Tipos de fracturas



Se conoce con el término fractura a la interrupción de la continuidad ósea o cartilaginosa, la que a menudo se acompaña de una lesión de partes blandas (músculos, tendones) originada por el propio traumatismo o por el desplazamiento de los fragmentos. Las fracturas se pueden clasificar atendiendo a diversos criterios.

* Por su etiología:

a) Fracturas habituales: Son causadas por un único traumatismo cuya violencia es capaz de desencadenar una fractura en un hueso de cualquier calidad.

Son las fracturas más comunes. Su gravedad y pronóstico son proporcionales a la violencia del traumatismo que las generó.

b) Fracturas por insuficiencia o patológicas: El factor fundamental que las produce es la debilidad ósea, causada por desórdenes de diversa índole.

c) Fracturas por fatiga o estrés: Surgen a consecuencia de solicitaciones mecánicas repetidas.

* Por su mecanismo

a) Directo: la fractura se produce en el mismo lugar donde impacta el traumatismo

b) Indirecto: la fractura tiene lugar a cierta distancia del lugar del traumatismo. Se subdividen en los siguientes tipos: por compresión, por flexión, por cizallamiento, por torsión y por tracción.

* Según su patrón de interrupción

a) Fracturas incompletas: estas clases de fracturas no abarcan todo el espesor del hueso. Comprende las fisuras, los aplastamientos y las fracturas en tallo verde y en caña de bambú o en rodete (estas dos últimas, típicas de los niños).

b) Fracturas completas. Pueden ser de distinto tipo:

Transversas

Oblicuas

Espiroideas

Conminutas

Por arrancamiento

Longitudinales o verticales

* Según su localización (aplica a huesos largos).

– Fracturas diafisarias

– Fracturas metafisarias

– Fracturas epifisarias.

Otras categorías:

– Fracturas abiertas (la lesión de partes blandas es abierta y comunica el foco de fractura con el medio ambiente) y cerradas (el foco de fractura no ha establecido contacto con el exterior)

– Fracturas estables (no tienen tendencia a desplazarse tras conseguir la reducción; son de trazo transversal u oblicuo y con ángulo menor de 45º) e inestables (tienden a desplazarse; de trazo oblicuo, forman ángulo mayor de 45º).

También se las ha clasificado del siguiente modo:



Fracturas simples o no desplazadas. Su tratamiento suele ser la inmovilización (férulas, medias férulas, botas, etc.).

Fracturas compuestas o desplazadas. Los fragmentos se han separado.

1) Cabalgada (un cabo de fractura está montado sobre el otro)
2) Conminuta (hay múltiples pedazos de hueso en el área de la fractura)

3) Expuesta (los cabos de fractura salen de la piel y se contaminan)
4) Con complicaciones vasculares o nerviosas u orgánicas (cuando uno de los cabos de fractura lastima una arteria, vena, nervio u órgano de importancia, como cerebro, pulmones, hígado, corazón, médula espinal, etc.)

5) Con involucramiento de espacios articulares (auto-explanatoria)

6) En espiral (y, por lo tanto, inestable).}

7) Múltiple (el hueso está fracturado en varias partes). Entre ellas destacan los fragmentos en mariposa (triangulares).

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.