Tipos de fármacos



¿Qué son los fármacos?

El fármaco es una sustancia química fabricada con un uso clínico para la prevención de un proceso fisiológico (anticonceptivos, por ejemplo), el tratamiento, el diagnóstico y la cura de una enfermedad, sintomatología, o para inducir a alguna parte del cuerpo al adormecimiento (anestésicos).

(Fármaco. Ilustración)

(Fármaco. Ilustración)

Los fármacos se expenden comercialmente en forma de medicamentos, por lo que haremos hincapié en este sentido a la hora de profundizar sobre los tipos que hay de ellos. La toma de un medicamento supone un beneficio para el consumidor, aunque es de conocimiento público los efectos adversos que trae su ingesta. La toma de medicamentos es en dosis medibles y varían de acuerdo a cada fármaco y consumidor.

Es importante destacar que la comercialización y masificación del uso de fármacos, en la salud humana, es parte del paradigma y legitimidad social que tiene la medicina occidental. Anterior y paralelamente a esta se han utilizado medicinas naturales (hoy llamada alternativa) para el bienestar del cuerpo.

Clasificación de los fármacos

Los fármacos pueden ser clasificados tomando en cuenta diferentes criterios. Algunos de ellos son los siguientes:

-Las funciones terapéuticas

Los fármacos realizan en el organismo modificaciones celulares que alivian o curan un cuadro clínico, en el mejor de los casos. Las acciones que realizan sobre el cuerpo son múltiples y van desde minimizar el dolor -analgésico-, actuar contra las alergias-antihistamínico-, hasta fortalecer el músculo cardíaco-cardiotónico- o actuar en contra de un cáncer-citostático.

-La presentación

Pueden encontrarse en forma líquida como solución o jarabe, o de forma sólida como polvo, cápsula o píldora. Las primeras suelen tener efecto más rápido sobre el organismo.

-La fórmula farmacéutica

Los medicamentos preparados para uso medicinal están pensados para públicos diferentes. Existen algunos preparados especialmente para un tipo de individuo, en los que se detallan las sustancias medicinales, y es conocido como fórmula magistral, siendo el preparado oficinal una derivación de este. Dentro de los no especializados, el medicamento prefabricado no necesita tratamiento industrial, y el de investigación es utilizado como un ensayo clínico.

-La prescripción médica



Los consumidores pueden acceder a los medicamentos que figuran como venta libre, sin necesidad de una receta médica o autorización. Tratan sintomatologías o dolores menores, es por eso que tienen este carácter. Si bien los podemos encontrar en kioskos, las farmacias son los lugares habilitados para su comercialización, y dan la certeza de que son fidedignos.

En tanto, los medicamentos que tocan zonas más complejas, solo pueden ser vendidos con receta médica, previo diagnóstico del paciente.

-La forma de consumo

Algunos medicamentos tienen varias formas de administración, dependiendo de si se consiguen en más de un tipo de presentación. La vía oral es la más común de todas. La acción del fármaco está condicionada por la reacción del cuerpo en la absorción del mismo, que lo hará actuar más o menos eficientemente. Existen algunos medicamentos que se aplican por la vía vaginal para ser absorbidos por las paredes vaginales, y otros por las venas a través de una aguja o tubo.

-El derecho de explotación

Los laboratorios medicinales tienen áreas de investigación en los que se producen medicamentos con fórmulas nuevas o procesos productivos diferentes. Estos productos son patentados para ser exclusivamente vendidos por estos laboratorios.

Sin embargo, las patentes tienen, técnicamente, un tiempo de duración para que luego la innovación pueda ser comercializada por otros laboratorios. A este tipo de fármacos se los denomina genéricos.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.