Tipos de fallas



En materia geológica los tipos de fallas se refieren a una interrupción que se forma por el quiebre de las rocas que componen la corteza terrestre. Se originan por movimientos tectónicos que tienen lugar en la corteza, y es uno de los procesos esenciales para entender y comprender la formación de las montañas. El borde de una placa tectónica puede estar formado por una falla de miles de kilómetros de extensión. Existen diferentes tipos de fallas:

Falla normal: Es la que se da cuando el bloque colgante baja con relación al bloque original. También denominada falla gravitacional, se da por deslizamiento, y la fractura se inclina hacia donde los bloques cambiaron el nivel, en sentido vertical. Es contraria a la falla inversa, en la cual el desplazamiento se da en dirección ascendente.

Falla de encabalgamiento: Es aquella falla inversa en la cual la roca inferior es impulsada hacia arriba, por encima del nivel vigente anterior al desplazamiento, como resultado de una fuerza de compresión. Se pueden dar también fallas de cabalgamiento ciegas, que se dan cuando la ruptura no emerge a la superficie, sino que es intraterreste, y muy difícil de detectar hasta su rompimiento definitivo.

Falla inversa: Esta clase de falla es contraria a la normal, es la que se da cuando el desplazamiento se da hacia arriba, con fuerza emergente. Durante este proceso el bloque colgante asciende por encima del bloque adyacente. El movimiento es vertical, y se diferencia de la falla de encabalgamiento toda vez que ésta tiene buzamiento (desnivel o angulación) inferior a los 45º mientras que las inversas superan los 45º.

Falla transformante: Son las que poseen un desplazamiento en sentido horizontal de gran longitud, provocando en la mayoría de los casos la expansión oceánica, o el movimiento de placas continentales que se desplazan horizontalmente. La falla transformante se caracteriza por no destruir la litosfera, y la más conocida es la de San Andrés, ubicada en el estado de California, en Estados Unidos, y famosa por su constante producción de terremotos de gran escala.



Falla de rotación: Incluye en el proceso a las fallas inversas y a las fallas normales. Se da cuando uno de los bloques cambia su rumbo respecto del otro, y genera en un extremo un comportamiento inverso y en el otro un comportamiento normal. También denominada falla de tijera, aparenta distintos sentidos de la falla en cada sector del plano.

Falla de traslación: El desplazamiento de los bloques se da sin involucrar una rotación, y el rumbo de las capas sigue siendo paralelo en ambos sectores de la fractura provocada por el quiebre. A su vez, pueden darse fallas compuestas, en las cuales se involucren movimientos de traslación y también de rotación.

Artículos Relacionados

Derechos Reservados

© Está permitido el uso de los contenidos, siempre y cuando se reconozca con un enlace a este artículo, como fuente de información.

Comments are closed.