costo

Uno de los mayores problemas conceptuales al definir este término, es la similitud errónea con la palabra costo. La diferencia entre ambos es que el costo, más allá del egreso financiero, conlleva un beneficio a futuro con el objeto de realizar una inversión más intereses. Podemos citar como ejemplo la adquisición de materias primas.

En cuanto al gasto, es una pérdida económica para una actividad que queda consumada en el momento; por lo general las actividades de administración y distribución  forman parte de éste tal como la boleta de luz, agua, internet, etc.

Los gastos según su contexto

Los gastos se suelen clasificar según el contexto en el que se manifiesten. Pueden ser personales o  empresariales.

Gastos personales: Son aquellos consumos efectuados  por una persona o grupo familiar en la vida cotidiana. A la misma vez se subdividen en:

  • Gastos fijos: No se modifican con frecuencia, sino que se establecen como un habitué necesario para llevar el día a día como el pago del alquiler, la obra social y la cuota del teléfono (siempre que se mantenga en equilibrio y no se ocupe más de lo usual)
  • Gastos variables: En oposición a la anterior noción pueden cambiar de un mes a otro ya que según las modificaciones de los precios pueden alterarse, por ejemplo los alimentos, el transporte, los gastos médicos, etc.
  • Gastos esenciales: Prescinden aquellas necesidades que no se pueden obviar como alimentos, vestimenta y vivienda.
  • Gastos opcionales: Se basa en cuanto a los deseos de obtener algo innecesario. También se denominan gastos superfluos, o sea que están de más. Un claro ejemplo de este tipo sería la adquisición de una consola de videojuegos.

Gastos empresariales: Apunta a las pérdidas que una empresa, institución o industria necesita llevar a cabo para realizar la continuidad del negocio económico. Aquí encontramos diferentes modelos de gastos de acuerdo al criterio contable:



  • Gastos de capital: Está relacionado con la infraestructura para la capacidad productiva de la manufactura.
  • Gastos administrativos: Tienen que ver con la financiación general del negocio y no con las actividades operativas. Es decir, los sueldos de quienes trabajan, la compra de los suministros de las oficinas.
  • Gastos financieros: Todos los gastos que representan la vinculación financiera con terceros. Son las deudas que se tiene. Citamos a modo de ejemplo las cuentas de bonos, acciones, intereses de deudas, etc.
  • Gastos de transferencias: Dinero que se cede al sector privado en pos de ayuda o prestaciones o crédito social.
  • Gastos extraordinarios: Sucesos que no ocurren sucesivamente, y que se utilizan en caso de alguna urgencia, ejemplo: incendio, multas, robo, etc.
  • Gastos de representación: Las operaciones para incitar una imagen empresarial positiva forman parte de estos gastos. Regalos, invitaciones, almuerzos, promociones, publicidad.
  • Gastos de primer establecimiento: Al momento de iniciar un proyecto se deben realizar ciertos gastos para generar ingresos como la selección del personal, gastos de viaje, gastos de inmuebles y licencias.
  • Gastos comerciales: Son indispensables para la venta del bien o servicio a ofrecer mediante publicidad, mercadotecnia, difusión multimedial, etc.
  • Gastos de seguridad social: Aquellos gastos que la empresa deberá registrar en su planilla en cuanto a la seguridad social.
  • Gastos fiscales: Es el resultado de las bonificaciones, conjunto de desgravaciones que se concede a las empresas para los beneficios fiscales que afectan a los tributos de Estado.
  • Gastos deficitarios: Llegan a un déficit respecto a los ingresos.
  • Gastos de personal: Incluye los sueldos y salarios, indemnizaciones, pensiones, jubilaciones, obra social, etc.
  • Gastos de salida: Son los cargos o comisiones por cada venta que se registre. Las comisiones por ventas impuestas en participaciones de un fondo de inversión es un claro ejemplo.
  • Gastos variables: Varían según el nivel y ritmo del proceso financiero que se lleve a cabo como las materias primas, la mano de obra, los servicios públicos, etc.
  • Gastos fijos: No dependen si las actividades registran un aumento o disminución de los gastos sino que se mantendrán en un posicionamiento estable. Ejemplos que podemos nombrar son, el alquiler de la locación, los suministros (luz, agua, gas), amortizaciones, publicidad, gastos brutos.
  • Gastos generales: No tienen relación directa con la producción sino con el bienestar de la empresa, la infraestructura, electricidad, la conservación de los bienes, etc.

 

 

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.